“¿Cómo está la gente lidiando con el coronavirus en el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo está la gente lidiando con el coronavirus en el mundo?»

En general, veo más y más gente que acepta y se acostumbra cada vez más a las nuevas condiciones traídas por el coronavirus. 

Por supuesto, hay mucha renuencia y tensión en la frontera de esta aceptación. 

La naturaleza humana -la llamada “inclinación al mal” que da prioridad al beneficio propio a expensas de otros- recibió golpes de importancia y aún lucha con todas sus fuerzas por volver a donde estaba . 

Intentamos aferrarnos a nuestra cultura que glorifica riqueza, fama y poder, donde nos provocamos unos a otros y no tenemos elección sino competir para llegar a la cima de nuestros respectivos imperios. 

Pero la aplanadora evolutiva de la naturaleza continuamente arrolla las patadas de ahogado de esta inclinación aL mal.

Infectó a la humanidad con un virus con el fin de despertar en nosotros una nueva sensación de una realidad mucho más grande e interdependiente, fuera de nuestra cosmovisión de beneficio propio. 

Ya pasamos por una transición importante al resistirnos a las nuevas condiciones restrictivas, a las que fuimos forzados, para gradualmente resignarnos a ellas. 

Si supiéramos que es un hecho que la pandemia nos salvó de un golpe mucho más grande, infundido por el odio que provocarnos en nosotros mismos, como una guerra, estaríamos felices por nuestro estado actual. 

Entiendo que el virus ha matado e infectado a mucha gente y que mucha más tiene preocupaciones financieras y personales. Pero si pudiéramos ver la tendencia global general, veríamos que la dirección actual nos salvó de más sufrimiento que si hubiéramos continuado en nuestras formas previas. 

Por ejemplo, veo de forma favorable que las autoridades están preocupadas por la salud, el bienestar y futuro de sus ciudadanos, en lugar de complicarse con asuntos internacionales. De la misma manera, a la gente de todos los ámbitos le va mejor al estar más enfocados en lo básico y no en dejarse confundir con el exceso de lujos, que repetidamente fallan en darle alguna satisfacción duradera. 

La naturaleza nos ha dado algo con qué estar ocupados, así podremos cambiar nuestras maneras y comenzar a percibir la realidad que nos rodea de nuevo. 

Además, la velocidad del cambio no tiene precedentes. Por eso, espero que en los meses próximos, seremos testigos de una humanidad más comprensiva y empática, una humanidad más perceptiva del proceso por el que está pasando y una humanidad que sabe cómo progresar de forma más suave hacia un futuro bien conectado, seguro, sano y feliz. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: