“¿Cambiará el coronavirus para siempre la forma de interactuar de los humanos?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cambiará el coronavirus para siempre la forma de interactuar de los humanos?”

El coronavirus está haciendo que pasemos por serios cambios.  

Nuestra conducta, pensamientos, ambiciones, esperanzas y expectativas ya cambiaron, nos muestran que el coronavirus no es propiamente una insignificante partícula que nos infecta. 

El coronavirus es más bien un nuevo programa que ingresó en nuestra realidad y transformó nuestra conducta y psicología.  

Mientras más dure la pandemia, más nos hará reajustar nuestros valores, gustos y actitudes. 

Es como si atravesáramos un puente entre el mundo profundamente materialista previo al coronavirus -donde vimos la acumulación individual de riqueza, fama y poder como signos de éxito- y la comprensión de que esos valores importan mucho menos conforme profundizamos en la pandemia. 

Si pudiéramos dar un paso atrás por un momento y dejar de ver al coronavirus como una enfermedad infecciosa, para verlo como un fenómeno evolutivo enviado por la naturaleza, que apareció específicamente para transformar las interacciones humanas, veríamos que la naturaleza, sutilmente nos guía para mejorar nuestras relaciones y conexiones.

Esa visión surge al entender la forma en la que la naturaleza nos desarrolla: incrementa la diversidad y la individualidad y, con estados de crisis que se resuelven con cooperación y conexión y se transforman en niveles más avanzando. 

Biólogos evolutivos como Elisabet Sahtouris, ilustran este proceso de la naturaleza, que lleva a sus partes a una mayor conexión y a formas de vida más evolucionadas; concuerdan con los cabalistas, que dicen que del propósito y plan de la naturaleza es que la humanidad se conecte positivamente como un todo único y al hacerlo llegue a estar en equilibrio con la naturaleza.  

Mientras más nos desarrollamos, más interconectados e interdependientes nos volvemos. El problema es que fallamos en reformar nuestra actitud hacia los demás para aumentar positivamente nuestra conexión. 

Por lo tanto, la naturaleza envía el coronavirus, principalmente con el propósito de que aprendamos a cuidarnos mutuamente. 

Por ejemplo, ahora necesitamos portar cubrebocas para no infectar a los demás, en caso de que seamos portadores del virus. En otras palabras, no usamos el cubrebocas para nuestra salud, sino para la salud de los demás y, nuestra salud depende de que los demás, de igual forma “nos cuidan”.

También en el ámbito económico, el coronavirus golpeó a muchas empresas y trabajadores y nos obliga a considerar a todo aquél que se encuentra en situación difícil y a pensar es nuevas soluciones para que todos puedan, al menos, tener lo esencial. También las autoridades están obligadas a pensar y a actuar con más consideración por sus ciudadanos.   

En tiempos de crisis inducida por la naturaleza, la gente se une por necesidad, el coronavirus es como una crisis prolongada, que al final sirve para mejorar nuestra actitud hacia los demás. 

Mientras más pronto entendamos que la responsabilidad mutua y las relaciones amables son la siguiente fase de nuestro desarrollo y demos pasos activos para ayudar a los demás a actuar con más responsabilidad y consideración hacia otros, más pronto llegaremos al estado de conexión más avanzado hacia el que la naturaleza nos lleva y no tendremos necesidad de pandemias ni de otras crisis para obligarnos, indeseablemente, a llegar a nuestra transformación. 

Por eso, dado que el coronavirus ya inició un proceso de cambio de la forma en que interactuamos, deberemos ser sabios y apegarnos a las condiciones a las que nos enfrenta y buscar la forma de pensar y actuar más considerada hacia los demás. 

Será nuestro boleto para salir de la pandemia y entrar en un mundo más saludable, seguro y feliz, más equilibrado con la naturaleza, donde estaremos más conscientes de lo que la naturaleza finalmente quiere de nosotros. 

Espero que pasemos este cambio más activamente, más rápida y placenteramente, que si dejamos a la naturaleza que nos empuje. 

Fotografía anterior por  Kate Trifo en Unsplash.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta