La educación que hace feliz a la gente

Desde mi pagina de  facebook Michael Laitman 19/jul/20

Cuando nacemos, no somos más que pequeños animales. De hecho, estamos más indefensos que cualquier animal. No tenemos instintos para guiarnos, no podemos encontrar los pezones de nuestra madre y ni siquiera podemos orinar sin hacer un desastre. Ningún animal es más indefenso que el hombre. Pero esta impotencia es exactamente donde podemos ganar más. Al aprender todos los aspectos de nuestra existencia, desde los más básicos hasta los más exaltados, nos hacemos conscientes en un nivel mucho más profundo que cualquier animal. Si nos damos cuenta de nuestro potencial: el hombre comienza como una criatura inferior y termina como la más sublime. Pero sólo si nos damos cuenta de nuestro potencial. Este es el propósito de la educación.

La educación debe enseñarnos que la naturaleza es completa e integral. Es una entidad indivisible, nos parece de piezas separadas, sólo porque nos percibimos separados y, así percibimos todo lo demás, como entidades separadas. La educación debería ayudarnos a ver un mundo único e integral y a sentirnos incluidos en él. Lo que necesitamos no es conocimiento intelectual, sino una experiencia muy palpable.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta