Oposición a la unidad, parte 1

Razón del odio mutuo

Pregunta: En toda la historia del desarrollo del pueblo judío, siempre ha habido odio mutuo. Comenzó en Egipto con la confrontación de la “multitud mezclada” (Erev Rav) del éxodo del pueblo israelí de Egipto. Continuó en el desierto entre las tribus de Israel. 

Al final del siglo X AC, comenzó la división entre los reinos de Israel y Judá y provocó una contienda. 

Más tarde, el odio que surgió en la élite reinante, llevó a la destrucción del Primer Templo. Después estuvo la guerra de los Macabeos contra los judíos helenistas, la división en facciones, la caída del amor fraterno, el tiempo del imperio romano y el colapso del Segundo Templo. 

En la España medieval, los primeros inquisidores fueron judíos. En el siglo diez y dieciséis, el desprecio y las duras declaraciones de parte de los judíos hacia el más grade cabalista Arí, fueron documentados. Al principio del siglo veinte el rabinato, prohibió las publicaciones de Rav Kuk y de Baal HaSulam

La lista sigue y sigue. 

Hoy, la confrontación ya se observa en el Estado de Israel mismo, el número de partidos de derecha o izquierda ascienden a 50 ¿cuál es la razón del odio entre judíos? 

Respuesta: El odio es ideológico, natural y se manifiesta en niveles completamente diferentes. La nación de Israel fue constituida por representantes de todos los pueblos de Babilonia, quienes, ante el llamado de Abraham, formaron un gran grupo

Abraham les llamó a la unidad por encima de las contradicciones existentes a causa de su origen natural, carácter, etc. La gente trabajó muy seriamente con el fin de volverse como un todo, como una familia, como un hombre con un corazón. Tuvieron éxito. En esos días, era un poco diferente. 

Así avanzaron por muchos años, luchando constantemente consigo mismos para suprimir su ego personal y elevarse a nivel de la conexión amistosa entre ellos. 

Pasaron por el periodo llamado “Exilio egipcio” o cautiverio. Su ego se elevó tanto que prácticamente se separaron; el egoísmo los separó. Este fue el “exilio egipcio” en que el faraón (ego) gobernó sobre ellos. Después lograron sobreponerse al rechazo mutuo, que los llevó al éxodo de Egipto y su subsecuente unidad, pero en un nivel diferente. 

Con el fin de elevarse por encima del egoísmo que se desarrolló en ellos durante el periodo del exilio egipcio, recibieron una nueva fuerza desde arriba, la Luz superior, la así llamada Luz de la Torá, es decir, la fuerza de otorgamiento y amor, la fuerza de reciprocidad y atracción. 

La recibieron y comenzaron a trabajar con ella para permanecer juntos. Cada día su ego crecía más y más y cada vez, ellos crecían por encima. El desarrollo gradual del altruismo por encima del egoísmo, la conexión mutua por encima del odio, causó que la la nación se uniera en fuerza y volumen, esto es llamado “Templo”. 

Además, su estado fue llamado, entrada a la Tierra de Israel. “Tierra”, “Eretz” proviene de la palabra “Ratzón” y significa “deseo” e “Israel” significa esforzarse por el Creador. 

Habiéndose elevado hasta ese nivel de conexión, pudieron construir una relación mutua llamada “Templo” -una casa común, un corazón común. Estuvieron en ese estado por un muy corto periodo de tiempo, pues el egoísmo en ellos constantemente se desarrollaba. No pudieron resistirlo y comenzaron a  apartarse,  hasta que el Templo colapsó, es decir, su conexión colapsó. 

Para más información acerca de este tópico, leer mis libros “A Very Narrow Bridge: The fate of the Jewish people” y “Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día”.
[267133]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel,” 29/jul/19

Material relacionado:
¿Por qué la gente odia a los judíos?
Armonía con uno mismo
Una guerra entre el bien y el mal

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: