entradas en '' categoría

El amor es una mascota que se alimenta de concesiones mutuas

De mi página de Facebook Michael Laitman 7/ago/20

Mi maestro solía decir que el amor es una mascota que se alimenta con concesiones mutuas.

En estos días, parece que no nos gusta mucho el amor, precisamente porque se alimenta con concesiones. El problema no es el amor; el problema está en nuestra percepción de las concesiones. Pensamos que, al ceder, perdemos algo; estatus social, respeto, posición de dominio o control.

No es claro si las opiniones diferentes crean odio o, si el odio crea opiniones diferentes, pero algo está claro: cuando hay opiniones diferentes, necesitas amor para superar las diferencias, si no hay amor, no hay motivo para superar las diferencias.

Sólo hay una solución para esta trampa: ser conscientes de que, si no nos elevamos por encima de nuestras diferencias y no nos unimos por encima de nuestro odio, nos destruiremos unos a otros, físicamente, habrá aniquilación.

Si queremos sobrevivir, debemos confesar que, si el odio desaparece, acabará con todos nosotros. Debemos dejar de demonizarlo.
Una vez que lo hagamos, podremos tomar el ejemplo de la naturaleza y aprender qué es hacer concesiones, sin perder prestigio y por qué deberíamos hacerlas.

Cuando los padres hacen concesiones entre ellos, no lo hacen porque uno sea más débil; lo hacen por el bien del niño, su creación mutua. Cuando los padres se concentran en salirse con la suya, se divorcian. Pero si se concentran en criar a un niño feliz, siempre encontrarán la solución para que todos estén felices y su alegría será ver a sus hijos crecer en una familia buena y feliz.

Cuando dos tendencias políticas de pensamiento se involucran en luchas de poder, deben hacer lo mismo. En su caso, el niño es el país. Si las partes encuentran la manera de anteponer su amor por su país a su deseo de ver triunfar su dogma, hay esperanza para el futuro. Pero si se atrincheran en sus posiciones y sólo quieren que exista su opinión, la catástrofe es una certeza.

El coronavirus enseña garantía mutua

¡Ve lo que el Creador está haciendo! Pensamos que el hombre podría obtener una nueva mente y nuevas sensaciones, sólo con golpes no convencionales como guerra, desastres naturales, explosiones volcánicas, huracanes y tsunamis. Pero, no es necesario. Sin ruido, sin ser detectado, cierto virus aparece y hace el trabajo. 

Es misericordia de parte del Creador para restaurar el orden con ese método. El virus ya nos forzó a cerrar todos los negocios artificialmente inventados, sin ningún beneficio y que sólo contaminan el globo. Puedes ver que dejamos de hacer cosas estúpidas e innecesarias. Todos los sistemas que fueron construidos con el fin de alardear entre nosotros, están colapsando, nada permanece. 

Con la revelación de la más ligera influencia del Creador, en de 4 a 5 meses estamos en un nuevo mundo. Aún somos obstinados, no estamos de acuerdo con este mundo y no estamos dispuestos a reconocerlo. Pero debemos entender que estamos entrando en una nueva realidad. La antigua vida no regresará; tendrás que vivir una nueva vida, y las restricciones sólo crecerán. 

El mundo es gobernado por una fuerza superior, “Sólo eso existe”. Pero no quiere decir que debemos inclinar la cabeza y aceptar esa vida, sin otra opción. Necesitamos adquirir la mente y las sensaciones del Creador y vivir en el nivel de Sus decisiones y acciones con el fin de aceptar lo que sucede: los lugares innecesarios de trabajo están cerrando y nuestra vida están cambiando y tenemos que cuidarnos más mutuamente. 

Pues, si infecto a alguien con un virus hoy, mañana él puede infectar a mis hijos. Entendemos que estamos más y más conectados y dependemos de los demás. El coronavirus nos muestra nuestra interdependencia. Por eso, protestar y hacer lo que quieres no funcionará, como los que asisten a manifestaciones y se niegan a usar cubrebocas. No hay salida, debo educarme a mí mismo para volverme responsable por otros y ellos responsables por mí, mi familia, mis hijos y la humanidad en general. 

El coronavirus, poco a poco, desde la distancia, nos enseña garantía mutua. Ya empezamos a ver un mundo enlazado, conectado, donde cada uno, lo quiera o no, afecta a todos y todos lo afectan él. Y todo sucedió gracias a un diminuto virus. 

¡Qué misericordia de parte del Creador! Vemos en este virus el trabajo de la fuerza superior, que es lo único que existe ¿qué puede hacerse en su contra, dónde encontrar una cura para un virus así? ¡Pero no necesitamos una cura para el virus! Necesitamos encontrar una cura para nuestro egoísmo y así no sentiremos ningún virus. 

No existe otro mal en el mundo excepto nuestro ego. Si nos protegiéramos mutuamente de transmitir la maldad a otros, el virus desaparecería. El Creador quiere que adquiramos la intención de otorgar o al menos, no dañar a nuestro prójimo. Estamos aprendiendo esta ley de forma material, pero pronto entenderemos dónde existe en nosotros en forma espiritual y avanzaremos hacia el Creador, hacia el entendimiento de Él, hacia el hecho de que “no existe nada más que Él”. Lo veremos en todo.
[268667]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 1/ago/20, “No existe nada más que Él”

Material relacionado:
El camino a la corrección final
¿Qué es más fácil para el mundo; cambiar o perecer?
El coronavirus nos hará…

Catástrofe generacional en educación

Mi nuevo articulo:»Catástrofe generacional en educación«

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que estamos viviendo una “catástrofe generacional” en educación, debido al cierre de escuelas durante la pandemia. Por un lado, entiendo que es triste. Por otro, si observamos el resultado en la gente, después de pasar toda su infancia y adolescencia en el sistema educativo, no estoy tan seguro de que debamos lamentar su cierre. En mi opinión, en realidad es la desconexión del antiguo sistema, lo que nos permitirá examinarlo de lejos, criticarlo y construir uno nuevo y mejor.

La violencia en las calles y dentro del hogar, la tasa de criminalidad, el abuso de sustancias, la prostitución, las tasas de depresión, los suicidios, todos son resultado de la educación que damos a nuestros hijos. Así que, se puede lamentar el cierre del sistema educativo, pero a juzgar por los resultados, no fue una historia de éxito. El deterioro no inició con la aparición de Covid-19. Inició hace décadas.

El sistema educativo se construyó durante la Revolución Industrial y su propósito fue dar a los agricultores que habían migrado a la ciudad, el conocimiento necesario para convertirse en operadores de máquinas. Con el tiempo, agregamos más y más campos de conocimiento al sistema escolar, pero no cambiamos el principio básico: memoriza el material que te dan tus maestros, es todo lo que necesitas para hacer un buen trabajo.

En algún momento del camino, olvidamos que la escuela da conocimientos a los niños, pero no los mejora como seres humanos. Esa parte, la que les enseña a comunicarse con los demás, a cuidar a otros, a ser un elemento positivo en la sociedad, se olvidó por completo. Los padres ya no educan, porque los niños no están en casa y las escuelas tampoco educan, porque no fueron hechas para eso y el resultado es que, dieciocho años después de que nacen, los dulces niños en quienes depositamos nuestras esperanzas, se convierten en salvajes incorregibles ya desarrollados. Por eso es mejor que las escuelas cierren; es otro beneficio de la Covid-19 para la sociedad.

El sistema educativo correcto debe poner énfasis en la conexión humana, no en imbuir información. Debe enseñar a los niños que la gente con opinión diferente no es enemiga. Al contrario, nos muestra perspectivas que, de otro modo, podríamos haber pasado por alto. Incluso si no estamos de acuerdo, no sabríamos por qué pensamos lo que pensamos si no fuera por la necesidad de articular nuestra opinión.

Además, en un mundo tan lleno de opuestos, es fácil ver que así como nada en la naturaleza está completo sin su opuesto, lo mismo ocurre con la gente. Cuando tenemos diferente opinión, pudiera parecer que estamos discutiendo quién tiene la opinión correcta, pero en verdad, hacemos avanzar al mundo a un nivel superior de existencia.

Del mismo modo, cuando vemos nuestros pies mientras caminamos, parece que están compitiendo. Pero nosotros, que los vemos desde arriba, sabemos que la aparente competencia, realmente es un avance de todo el cuerpo hacia el lugar al que queremos ir. Si no fuera por la aparente competencia, no avanzaríamos en absoluto, estaríamos parados.

Pero los niños no aprenden eso en la escuela; sólo memorizan. Por eso estoy muy feliz de que, finalmente, hayamos llegado a un punto en el que realmente podemos educarnos a nosotros mismos, convertirnos en seres humanos, no en computadoras humanas. Ahora, quizá, haya esperanza para nuestra especie.

“¿Por qué la vida castiga a personas buenas?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Por qué la vida castiga a personas buenas?” 

En el mundo distorsionado y egoísta de hoy, donde todos, en todo el mundo le dan prioridad a su beneficio personal, por encima del beneficio de la sociedad, es ingenuo e incorrecto pensar que las “buenas personas” tendrán una buena vida y las “malas personas” lo opuesto. 

En su lugar, dado que nuestra intención egoísta está detrás de nuestras construcciones sociales, políticas y culturales, es natural no esperar que algo positivo surja. 

Es especialmente el caso hoy en día, en que nuestro ego creció a proporciones enormes, mucho más grande que cualquier otro momento en la historia. 

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, la humanidad está en un proceso de desarrollo hacia un estado de unión total, donde sentiremos la perfección. Nuestra era actual marca una transición mayor en el proceso del antiguo mundo egoísta al un nuevo mundo unido. 

Hoy podemos esperar cambios y giros importantes (la pandemia es un buen ejemplo) donde, si, con éxito, lo vemos desde dentro del proceso natural en el que estamos, veremos que surge para darnos condiciones que nos guíen a tomar conciencia de la muy alta densidad de nuestra interdependencia e interconexión. 

Sentiremos cada vez más en nuestra carne, que si fracasamos en alinearnos con las nuevas y más conectadas condiciones, serán dolorosas. Al contrario, si mejoramos nuestra actitud hacia los demás con el fin de equilibrarnos con nuestra cada vez más estrecha interdependencia, experimentamos nuestra transición hacia un mundo conectado de forma más positiva y armoniosa -como un nuevo mundo de mayor felicidad, confianza y prosperidad para que todos seamos más transparentes hacia los demás. 

Por lo tanto, espero que la conciencia de nuestra conexión y nuestro lugar en la naturaleza se propague, para que nos ahorremos mucho sufrimiento mientras nos dirigimos hacia condiciones completamente nuevas, diferentes a todo que experimentamos antes. 

 Foto por Simon Shim en Unsplash

En la era de la reconstrucción del mundo

Pregunta: La opinión pública enseñó a la gente a vivir de acuerdo a los principios del consumo sin fin, diciendo que es el pináculo de la civilización ¿cómo podemos no cometer un error ahora, mientras construimos nuevas relaciones en la sociedad? 

Respuesta: La pandemia es sólo el principio, el primer pequeño golpe. Ni siquiera un golpe, sino un ligero empujón para acercarnos un poco. Pero también, el coronavirus puede darnos una nueva forma de la manera más terrible. 

Veremos un mundo colapsado, destruido, que ya no podremos controlar con nuestro estilo pasado. Ni fábricas ni líneas aéreas, nada funcionará como debiera. Todo debe pasar por una etapa completamente nueva de reconstrucción, un cambio correcto, hacia las nuevas condiciones que se despliegan. 

El coronavirus, de alguna manera, volvió al mundo integral. Sin embargo, provenimos de este y entendemos que no estamos adaptados al nuevo mundo. Ni siquiera entendemos cómo podemos regresar al pasado. Y no podemos regresar al pasado. 

Pero en este caso, dos mil millones de personas se quedarán sin trabajo ¿cómo se alimentarán? ¿cómo vamos a darles lo que necesitan? 

Hoy, los países están gastando miles de millones de dólares para, de alguna manera calmar las cosas. Esos dólares desaparecen, no  podremos exigir su regreso al tesoro del estado. Por lo tanto, vemos que los poderosos de este mundo tienen sólo fuerza, pero no cabezas. Vamos a enfrentar un problema muy grande.
[268608]
De Kabtv “Era post coronavirus” 30/abr/20

Material relacionado:
Coronavirus: tiempo de cambio
El coronavirus nos vinculará estrechamente
Todo comienza con la garantía mutua

Naceremos nosotros mismos en un nuevo mundo

Vivimos en un mundo que cambia justo ante nuestros ojos. Toda nuestra vida puede ser dividida en dos etapas: antes del coronavirus y después de ello.

La vida fluía de acuerdo a cierta rutina, el virus, de pronto, hizo un cambio drástico, lleva a la humanidad hacia un nuevo estado, que aún es percibido como crisis global. 

La crisis está crece y es más profunda, no es claro hacia dónde se va, pero es claro que vamos hacia un mundo nuevo que aún no conocemos. La palabra “crisis” (Mashber) proviene del nombre de la piedra en la que en tiempos antiguos, las mujeres daban a luz a sus hijos. En otras palabras, crisis es el lugar de un nacimiento y el estado actual, que le llamamos crisis, es el nacimiento de un nuevo mundo. 

Han existido muchas crisis diferentes en la historia de la humanidad, pero hasta ahora, ninguna cambió al mundo de forma tan dramática. Sólo existieron cambios en la sociedad humana, en su forma. Pero la crisis de hoy es la primera real, aun cuando no parece muy seria, porque no es una guerra, un meteorito cayendo sobre nosotros o una destrucción masiva. 

Y aun así, podemos llamarla crisis, precisamente porque un nuevo mundo está naciendo ante nuestros ojos. Pronto veremos que la sociedad humana, nosotros, nuestras familias y nuestra actitud hacia el mundo cambió. El mundo interior del hombre, su percepción de la realidad cambiará y veremos un nuevo mundo. 

Aún no lo vemos, igual que el bebé que está dentro de su madre y no ve el mundo. Incluso cuando nace, al principio no ve nada. Después desarrollará oído y vista y comenzará a responder mientras crece y se familiariza con el mundo. 

Así exactamente los adultos necesitamos nacer y cambiar nuestra percepción y visión para ver un nuevo mundo. Esto sucederá pronto. 

El nacimiento es un dolor enorme, incomparable, una sensación de que el cuerpo entero está a punto de explotar. Por una parte es una condición muy seria, que amenaza la vida. Pero por otra, vemos que no hay opción: la naturaleza nos obliga a hacerlo. 

Sin embargo, el nacimiento del niño está basado en el deseo natural de una mujer de tener hijos. Además, existe la opinión pública que motiva a la mujer a dar a luz y no sólo un hijo. La naturaleza le dio a la mujer mucha fortaleza para soportar los dolores del parto; este es un estado difícil y peligroso. 

La humanidad entera está en esta crisis del coronavirus, tanto hombres como mujeres. Las mujeres siempre le reprochan a los hombres que no conocen los dolores del parto. Bueno, las mujeres pueden estar satisfechas: los hombres pasarán por dolores de partio reales, severos. Sentirán que la crisis los sofoca, sin darles la oportunidad de resistirse: estás desgarrado por dentro, pero no puedes hacer nada. 

Aún así podremos nacer con la plegaria y el esfuerzo por unirnos. Pero será un nacimiento muy difícil y especial, porque estamos naciendo nosotros mismos en un nuevo mundo. Cruzamos la frontera hacia el mundo espiritual y nacemos en una nueva forma.
[268285]
De Kabtv “La mujer en el nuevo mundo” 9/jul/20

Material relacionado:
Significado interno de la crisis
Dolorosos síntomas de recuperación
Coronavirus – un impulso al acercamiento interno

El virus: el integrador

Observación: Usted dice que nuestro camino es el camino de la integración, el sentimiento de unidad universal.

Mi comentario: Esto es inherente al programa de la naturaleza y no hay forma de escapar. Mientras más nos resistimos, más nos golpean.

Pregunta: ¿Quién es el integrador en esta situación? Debe haber alguna fuerza impulsora.

Respuesta: El virus en sí. Una vez que dio la vuelta al mundo, nos mostró que todos estamos realmente integrados, interconectados y representamos una sociedad unida, que está infectando.

Pero el virus no está simplemente infectando; nos muestra que somos un todo. Y no nos escaparemos a ningún lado. Se manifiesta en cualquier lugar, incluso en las lejanas islas de Oceanía. Nadie sabe cómo llegó allí.
[268417]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 24/may/20

Material relacionado:
El virus no distingue nacionalidad ni color de piel
El virus ablanda nuestro corazón
¿Qué revela el virus?

Desconexión de las comunidades, parte 4

La asimilación es imposible

Pregunta: En el territorio de Alemania, los judíos pirmero aparecieron con los romanos en el siglo V AC, pero el epicentro de los asentamientos judíos data del siglo X. 

Como en España, contribuyeron al desarrollo de la economía y el comercio. A pesar de la inestabilidad de la situación de los judíos, Alemania se convirtió en uno de los centros más importantes de la comunidad judía. Aquí se desarrolló un tipo especial, la comunidad Ashkenazi. Para el siglo XVII, el centro de la comunidad Ashkenazi se mudó a Polonia, Lituania y Praga. 

Así describió el historiador de origen judío Heinrich Graetz el estado de los judíos en Alemania, “si el organismo de una nación construido laboriosamente pierde vitalidad, los vínculos que conectan a las partes individuales son debilitados y la disolución interna empieza, incluso el deseo despótico que sostiene a los miembros en una unión mecánica; si la muerte llega a una comunidad en su estado corporativo y fue sepultada, ¿puede ser resucitada y renacer?” 

Además, comenzó el proceso masivo de conversión de los judíos al cristianismo, la asimilación y la emancipación ¿en su opinión cuál es el problema con la asimilación? 

Respuesta: Que es imposible. Tan pronto como comienza la asimilación, el antisemitismo se eleva con tal fuerza que la asimilación es suspendida y a pesar que a los judíos les gustaría mucho disolverse entre los pueblos en que viven, es imposible. 

Comentario: Por otra parte, usted dijo que la dispersión de los judíos entre otras naciones y su mezcla mutua tiene un propósito. 

Mi respuesta: La meta no es la mezcla física, sino llevar su ideología, cultura y monoteísmo a las naciones del mundo. Hablamos de un movimiento histórico que existió por miles de años. 

Está escrito en la Torá que los judíos deben traer la luz a las naciones, Para hacerlo, necesitan volverse su fuente. En otras palabras, no deben ser disueltos, sino deben ser una fuerza de luz, conocimiento, monoteísmo y una actitud correcta hacia el desarrollo de la civilización en todas las naciones. 

Para más acerca de este tema leer mis libros “Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día” y “La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos”.
[268496]
De Kabtv  “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 12/ago/19

Material relacionado:
Desconexión de las comunidades, parte 2
Desconexión de las comunidades, parte 1
El capitalismo ha terminado ¿Que sigue?

¿Por qué es importante para nosotros la opinión de los demás?

Pregunta: La base del conformismo, en primer lugar, es que la opinión de los demás es muy importante para nosotros, incluso si no lo notamos o no lo reconocemos.

¿Por qué nos preocupa tanto las opiniones de otros a los que negamos y, de hecho, no nos importan en absoluto? ¿cómo explicar esta paradoja?

Respuesta: De hecho, es una paradoja. Por un lado, los demás me son indiferentes. Por otro, es muy importante para mí que me aprueben. Si incluso un pequeño ratón, gato o perro muestra algún gesto de desdén por mí, me enoja. Me hará mucho daño.

Así lo dispuso la naturaleza para que podamos entrar en contacto correcto con el mundo que nos rodea. Para que tengamos una buena comunicación mutua. Para que pueda influir correctamente en el mundo y el mundo me lleve a la armonía global.

Pregunta: En principio, si no me importara la sociedad, ¿nunca podría establecer una comunicación adecuada con ella?

Respuesta: No podrías cambiarte a ti mismo ni sentir la globalidad y la integralidad de la naturaleza general. Esto es lo más importante.
[268405]
De Kabtv «Era post coronavirus» 30/abr/20

Material relacionado:
¿Por qué somos tan fácilmente influidos por la sociedad?
Los deseos están determinados por el entorno
La solución está en el entorno correcto

Transformación del embrión al humano

¿Por qué la naturaleza hace que el proceso del nacimiento vaya acompañado de tan terrible agonía? El caso es que después, este dolor se torna en fuerza. El dolor que experimenta la mujer durante el parto la fortalece y le da una fuerza tremenda en la vida, eso le permite cuidar al bebé y soportar las pruebas de la vida.

El sufrimiento experimentado durante el parto fortalece el cuerpo de la mujer. Por tanto, una mujer que dio a luz es más fuerte que una mujer que no lo hizo y es más fuerte y más paciente que el hombre.

Los dolores de parto son muy beneficiosos para la salud, le da a la mujer paciencia y resiliencia en la vida. Por eso, el sufrimiento que atraviesa la humanidad ahora, en relación con el coronavirus le dará fuerza para su desarrollo futuro.

Pues tendremos que pasar de un mundo a otro, como el bebé que nace del vientre de su madre, que se convierte de embrión en humano. Después del nacimiento, comienza a comportarse de manera completamente diferente y a familiarizarse con una nueva realidad y un nuevo mundo fuera del útero de la madre. El cuerpo de un recién nacido comienza a actuar de forma independiente: el niño llora, sonríe, aprende a escuchar, ver y luego a hablar.

El niño también pasa por los dolores del parto, aunque no con tanta fuerza como la madre. Pierde todas las sensaciones que tenía dentro de su madre. Ella lo empuja, pero él también hace un esfuerzo por salir . Por supuesto, no comprende lo que está haciendo, actúa instintivamente al llamado de la naturaleza.

La naturaleza obliga al bebé voltearse de cabeza y le da fuerza para salir del útero por el estrecho canal de parto, para poder nacer. El bebé también hace un gran trabajo durante el parto.

Hoy todos nosotros somos un embrión y el útero de la madre es nuestro entorno. Necesitamos nacer con la ayuda del entorno y comenzar a vivir en un nuevo ambiente, sentirlo como el Partzuf (rostro hebreo) de nuestra alma.

Nos vemos obligados a renunciar a la vida habitual en el viejo mundo, donde nos sentíamos cálidos, confiados, protegidos. Dejamos este lugar y salimos a un mundo nuevo que no conocemos ¿cómo podemos atravesar ese estado, superar esta barrera?

Aún no es visible que el útero comience a abrirse. Todo está cerrado, aunque ya comenzaron las contracciones. Pero esas contracciones, la presión sobre la humanidad dentro del útero, aún no está dirigida. El embrión aún no se voltea de cabeza, tomará tiempo para que nazca.

Dar la vuelta es un cambio de valores, de todo lo que antes era importante. Cabeza arriba significa que lo más importante para mí es mi ego y mi existencia egoísta. Pero ahora quiero abandonar este enfoque, cancelarlo, olvidarme de mí mismo y empezar a comportarme de una manera nueva, es decir, me doy la vuelta.

Todo lo que antes era importante para mí ya no lo es, pero lo importante ahora es completamente diferente de antes: otorgamiento, unidad, amor por el prójimo. Los viejos valores de la sociedad humana, comida, sexo, familia, dinero, poder, conocimiento, todo eso pierde su valor en el nuevo mundo, donde todos vamos a nacer juntos. Se actúa sobre principios completamente diferentes.

Lo principal para nosotros es unirnos y revelar una nueva realidad en nuestra conexión, un poder superior, unirnos con él y fortalecer constantemente este contacto.
[268379]
De Kabtv «La mujer en el nuevo mundo» 9/jul/20

Material relacionado:
El nacimiento de un nuevo programa para la vida
Coronavirus: tiempo de cambio
Dos puntos de vista del estado en el que se encuentra el mundo