entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 2/ago/20

El mundo trata de escapar del mal, pero no sólo es escapar, debemos alcanzar la bondad, construir relaciones en las que se revele el #Creador. #Crisis es la oportunidad para construir de nuevo, para organizar una red de conexiones que sea la vasija en la que se revele el Creador.

Los golpes del #coronavirus eventualmente harán que la humanidad se doblegue, se asiente, se calme, sepa que hay una fuerza Superior en acción que no nos permitirá hacer lo que queramos: ni derecha ni izquierda. Debemos someternos a la influencia de la tercera fuerza: el Creador.

Mientras más dure el Coronavirus, más disturbios habrá en Israel, hasta una guerra civil. El ego crece cada día y no nos permitirá calmarnos. La reconciliación entre judíos sólo puede estar en la línea media, por encima del ego en todos los frentes. ¡Sólo la Luz superior lo hará!

Las guerras judías no fueron contra #griegos ni contra #romanos, sino entre judíos. No hay nada nuevo en los disturbios de hoy, la guerra del ego que no quiere ceder ante nada, se revela de nuevo como hace miles de años. Hasta que nuestro #ego revele su vacío y pida corrección…

En estado no corregido somos el mal del mundo, en estado corregido, lo contrario, el bien. Por eso, se dice que cuando #Israel se eleva, se eleva por encima de todo, cuando cae, cae por debajo de todo. Pues, somos la esencia del mayor deseo de disfrutar de las naciones del mundo.

Amor, asombro y fe son las cualidades de la red que nos conecta. Por encima del mundo, estamos conectados por una sola red. Imaginemos y comencemos a sentir que realmente existe y tiene poder. Es el Creador quien nos despierta a esta conexión, nos da fuerza y ​​nos apoya.

El #coronavirus detuvo el desarrollo egoísta porque nosotros no pudimos detenernos. Debemos ver la mano guía del #Creador en todo y ver que todo lo que sucede es corrección, que no hay maldad en el mundo. Mi ego no me permite ver el futuro, si sólo busco mi beneficio personal…

Israel sentirá la pandemia más que cualquier otro país, pues según Cabalá, es el culpable. La redención sólo puede ser si los judíos aspiran a la buena conexión de «Amar al prójimo». De lo contrario, será cada vez más claro que el Creador nos lleva a la corrección por el camino del sufrimiento que ellos mismos eligen.

Interpretamos nuestro estado incorrectamente. Somos como un enfermo que piensa que está perfectamente sano, con una vida plena por delante. Todos los signos de extinción de la humanidad son evidentes. No podemos ignorarlos. Todo debe estar sujeto a ser sanado del #ego exacerbado.

La economía de EUA está en un fuerte y profundo declive, más que otros países. Con su capitalismo crudo, está más cerca de reconocer el mal y el socialismo real. Especialmente siendo la moderna Babilonia. Otros países están estancados, inflexibles. ¡El golpe de la naturaleza se avecina en el invierno! ¡El remedio es la conexión!

La ciencia de la Cabalá enseña el uso correcto de dos fuerzas opuestas de la naturaleza: recibir y otorgar, odio y amor. ¡Nada debe ser destruido! Si los combinamos y equilibramos correctamente, lograremos similitud con el Creador. No hay nada superfluo en el mundo, solo necesitamos equilibrar estas fuerzas…

El embrión espiritual flota en las aguas de la madre, la Luz de Jasadim con la que nace. Si nos unimos en un #embrión sano, sentiremos la #Luz de Jasadim, en un mar de misericordia. Nosotros, el alma, el embrión, creceremos y aprenderemos a ver el nuevo mundo. ¡Antes de nacer ahí!

Al unirnos construimos el cuerpo de la humanidad recién nacida, debemos unirnos para poder nacer sanos. El #coronavirus nos ayuda a avanzar hacia el #nacimientoEspiritual, dejando sólo lo necesario. Es cura para la crisis, no castigo. ¡Los golpes del Creador son el remedio!

La crisis que nos trae el #coronavirus es el nacimiento de un nuevo mundo. Somos embrión en el proceso del nacimiento del nuevo mundo. La naturaleza, el Creador, está embarazada y debe darnos a luz. Debemos ayudar, aceptar el proceso, unirnos más y prepararnos para el nacimiento.

«Puede haber enemistad interna en otras naciones, pero no hay un odio como el que hay en el pueblo de #Israel, odiamos lo #judío dentro de nosotros mismos. El judío interno es el deseo de unirse por encima del ego, mostrarle al mundo que se puede vivir en un mundo corregido.
#unidad #amor»

«Toda nuestra desgracia es causada porque no nos llevamos bien y no logramos unidad en el pueblo de Israel. En el exterior, parece que los enemigos tienen la culpa de la destrucción, pero la fuerza externa sólo ejecuta la oración, nosotros somos los que la activamos dentro de nuestra gente. No tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos.
#Abraham #Cabalá»

Abraham enseñó a sus discípulos a vivir según la ley de «amar al prójimo como a sí mismo» y la regla principal: «el amor cubrirá todos los crímenes» los separó de las demás naciones que permanecían en Babilonia y luego se dispersaron por el mundo.

Representantes de todas las naciones siguieron el llamado de Abraham de unirse en amor. Se llamaron a sí mismos Yisra-El (Aspirantes del Creador) -a la unidad y al amor. Este sueño todavía está vivo en la gente y comienza a hacerse realidad en nuestro tiempo.
#Cabalá #conexión

El 9 de Av simboliza la destrucción del Templo, que ocurrió debido al odio infundado. Los judíos son la nación que Abraham reunió en la antigua Babilonia, cuando estalló el odio entre la gente y enseñó que solo hay un remedio contra el odio: ¡elevarse al amor por encima del odio!

Hoy es fundamental corregirnos. El mundo pasa por situaciones confusas, de estado en estado, sin entender qué pasará mañana. Esto indica una alta velocidad de progreso y nuestra falta al comprender a dónde va el mundo y donde terminará.
Sólo #Cabalá muestra el camino iluminado.

«Estás aquí hoy» antes de entrar en un pacto para crear un lugar para la revelación del Creador, una conexión similar a la fuerza Superior, que permite que se revele. No hay #Creador hasta que construyamos la cualidad de otorgamiento entre nosotros y le demos un lugar donde pueda habitar entre nosotros.

Estuvimos conectados, pero tuvimos que sufrir una ruptura para reconstruirlo nosotros mismos. Toda ruptura es una preparación para el estado actual. Por primera vez, realizamos un acto de unidad por sobre todas las divisiones anteriores: el primer y segundo templos, para construir un lugar de santidad, #amor y #otorgamiento.

Hay agitación y confusión sin esperanza ni fuerza. Pero al analizar estos estados, hasta el más severo «9 de Av«, la destrucción del Templo, vemos que no podemos hacer nada. Llegamos al 9 de Av, cuando todo se derrumba sin seña de santidad, excepto una pequeña chispa del Creador.

Con la ayuda de la chispa del #Creador hacemos un Pacto. En el estado más bajo y terrible, erigimos el Kli perfecto y corregido. El 9 de Av es el día de la ruptura total, ese mismo estado es el lugar de la corrección. «La oscuridad brillará como la luz» y resucitaremos a la vida.

Inherentemente tenemos una contradicción, porque tenemos dos cualidades opuestas: nuestra raíz proviene del Creador, mientras que el egoísmo es la forma opuesta al Creador. Estamos entre estos dos opuestos e intentamos conectarlos, pero esta conexión se produce por colisión.

Hace 3500 años, #Abraham enseñó a sus alumnos a vivir de acuerdo con la ley más alta de la naturaleza: «Ama a tu prójimo como a ti mismo», «El amor cubre todos los crímenes». Seguir estas leyes separó al grupo de Abraham de las demás naciones, que posteriormente se dispersaron por el mundo. Pero el grupo de Abraham también volvió a caer en el #ego hace 2000 años…

Los judíos son un grupo que #Abraham reunió en #Babilonia, cuando el odio estalló entre sus habitantes. Enseñó el método de ir por encima del odio al amor. La Torre de Babel representa el odio. Los que siguieron a Abraham son el pueblo de Israel, el resto permaneció en Babilonia.

Lo que le sucede al pueblo de Israel debe tomarse de modo diferente a lo que pasa a otros pueblos. Israel es un grupo que debe seguir su propio camino en otorgamiento, fuera del ego-recepción. Por eso el Creador lo trata de modo especial: su destrucción (9 de Av) y su inminente renacimiento…

Está escrito que cuando el Creador envía golpes, nos sana. Envía golpes a nuestro ego, lo obliga a ceder y a hacer espacio para que la aspiración por acercarnos sea mayor. ¡Sólo podemos acercarnos bajo la presión de los golpes! Sin embargo, al aceptarlos y comprenderlos como son, aceleramos el tiempo y mitigamos el sufrimiento. ¡El virus cura!

El canal de parto es estrecho, tienes que esforzarte para salir. Conectados, saldremos muy fácil. Debemos cambiar nuestros #valores-#EGO, para que lo que antes era importantes, ya no lo sea y lo que no era importante empiece a serlo. nos volvemos de cabeza y estamos de acuerdo.

Un golpe a los valores es ir de lo #personal a lo #colectivo. En el nuevo mundo, en el que deseo nacer, los viejos valores (comida, sexo, familia, dinero, poder, conocimiento) están perdiendo importancia. La #conexión se vuelve la prioridad, en ella se revelará la nueva realidad.

La naturaleza da vuelta al feto y lo empuja fuera de la madre. Debemos cambiar nuestra actitud, del mundo #egoísta al #altruista. El entorno nos ayuda, pero el feto en sí, hace enormes esfuerzos durante el parto. Trabajemos juntos por nuestro nacimiento espiritual que se avecina.

Vamos a pasar por dolores de parto, vamos a nacer en una nueva cualidad, fuera del deseo de recibir, en la cualidad de otorgar. No hay opción. Está pre programado por la #naturaleza. ¡El proceso está en marcha! No podemos evitarlo. ¡Sólo podemos facilitarlo aspirando a la #unidad!

De Twitter, 2/ago/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 23/jul/20
Mis pensamientos en Twitter, 24/jul/20
Mis pensamientos en Twitter, 26/jul/20

El futuro de la tecnología: aprender la tecnología de la conexión

Mi nuevo articulo: «El futuro de la tecnología: aprender la tecnología de la conexión«

De una forma u otra, nuestra vida cotidiana recibe influencia de las mayores empresas tecnológicas de EUA. La información a la que estamos expuestos, lo que consumimos y nuestras interacciones virtuales, dependen en gran medida de las plataformas en línea que recientemente enfrentaron cuestionamientos en Capitol Hill, por la forma en la que hacen negocios. Los ejecutivos de AmazonGoogleFacebook y Apple intentaron refutar las acusaciones de moderación sesgada en sus contenido, intrusión de privacidad y competencia que obstaculiza el dominio del mercado. Pero la pregunta, aún sin respuesta es, si contribuyen a acercar a la gente. Cualquier audiencia que no inicie dicho cambio, será superficial y sin sentido.

Las mentes prodigiosas detrás de las compañías tecnológicas pueden y deben aplicar sus habilidades para desarrollar software dedicado a la conexión, incluidos simuladores de relaciones humanas deseables y la forma de lograrlas. La idea es visualizar una perfecta convivencia e interdependencia en la que cada uno funcione como rueda dentada, que aprenda a lograr este enfoque de integración ideal. Para lograr esta meta, el jugador seguirá un proceso gradual a través de múltiples niveles de avance, hasta que se sienta cómodamente conectado.

La profundidad de la desconfianza estadounidense hacia esos gigantes tecnológicos se reveló en un estudio realizado por Pew Research en junio. El 72% de los adultos consultados dijeron que las grandes compañías tecnológicas tienen demasiado “poder e influencia” en la política. A principios de este año, otra encuesta encontró que el 65% de los encuestados no consideraban que la expansión de la industria sobre competidores más pequeños fuera favorable para los usuarios.

La forma en que las redes sociales manejan lo que se considera información no confiable y dañina, también es polémica. En protesta, más de mil empresas retiraron sus anuncios de Facebook, para boicotear las denuncias de inacción de la plataforma, contra el discurso de odio.

La vida pública en EUA está dominada por odio y falta de cohesión social. La creciente agitación en Portland y otras ciudades importantes, además del grave cisma político que ha encendido a EUA en los últimos años, es un fuego que no se apagará hasta que todos los interesados ​​encuentren un terreno común donde puedan superar sus diferencias y crear confianza y entendimiento mutuos.

Encender el fuego del amor

Es precisamente la atmósfera turbulenta en EUA la que ofrece una oportunidad convincente para que todos abran los ojos ante la necesidad urgente de unidad, por sobre todo lo que los divide, porque la alternativa es peligrosa. Está escrito, “El odio suscita conflictos y el amor cubre todos los crímenes” (Proverbios, 10:12). En otras palabras, el tiempo es esencial para crear las condiciones para acercarnos sin borrar nuestras diferencias y por encima, construir un dosel de hermandad y respeto, para que haya calma y paz.

Los gigantes de la tecnología de la información podrían desempeñar un papel primordial para facilitar cercanía, empatía y apoyo entre la gente, aunque las condiciones actuales creadas por estas plataformas cumplen un propósito opuesto. Son víctimas de intereses políticos, calumnias, intimidaciones repugnantes y vergüenza. Pero la naturaleza está dibujando una línea roja sobre cualquier cosa que no promueva la conexión cualitativa por encima de la separación y las brechas.

Tecnología de la conexión

La pandemia actual dio forma a una nueva realidad, en la que las relaciones humanas equilibradas emergen como la única forma en que la humanidad puede prosperar y lograr estabilidad. El mundo entró en una era con un nuevo enfoque, usar todos los esfuerzos para aportar.

Necesitamos plataformas tecnológicas que nos ilustren, que sean fáciles de usar y nos conecten adecuadamente. El fracaso o el éxito de una empresa, dependerá de su capacidad para satisfacer y facilitar la necesidad de la humanidad de alcanzar el objetivo crucial de lograr unidad.

Las mentes prodigiosas detrás de las compañías tecnológicas pueden y deben aplicar sus habilidades para desarrollar software dedicado a la conexión, incluidos simuladores de relaciones humanas deseables y la forma de lograrlas. La idea es visualizar una perfecta convivencia e interdependencia en la que cada uno funcione como rueda dentada, que aprenda a lograr este enfoque de integración ideal. Para lograr esta meta, el jugador seguirá un proceso gradual a través de múltiples niveles de avance, hasta que se sienta cómodamente conectado.

Las empresas que desarrollan software y medios para el avance de la humanidad son el futuro, pues el viejo paradigma de competencia temeraria, ya es irrelevante en una realidad cada vez más interdependiente. Por eso, lo que el mundo necesita más en este momento, es una existencia más coherente. Nuestro enfoque común y nuestro trabajo en esa dirección es lo que garantizará prosperidad y paz para todos.

Hacia dónde vamos con la COVID en el asiento del conductor

Mi nuevo articulo: «Hacia dónde vamos con la COVID en el asiento del conductor«

Ahora estamos en verano y la COVID aún se está extendiendo muy rápido. En un par de meses, cuando la temperatura enfríe, se propagará aún más rápido. No será otra temporada de gripe; nos agotará.

Por el momento, los gobiernos aún tienen programas de ayuda, pero están gastando el dinero muy rápido y pronto no quedará nada. Cuando eso suceda, lamentaremos habernos gastado el dinero en salvar empresas sin esperanza, esas empresas desaparecerán para siempre, igual que el dinero, y tendremos que volver a lo básico.

Esto, según la sabiduría de la Cabalá, es toda la idea de la COVID-19: está borrando el siglo anterior y nos vuelve a lo básico: obtén lo que necesitas y agradécelo.

Pero no nos va a mantener ahí. Podemos producir mucho más de lo que necesitamos, pero lo guardamos para nosotros, para que se atasque y no vaya a ninguna parte, la gente pase hambre y los fabricantes quiebran. La COVID nos enseñará a producir sólo lo que se necesita y velará por que todos lo obtengan. Así, todo irá bien.

Al principio lo haremos porque será la única forma de sobrevivir. Pero una vez que el sistema comience a funcionar, nos daremos cuenta de que es una forma de vida mucho más gratificante. Las máquinas harán la mayoría del trabajo que la humanidad necesita para su sustento y la gente será libre para socializar. Poco a poco nos daremos cuenta de que la razón de nuestra enfermedad y, de todas las enfermedades, son nuestras conexiones negativas.

Con tanta mala voluntad y malos pensamientos mutuos, fue imposible construir una civilización sostenible, por eso apareció el coronavirus y nos obligó a reiniciar el sistema. Si insistimos en seguir como estábamos, no funcionará. Si aceptamos la situación, aunque sea de forma involuntaria y seguimos los dictados de la COVID para asegurarnos de que todos obtengan lo básico y dedicamos nuestro tiempo a conectarnos unos con otros, todo funcionará y el virus no nos afectará.

La vacuna que necesitamos es la cohesión social. Una vacuna médica podría funcionar por un tiempo, pero poco después, aparecerá otro virus que será más violento y se propagará más rápido que el coronavirus, así que, ¿por qué no buscar la solución definitiva?

Como cabalista, entiendo que la naturaleza humana se resiste a una solución que implique cuidar a los demás. Pero al cuidarlos, descubrimos el mundo real en el que vivimos. Revelamos una vasta realidad conectada y aprendemos a trabajar dentro de ella en armonía. Hasta cuando nos preocupemos por los demás podremos encontrar la verdadera felicidad, a medida que aprendemos a vivir acorde con todo lo que nos rodea.

La COVID puede doler, pero es porque somos obstinados y no queremos saber que es en nuestro beneficio. Como podemos ver, el camino del ego y de creer que merecemos fue eliminado. Podemos elevarnos en el camino de la conexión o permanecer en nuestro ego y ser derrotados, hasta que logremos convencernos.

¿Qué se requiere para construir una empresa emergente exitosa en estos tiempos inciertos?

Mi nuevo articulo: «¿Qué se requiere para construir una empresa emergente exitosa en estos tiempos inciertos?«

Desde el principio, debemos comprender hasta qué punto, en los últimos meses, el mundo está cambiando a un nuevo programa. Hoy vivimos en un mundo totalmente diferente. Es como si los extraterrestres nos visitaran e implantaran un nuevo chip en nuestra realidad, que cambia nuestras condiciones circundantes, nuestra conducta y nuestra forma de pensar.

Aún así, estamos en una fase de transición y de igual manera, mucha gente quiere seguir funcionando de acuerdo con el programa antiguo del mundo pre-coronavirus, un programa que prioriza los valores del beneficio propio sobre el beneficio de otros.

Si entendiéramos la tendencia evolutiva de la naturaleza, de guiar todas sus partes hacia la conexión e interdependencia perfectas, veríamos que los cambios de hoy, son para nuestro beneficio final: vienen a acercarnos unos a otros, no físicamente, sino en un sentimiento más sincero de cercanía.

Y cuando nos sentimos más cerca, nos sentimos más felices, más confiados, más seguros y más saludables.

Por eso, lo que necesitamos hoy, más que nada, es un entorno que pueda apoyar, animar y guiar la conexión, para equilibrar nuestras relaciones con el nuevo programa de desarrollo, en condiciones que exigen mayor cooperación y cuidado mutuo.

“Si no mejoramos nuestra actitud hacia los demás, a fin de igualar la interdependencia y la responsabilidad mutuas que requiere el nuevo programa, sentiremos un peso cada vez mayor sobre nuestros hombros, mientras avancemos cada día”.

La naturaleza, con el coronavirus, nos dio nuevas condiciones, precisamente para transformarnos.

Las empresas emergentes de hoy, deben tomarlo en cuenta.

Si nuestras empresas pasadas terminaron en un mercado que las enfrentó, ahora todo debe cambiar. Aún tendremos que competir, pero nuestra competencia debe pasar de ser egoísta, donde tratamos de cosechar la mayor parte del mercado para nuestro negocio, a una competencia en la que cada uno tenga como objetivo contribuir tanto como sea posible a la humanidad.

¿Qué es “valor” hoy?

Es preocuparse por que se satisfagan las necesidades de todos y por ayudarlos a ser realmente felices, seguros y saludables, esto se logra mejorando la calidad de nuestras relaciones humanas.

Por lo tanto, cualquier persona lo suficientemente audaz como para iniciar una empresa en este período, debe estar equipada con suficiente conocimiento, un entorno que le ayude a comprender la transición en la que se encuentra el mundo y a crear herramientas que ayuden a sentirnos más cercanas a los demás.

Por ejemplo, hay mucho espacio para que la tecnología desarrolle medios con los que podamos sentirnos juntos, como si estuviéramos en una habitación y más aún, como parte de un todo único donde todos perciben cada respiración y contacto.

En otras palabras, a medida que descubrimos nuestra interdependencia estrecha, podremos desarrollar tecnologías que nos ayuden a sentir lo que significa ser uno con los demás, eso ayudará a guiar nuestra fatídica transición de manera mucho más positiva y armoniosa.

Por eso, necesitamos nuevas empresas que satisfagan realmente la necesidad humana de conexión, eso servirá para suavizar la transición de nuestro grado actual a un mayor apoyo y consideración mutuos.

Una alegre despedida al viejo mundo

Mi nuevo articulo: «Una alegre despedida al viejo mundo«

El viejo mundo murió y yo no podría estar más feliz. Nada de lo que conocimos volverá a ser igual; relaciones de pareja, hijos, lugares de trabajo, relaciones internacionales, todo cambió. El ego que predominaba en todas estas relaciones está muriendo, asfixiado por los cierres recurrentes y otros factores que impone el virus.

La humanidad canta un réquiem al viejo mundo y yo estoy dichoso al saber que llega algo nuevo. Lo he esperado durante décadas y ahora, finalmente llegó. Naturalmente la transición no será fácil. Habrá mucha angustia y dolor en el camino; pero cualquiera que comprenda, como yo lo hago, que el mundo por venir estará gobernado por amor y responsabilidad mutua, estará feliz en estos días.

Las primeras etapas ya están ocurriendo; no se generan nuevos trabajos que reemplacen los que desaparecieron, cada vez más gente se da cuenta que el coronavirus no es una crisis, es una transformación. Reconoce que tendrá que cambiar de trabajo o de carrera. Sabe que su vida está cambiado por completo.

Aunque es sólo una parte de la realidad. La verdad es que se tendrá que transformar el modo de pensar sobre la vida. Aprenderemos a percibir todo de manera diferente, a nuestros semejantes y nuestras relaciones, entre personas y con el mundo.

La perspectiva individualista y egocéntrica, donde cada uno se preocupa por sí mismo y (en el mejor de los casos) por sus seres queridos. Trascenderá por encima del ego y creará un ambiente donde todos son iguales e importantes, contribuyen de igual forma y se preocupan por los demás. La gente desarrollará una conciencia de grupo que anulará el individualismo. Esa conciencia de grupo determinará lo que sucede en su vida. A diferencia del ego que sólo lucha por su supervivencia, hasta que perdemos y con ello la vida, en el mundo por venir no habrá perdedores, pues ganar es hacer que todos se sientan valiosos, dignos e importantes o simplemente felices. Lo material será la preocupación menor. Las máquinas pueden hacer mejor el trabajo que los humanos, entonces ¿de qué deben preocuparse los humanos? Sólo de construir una nueva sociedad, eso es lo que sólo los humanos pueden hacer.

Todo lo que conocemos hoy, con base en el ego, cambiará dramáticamente. Leyes, educación, mercado laboral, atención médica, vivienda, en fin, todos los ámbitos en los que actualmente manifestamos nuestro ego, se modificarán, pues utilizaremos nuestras habilidades para expresar preocupación por los demás.

Si sentimos odio cuando pensamos en un mundo así, es nuestro ego el que lo siente. Una vez que estemos libres de las cadenas del ego, entenderemos lo que realmente es libertad. Todos podrán y además desarrollarán su potencial al máximo. La sociedad apoyará activamente a cada uno para que siga sus sueños, pues esos sueños contribuirán a la sociedad, la harán más rica, más unida y más vibrante.

Grandes cantidades de energía y fondos estarán disponibles, pues actualmente están retenidos por autoridades que mantienen nuestro ego imprudente. Pero cuando trabajemos en beneficio de la sociedad, estas entidades no serán necesarias y los abundantes recursos humanos y monetarios dedicados a mantenerlas en funcionamiento, estarán al servicio de la sociedad.

No tenemos idea de la riqueza que produce la humanidad. Cada uno produce cada día, varias veces más de lo que consume. Actualmente el excedente va para el estado y los ricos. Pero la COVID está obligando a todos a actuar más socialmente; nos enseña que, nadie será feliz a menos que todos seamos felices.

De hecho, podemos acelerar la transformación con ejercicios simples y útiles. Por ejemplo, si comenzamos a usar mascarillas , no para evitar contraer el virus, sino para evitar transmitirlo, se creará un cambio en nuestra percepción del mundo. Este es sólo un ejemplo, pero como dice el refrán, “Un viaje de miles de kilómetros comienza con el primer paso”.

La humanidad ha visto muchas revoluciones en su historia, pero nunca ha visto una transformación. Somos la primera generación que se transforma en un nuevo ser: más amable, más sabio, mejor.

¿Cuándo terminará el coronavirus? ¿hay alguna vacuna cerca de ser liberada?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Cuándo terminará el coronavirus? ¿Hay alguna vacuna cerca de ser liberada? 

A pesar de la alta anticipación de la muerte del COVID-19, está aquí para quedarse por un tiempo. 

El coronavirus surgió con el fin de cambiar la forma en que pensamos y permanecerá con nosotros hasta que complete su transformación. 

Dado que la humanidad es un colectivo enorme y diverso de diferentes personas, nos tomará algo de tiempo adaptarnos a un mundo mucho más interdependiente del que estábamos acostumbrados en la era pre-coronavirus. 

Similar a cómo la gente se acostumbró a vivir con enfermedades crónicas, así también la humanidad se acostumbrará al coronavirus. 

Simplemente se volverá parte integral de nuestra vida. 

Como cualquier comienzo de una enfermedad se siente de forma severa, como un impacto para los sistemas del cuerpo, de la misma manera estamos en este momento pasando por las punzadas iniciales de la “inyección” del coronavirus a la humanidad. 

Sin embargo, esta transición se hará y la sociedad humana asumirá una forma nueva, más independiente. 

Incluso muchas de las obligaciones que nos trae el coronavirus actúan para ejemplificar nuestra dependencia mutua, es decir, dependemos de que el otro lleve cubrebocas, tenga buena, higiene personal, mantenga distancia y haga cuarentena, si sabe que estuvo en contacto con personas con el virus. 

Por eso, vemos que un pequeño virus nos ayuda a ver un mundo más conectado, que cual opera en todos y donde cada uno está sujeto a una influencia mutua y mientras permanezca con nosotros, continuará “educándonos” con esa sabiduría. 

Por lo tanto haríamos bien en internalizar que somos parte de un solo sistema que se desarrolla hacia un nuevo estado de equilibrio con la naturaleza. 

Es decir, la naturaleza es interdependiente e interconectada y nosotros también descubrimos más y más de la naturaleza y de nuestra propia interconexión mientras más nos desarrollamos. 

Además, mientras más revelamos este proceso, de cada vez mayor interdependencia, más encontraremos nuevos escenarios de encrucijadas, etapa tras etapa. O estamos de acuerdo con nuestra cada vez mayor interdependencia y aceptamos más responsabilidad y consideración para los otros o nos oponemos y por lo tanto sentimos nuestra cada vez más estrecha conexión como una situación más y más horrible y dolorosa. 

Sin embargo, de cualquier manera, la naturaleza nos presiona para conectarnos más, como una aplanadora evolutiva que aplana nuestras actitudes dañinas y egoístas. Destroza nuestro ego como una cáscara de limón en un exprimidor y continuará haciéndolo hasta que todos nuestros jugos egoístas sean extraídos. 

En esa etapa, encontraremos un nuevo tipo de satisfacción en cualidades que en este momento nos parecen poco importantes e incluso desagradables, como benevolencia, altruismo, entrega y consideración de otros. 

Si sólo pudiéramos ver que existe una línea clara a partir de nuestra realidad actual hacia una realidad nueva, unida y perfecta, que la naturaleza tiene un estado de perfección esperándonos y de forma cuidadosa nos guía hacia ahí, así nos encontraríamos con todo en nuestra vida con más confianza y con sentido de propósito. 

Ahora, nos divide nuestra actitud mutua y más que otra cosa, esta división causa todos nuestros dolores. Nuestra división es expresada nuestra preocupación principal por nuestro beneficio, por encima del beneficio de otros, que es opuesto a la característica holística de la naturaleza. El sufrimiento es la diferencia que sentimos entre nuestro estado y el de la naturaleza y opera en nosotros para hacer que nos conectemos. 

Mientras más avancemos en nuestra conexión, más equilibrados con la naturaleza nos volveremos y experimentaremos una inversión de nuestros dolores y penas hacia placeres y alegría. 

Necesitamos estar de acuerdo en conectarnos por encima de nuestros impulsos de división que constantemente tiran de nosotros en todas direcciones y cuando lleguemos a ese acuerdo, de la misma manera experimentaremos sus beneficios. 

Por eso, al ver a la humanidad como un solo organismo y a la naturaleza como su superior, podremos ver que la naturaleza vacunó a la humanidad con el coronavirus, para sanarnos de nuestras actitudes de división. 

Podemos esperar salir de la pandemia como una humanidad más fuerte, con actitudes más sanas en su interior, entre pueblos y naciones. Mientras somos forzados a mantener nuestra distancia, al hacerlo, haríamos bien en pensar en que podemos volvernos más internamente conectados.

Entonces, ¿qué es necesario para que el coronavirus termine? 

Entender que es mucho más que una simple enfermedad física, que llegó para cambiar nuestro pensamiento de; división a conexión, egoístas a altruistas, individualistas a interdependientes, así al ajustar nuestra actitud, realmente pondríamos fin a la pandemia, pues la naturaleza ya no necesitaría enseñarnos la lección. 

Por eso, debemos ser atentos y cuidadosos con los demás, pensar en cómo podemos prevenir que virus de cualquier tipo se transmitan a otros, desde enfermedades físicas hasta todo tipo de pensamientos dañinos y al ejercitar esta responsabilidad y consideración mutua, el coronavirus desaparecerá de nuestra vida. 

Una buena razón por la que la sociedad humana es tan mala

Mi nuevo articulo: «Una buena razón por la que la sociedad humana es tan mala«

El rey Salomón ya nos había dicho: “Ve a la hormiga, oh perezoso, observa sus caminos y sé sabio” (Proverbios 6: 6). No sólo las hormigas, sino cualquier sociedad animal es más cuidadosa y ordenada que cualquier sociedad humana. Tienen leyes claras, responsabilidad mutua, se respetan y se aman.

Nosotros, al contrario, tenemos leyes poco claras, pero no importa, pues de todos modos, no las obedecemos. Estamos resentidos con nuestro gobierno, somos descuidados con nuestros vecinos, competitivos y taimados con los compañeros de trabajo y nos sentimos solos e inseguros en un mundo cruel.

Pero hay una buena razón para el desorden que tenemos en nuestra sociedad. La sociedad humana y las sociedades animales tienen propósitos totalmente diferentes. Los animales operan por instinto. No necesitan decidir leyes en su sociedad ni qué reglas son correctas y cuáles no. Su comportamiento social está codificado en sus genes y no sienten necesidad de cambiarlo, pues esas reglas los protegen.

Inicialmente, la sociedad humana se construyó con el mismo propósito, pero eso ya no es relevante. La sociedad humana contemporánea, ya no necesita protegerse de los enemigos; debe elevarnos por encima de nuestro ego. Nuestras relaciones sociales reflejan nuestra naturaleza egoísta, nuestro ego y si somos lo suficientemente valientes como para mirarnos en el espejo, veremos quiénes somos y comenzaremos a cambiar.

Cuando cambiemos, de la existencia egoísta a cuidar a los demás, nuestra visión se expandirá y comenzamos a apreciar el mundo en un nivel mucho más profundo. Mientras estemos limitados a nuestras propias necesidades, todo lo que veremos serán nuestros propios deseos. Pero cuando veamos las necesidades de los demás, sentimos sus pensamientos, esperanzas, desafíos y cómo lidian con ellos. Así como nos percibimos a nosotros mismos como un mundo entero, también lo hacen todos los demás. Mientras más personas nos importen, más mundos “absorbemos” en nosotros mismos y más rico se volverá nuestro mundo.

Por esta razón, la sociedad humana no fue construida para funcionar con instintos, sino con gente que nutre las interconexiones para obtener comprensión y conciencia más profundas de sí misma, de lo que la rodea y del mundo en general.

“¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora) 

El coronavirus nos está invitando a hacer un cambio importante. 

Depende de nosotros si experimentamos el cambio inminente como positivo o negativo. 

¿Cuál es el cambio principal que el coronavirus viene a encender en nosotros? 

Es que cambiemos nuestra actitud mutua y pensemos positivamente uno de otro para así construir una nueva sociedad, mejor conectada y equilibrada con la interconexión e interdependencia de la naturaleza. 

Si viéramos la tendencia de la naturaleza de desarrollarnos para volvernos cada vez más conectados, con lazos de responsabilidad mutua y consideración, veríamos que necesitamos sólo sentir más cuidado y consideración mutua, para  que la transición sea de forma positiva. 

Fracasar en tomar la iniciativa para mejorar nuestra conexión generaría más sufrimiento. Es decir, si fracasamos en mejorar nuestras actitudes mutua. Sentiremos la creciente distancia entre el nivel de dependencia que la naturaleza requiere de nosotros y que nosotros mismos implementamos como varios dolores y complicaciones. Las vacunas y otras medicinas no serán de ninguna utilidad, pues el coronavirus opera en un nuevo nivel que aún tenemos que reconocer. 

Probablemente parece fuera de toda proporción que el coronavirus requiere de un cambio en nuestras actitudes mutua, más que de otra cosa y que fracasaremos en derrotarlo con medios meramente físicos, los efectos de largo plazo del coronavirus nos impulsarán a descubrir mejor actitud hacia otros, sin otra opción. 

En otras palabras, con el coronavirus, la naturaleza nos da nuevas condiciones para pasar por cambios cruciales. Por ejemplo, si queremos enseñar a nuestros hijos un nuevo lenguaje, simples explicaciones de ese nuevo lenguaje son insuficientes para que lo absorban. Pero si los ponemos en un condiciones en que se encuentren con el nuevo lenguaje más y más; poner palabras en notas adheribles en varios muebles y dispositivos en la casa, establecer tiempos donde regularmente hablemos juntos el nuevo lenguaje, veremos que el cambio práctico de condiciones enseña más el nuevo lenguaje que cualquier explicación. 

Por lo tanto, con condiciones nuevas  de interdependencia estrechas que del coronavirus nos revela, haríamos bien en intentar desarrollar nuestra actitud, para que corresponda con nuestra nueva interdependencia. 

Un ejercicio que podemos hacer en esta dirección, involucra cubrebocas. Mientras los departamentos de salud en todo el mundo requieren el uso del cubrebocas en espacios públicos, podemos revisar nuestra actitud hacia esa condición: ¿usamos cubrebocas, o ignoramos la guía?  Y si lo usamos, es porque no queremos ser infectados o es porque no queremos infectar a otros, en caso de ser portadores asintomáticos del virus? 

Esta último discernimiento, definitivamente, es el más altruista y cercano a la actitud de la naturaleza hacia nosotros. 

Es sólo un ejercicio donde podemos revisar nuestra actitud hacia otros,  buscar mejorar nuestra actitud hasta tal nivel en que beneficiar a otros se vuelve muy importante, si no más importante, que servir a nuestros estrechos intereses propios. 

Foto de arriba de la Agencia de Fotografía de Macao en Unsplash

No pases por alto el mensaje del 9 de Av

Mi nuevo articulo: «No pases por alto el mensaje del 9 de Av«

Este miércoles 29 de julio es el 9 del mes hebreo de Av. Ese día, ambos templos fueron arruinados y los judíos fueron exiliados de su tierra. En el primer exilio, fueron deportados a Babilonia de donde regresaron después de 70 años con la bendición del rey persa, Ciro el Grande, y una carta otorgándoles apoyo imperial para reubicarse en la tierra y reconstruir el Templo.

El período del segundo templo es más complicado que el primero. En medio de esto, los judíos comenzaron a luchar entre ellos, los judíos helenizados intentaban erradicar el judaísmo tradicional e instalar la cultura y la mitología griegas y los macabeos peleaban en contra, querían expulsar al helenismo y restaurar el judaísmo auténtico. En ese período, los judíos perdieron el control sobre el Templo, pero lo recuperaron cuando los Macabeos ganaron la guerra. Finalmente, las batallas internas y el odio entre las facciones judías destruyeron el país, devastaron Jerusalén y demolieron el Templo. Después, los judíos fueron exiliados por dos mil años.

Aunque los historiadores atribuyen ambos exilios a los conquistadores externos, los antiguos textos judíos atribuyen muy poca influencia a los factores externos, si es que las hay. En cambio, atribuyen los problemas del pueblo judío a su propia desunión.

Como si nunca hubiéramos aprendido

El pueblo judío ganó su nacionalidad cuando al pie del monte Sinaí, se unió “como un hombre con un corazón”. Según los antiguos escritos judíos, a los hebreos que salieron de Egipto se les dijo que si se unían, serían declarados nación. Si no lo hacían, el monte los cubriría como bóveda y se sería su lápida. Los judíos, según las fuentes, se unieron y se convirtieron en la nación judía o israelí. Pero en ese momento, también tenían la tarea de ser “luz para las naciones”, es decir, dar ejemplo de unidad al resto de las naciones.

La demanda de que los judíos sean modelo a seguir de la unidad es, desde entonces, el núcleo del odio al judío que emana de otras naciones y también de los judíos que se resistieron a la idea de unidad y quisieron seguir sus agendas individuales (más tarde para convertirse en helenistas). Hace dos mil años, el odio dentro del pueblo judío se volvió tan feroz que se encerraron dentro de su capital, Jerusalén (con la legión romana acampada fuera de los muros), se mataron unos a otros, quemaron depósitos de alimentos de los demás e hicieron que para el general Tito fuera mucho más fácil conquistar la ciudad y destruir el Templo.

El odio entre los judíos fue tan evidente y abominable, que negó al triunfante Tito la emoción de la victoria. Cuando la reina Helena le ofreció la corona de la victoria después de tomar Jerusalén, Tito se negó diciendo que no tenía ningún mérito vencer a un pueblo abandonado por su propio Dios.

El día en que los romanos entraron al Templo y sellaron la derrota judía, se convirtió en un día de luto. Pero no debemos llorar la destrucción de las paredes ni la ruptura del altar. En cambio, deberíamos llorar la ruina de nuestra unidad, nuestro amor fraterno, el abandono de nuestra tarea de unirnos como un hombre con un corazón y ser modelo a seguir para las naciones.

Cuando Hitler explicó en Mein Kampf, por qué su odio a los judíos, expuso su disgusto por la aversión que había entre ellos. “El judío sólo se une cuando un peligro común lo obliga o un botín común lo atrae; si faltan estos dos motivos, la cualidad del ego más grosero se surge en ellos”, escribió. Muchos otros antisemitas escribieron y hablaron de manera similar sobre el pueblo judío. No dedicarían tanta atención a su odio a los judíos, si no esperaran que ellos sintieran lo contrario hacia sus hermanos.

Hoy, casi un siglo después del surgimiento del líder más diabólico y genocida en la nación más avanzada, moderna y civilizada de la época, los judíos aún no aprenden nada. Una vez más, la división y el odio interno son rampantes, tanto dentro como fuera de Israel. Los grupos judíos y antijudíos, se vuelven cada vez más estridentes y gritan con indignación que solo su camino es correcto, que los judíos con otros puntos de vista son ignorantes e inferiores. No se dan cuenta de que su afirmación, ante los ojos de las naciones que anhelan tan desesperadamente, no depende de su ideología, sino de su unidad, precisamente con los hermanos a los que odian.

Desde la perspectiva del mundo, nada ha cambiado. Aún tenemos la tarea de ser luz para las naciones, de dar ejemplo de unidad y aún se nos odia por mostrar lo contrario. Vasily Shulgin, un miembro de alto rango del Parlamento ruso antes de la revolución de 1917 y autoproclamado antisemita escribió en su libro Lo que no nos gusta de ellos …: “Los judíos en el siglo XX se volvieron muy inteligentes, efectivos y vigorosos para explotar las ideas de otros. Pero,” dice “esa no es ocupación para maestros y profetas, ni el rol de guías de ciegos ni el papel de portadores de cojos”.

En el fondo, cada judío se siente en deuda con el mundo. En el fondo, sentimos el llamado de nuestra vocación. Pero nunca estaremos a la altura de nuestra tarea si nos odiamos unos a otros. Lo haremos sólo si mostramos al mundo que por encima de nuestros grandes desacuerdos, que nos amamos como familia. Aunque no podemos estar de acuerdo en nada, formamos una unión que sea más fuerte que cualquier disputa. Nuestras divisiones son el vehículo con el que podemos mostrarle al mundo lo que es unidad, pero sólo si nos enfrentamos al desafío y nos unimos por encima. Si lo hacemos, el mundo verá que la unidad es posible, por muy profundo que sea el abismo entre las personas y las naciones. Si seguimos evitando la unidad, el mundo seguirá culpándonos de la división en el mundo y nos hará pagar por su sufrimiento.
[268492]

Era de ilustración y emancipación, parte 7

¿Cómo puede ser liberada la tensión en la sociedad? 

Pregunta: En el pasado los judíos eran un masa homogenea y viviían en un lugar. Después, en la era de la ilustración, aparecieron seculares, religiosos, ultra-religiosos y varios reformistas. Hoy vemos cómo se desarrolla la división entre izquierda y derecha, los extremistas de ultraderecha y ultraizquierda. 

Entiendo que así es como la naturaleza nos empuja hacia el desarrollo, hacia la diversidad, ¿pero cómo pueden estos diferentes movimientos llevarse bien? No es claro cómo va a suceder ¿cuál es la siguiente etapa? 

Respuesta: La siguiente etapa es tomar conciencia de la maldad de nuestra naturaleza, nuestro estado, la sociedad que creamos, que viene de nuestro egoísmo y cómo ir por encima, corregirnos y elevarnos al siguiente nivel de desarrollo: comunicación, conexión y ascender al nivel del Creador. 

Comentario: ¡Pero no es que esos movimientos no se entienden entre sí, ni siquiera quieren confrontar ni escuchar uno a otro! 

Mi respuesta: Llegamos una vez más a un estado en el que una enorme tensión internacional se acumuló en la sociedad, en la que ningún movimiento entiende lo que tiene enfrente. Sólo entendemos nuestro componente final: nada bueno sucederá si esto continúa. Ni siquiera habrá existencia como solía ser antes. Nos dirigimos hacia una especie de desastre. 

Por eso, creo que la gente está internamente dispuesta a grandes cambios. Sin embargo, por otra parte, está asustada y no quiere hacerlo. 

Pregunta: Tomemos, por ejemplo, a seculares, ultra-religiosos y reformistas. Tienen que unirse de alguna manera ¿cuál será la esencia de esta unidad? 

Respuesta: No podrán unirse. 

Comentario: Pero dice que el pueblo de Israel deben volverse uno. 

Mi respuesta: Es un proceso gradual. Creo que es posible sólo si los no-religiosos y tal vez reformistas parciales, comienzan a estudiar Cabalá y entiendan que se dirige al hombre: a cómo debe corregirse a sí mismo y a la sociedad. Procediendo de aquí, podrán alcanzar el mundo superior y revelar la predestinación superior para ellos mismos y para el mundo. 

Y los círculos ultra-religiosos vendrán en su turno, en contra de su voluntad, con difusión, lentamente se incluirán. Pero este proceso es gradual y consistente pues de una sola vez, no podrán unirse. 

Pregunta: En el cuerpo humano, todos los órganos difieren en su función. Pero si existe cierta meta superior, por ejemplo, sostener la vida, todos se ajustan y trabajan al unísono. 

¿Y para que esto suceda a nivel de la sociedad, no es claro cuál es la idea sublime que puede realmente igualar a todos? 

Respuesta: Es la unidad. Porque en unidad el Creador, la fuerza superior, es revelada. 

Pregunta: ¿Resulta que sin una clara revelación de esta fuerza no hay oportunidad de llegar a una reconciliación? 

Respuesta: Sin la revelación del Creador, no puede haber nada. Todo proviene de los problemas que surgen en la sociedad y vemos que son irresolubles, no nos dejan desarrollarnos, lograr algo. Por eso, toda la humanidad de forma consciente e inevitable va hacia cierto tipo de precipicio, más allá del cual existe el vacío. 

Y la ciencia de la Cabalá nos ayuda a entender por qué existe esto -para llevarnos de forma consciente o inconsciente, hacia la mutua reconciliación y revelación del Creador dentro de ella. 

Comentario: Es decir, el hecho de que la naturaleza nos empuja hacia tal diversidad es bueno, debe ser así. Pero sin la revelación de la fuerza superior de la naturaleza, cierto tipo de causa inicial, no puede haber unidad, ni siquiera el deseo de alcanzarla. 

Mi respuesta Puede no haber significado de la existencia.
[268081]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 5/ago/19

Material relacionado:
Era de iluminación y emancipación, parte 2
Recibiendo iluminación a través del sufrimiento
Despertar la iluminación de la Shejina