¿Qué significa para la humanidad la disminución de la tasa de natalidad?

Mi nuevo artículo: ¿Qué significa para la humanidad la disminución de la tasa de natalidad?

¿Es correcto traer más niños a este mundo? Hoy, esta pregunta parece más relevante que nunca, en estos días en que la incertidumbre económica, social y ambiental hace que las mujeres piensen dos veces en la maternidad. La cantidad de nacimientos en Estados Unidos alcanzó el nivel más bajo de las últimas tres décadas, según un estudio oficial en 2019, publicado recientemente. Se espera que la angustia causada por la pandemia disminuya aún más esas estadísticas récord. Pero más allá de los números, nuestra principal preocupación debería ser mejorar la calidad de vida de la población mundial y la calidad de nuestras relaciones, en beneficio de la sociedad.

La tasa de fertilidad por mujer que se necesita para reemplazar una generación, es de 2.1 niños, un nivel que, según informe reciente del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EUA, actualmente no se cumple. El estudio preliminar encontró que, en promedio, se espera que la mujer, tenga sólo 1.7 niños. También revela que, el año pasado, el número total de nacimientos cayó a 3,7 millones, casi un 1% menos que en 2018.

El baby boom previsto como resultado del bloqueo de COVID-19 no se materializará. Todo lo contrario: en EUA, la solicitud para control de natalidad, casi se duplicó por el brote de virus. Como resultado del aumento del desempleo y la presión económica, los economistas esperan aproximadamente 500,000 nacimientos menos el próximo año.

La sociedad actual no desea tener hijos. A medida que la humanidad evoluciona, se vuelve cada vez más reacia a tener hijos, porque el ego crece, con su enfoque egocéntrico hacia todos los aspectos de la vida.

El ego crece día a día, generación tras generación y hace que la gente se centre cada vez más en complacerse a sí misma, hasta el punto en que hoy, muchos jóvenes ni siquiera quieren casarse. Las parejas desarrollaron un nuevo enfoque de vida, centrado en la satisfacción personal y muchas se preguntan por qué deberían perder su libertad y vincularse para satisfacer las necesidades de los niños.

Al mismo tiempo, los avances médicos nos dan la sensación de control sobre el nacimiento. La mujer ahora puede elegir si quiere hijos o no, cuándo y cómo, dependiendo de su carrera o prioridades de vida. Incluso puede elegir el género del bebé antes de la concepción. De la pareja ingenua de la sociedad pasada, con muy poco conocimiento del embarazo y el parto, nos transformamos en una sociedad de partos bien planeados y cuidadosamente calculados.

La fuerte disminución en la tasa de natalidad se extendió a muchos países, como tendencia mundial, según lo confirman estudios. Pero no es necesariamente una situación negativa. Puedes preguntarte: “Ya que tenemos una población mundial de 8 mil millones, ¿por qué necesitamos aumentarla? ¿para qué?

De hecho, el hombre necesita significado, un propósito más elevado, que sólo vivir, ¿qué le da la fertilidad? La vida de cada uno en esta tierra, tiene un propósito. Cada ser humano está destinado a corregir su naturaleza egoísta. Ese objetivo puede lograrse con un proceso gradual de conexión con otros, hasta que nazca una nueva humanidad, una humanidad con base en responsabilidad y unidad mutuas.

Lo que el mundo necesita ahora es un cambio cualitativo, no cuantitativo.

Una sociedad en la que cada uno se eleve por encima de su naturaleza egoísta y tenga como objetivo el beneficio de su entorno, no requiere miles de millones de personas. Esto nos da un cambio cualitativo, en lugar de uno cuantitativo.

La preocupación de educar a nuestros hijos y no el número de nacimientos, es lo que debería ocupar nuestra mente. Cuando educamos a nuestros hijos para que amen a los demás, para que encuentren el propósito de la vida y descubran nuestra conexión correcta, será el momento de traer tantos niños al mundo como sea posible. En un sistema global e integral, cada niño aporta enormes beneficios al desarrollo de toda la humanidad.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: