“¿El coronavirus cambiará para siempre la forma en la que interactúan los humanos?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El coronavirus cambiará para siempre la forma en la que interactúan los humanos?” (Quora) 

El coronavirus, en realidad, está haciéndonos pasar por serios cambios. 

Nuestros comportamientos, pensamientos, ambiciones, esperanzas y expectativas ya han cambiado, mostrándonos que el coronavirus no es simplemente una diminuta partícula física que nos infecta. 

El coronavirus es un nuevo programa que entró en nuestra realidad, para transformar nuestro comportamiento y psicología. 

Mientras más dure la pandemia, más nos hará reevaluar nuestros valores, gustos y actitudes. 

Es como si hubiéramos caminado en un puente entre el mundo pre-coronavirus, fuertemente materialista -donde veíamos la acumulación individual de riqueza, fama y poder como símbolos de éxito- y el entendimiento que esos valores tienen mucho menos valor mientras nos sumergimos más profundo en la pandemia. 

Si pudiéramos dar un paso hacia atrás por un momento, de ver el coronavirus como una enfermedad infecciosa, a verlo como fenómeno evolutivo enviado por la naturaleza específicamente para transformar la interacción humana, veríamos que la naturaleza, sutilmente nos guía para mejorar nuestras relaciones y conexiones. 

Ese punto de vista surge del entendimiento de que la naturaleza nos desarrolla: al incrementar la diversidad y la individualización, con etapas de crisis, que después se resuelven con cooperación y conexión en niveles más avanzados. 

Los biólogos evolutivos como Elisabet Sahtouris ilustraron este proceso de la naturaleza guiando a sus partes hacia una conexión más grande y a formas de vida más evolucionadas, es consistente con las descripciones de los cabalistas del propósito y plan de la naturaleza, que es que la humanidad se conecte positivamente en un todo único y al hacerlo, llegar al equilibrio con la naturaleza. 

Mientras más nos desarrollamos, más interconectados e interdependientes nos volvemos. El problema es que fracasamos en actualizar de forma activa nuestra actitud mutua, para entender positivamente nuestra, cada vez mayor conexión. 

Por eso, la naturaleza envió el coronavirus, principalmente para darnos la lección de cuidarnos mutuamente. 

Por ejemplo, ahora necesitamos usar cubrebocas para no infectar a otros en caso de ser portadores del virus sin saberlo. En otras palabras, usamos cubrebocas, no por nuestra propia salud, sino por la salud de otros y nuestra salud depende de que otros nos “cuiden” de la misma manera. 

Además, en el terreno económico, mientras el coronavirus golpeó a muchos negocios y empleos, está forzándonos a considerar a todo el que se encuentra en una situación de aprietos y pensar en nuevas soluciones para que todos tengan al menos lo básico. Las autoridades por lo tanto también se ven obligadas a pensar y a actuar con más consideración hacias sus ciudadanos. 

En tiempos de una crisis inducida por la naturaleza, todos se unen por necesidad, la pandemia del coronavirus es como una crisis extendida que, en última instancia, sirve para mejorar nuestra actitud hacia los otros. 

Mientras más pronto entendamos que las relaciones mutuamente responsables y consideradas son la siguiente fase de nuestro desarrollo y demos pasos activos para ayudarnos a actuar de forma mutua más considerada, más pronto seremos como el estado más avanzado de conexión al que nos guía la naturaleza y no tendremos necesidad de pandemias ni de otras crisis para transformarnos de forma voluntaria. 

Por lo tanto, dado que el coronavirus ya comenzó el proceso de cambiar la manera en que interactuamos, seríamos prudentes en adherirnos a las condiciones que coloca ante nosotros y buscar cómo pensar y actuar de forma más considerada hacia otros. 

Será nuestro boleto para salir de la pandemia y entrar en un mundo más feliz, más seguro y más sano, más equilibrado con la naturaleza, donde seremos más conscientes de lo que la naturaleza, en última instancia, quiere de nosotros. 

Espero que pasemos por este cambio de forma más activa, más rápida y más agradable, que si continuáramos dejando que la naturaleza nos aguijonee hacia allá. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta