entradas en '' categoría

«¿De la pandemia mundial de coronavirus, aprendido algo que nos falta?» (Quora

Michael Laitman, en Quora: «¿De la pandemia mundial de coronavirus, aprendido algo que nos falta?«

Debemos aprender que el coronavirus no es sólo un golpe para nuestra salud y la economía, sino que surgió para transformar totalmente nuestra vida.

Por un lado, muchos entienden que es una transición importante. Por otro lado, queremos revivir nuestro estilo de vida anterior, tan pronto como descubramos un remedio para la enfermedad.

Pero, necesitamos elevar nuestra conciencia y ver que la naturaleza, con la pandemia, actúa en nosotros para aumentar nuestra comprensión y sentimiento de lo que sucede.

Es decir, el coronavirus no apareció sólo para aislarnos en nuestra casa y mantenernos a una distancia de dos metros, cuando salimos a la calle, tampoco para impedirnos asistir a eventos públicos y así. Surgió para que comprendamos nuestra interdependencia e interconexión y ajustemos nuestras relaciones para vivir con más responsabilidad mutua y consideración hacia los demás.

Mientras más tiempo permanezca la pandemia entre nosotros, más podremos constituir, gradualmente, una nueva sensación, más integral y global.

Aparte del golpe en sí, que, en contra de nuestra voluntad, nos enseñarnos que somos interdependientes también espero que, por nuestra voluntad y con educación, logremos aumentar nuestra conciencia.

En otras palabras, en lugar de sólo reaccionar ante un problema que se revela ante nuestros ojos, podamos aprender el gran proceso evolutivo en el que estamos y ver que vivimos en una naturaleza global e integral, que actúa para, finalmente, elevarnos a un estado armonioso de perfecta conexión entre nosotros y con la naturaleza.

Al comprender este amplio panorama, podremos ver al coronavirus como una difícil lección que la naturaleza nos da de forma muy calculada. Igual que en la forma en que educamos a los niños, si escuchan nuestros consejos de buena gana, estamos en buenas relaciones y se ahorran problemas. Pero, si no escuchan, para salvarlos de golpes inminentes mayores que podemos prever, debemos actuar de manera más estricta y severa hacia ellos.

Por eso, yo, mis estudiantes y mi organización invertimos tanto en explicar la causa raíz de la pandemia y cómo debemos usar esta situación para reajustar nuestro enfoque en la vida. Es decir, al aprender que la naturaleza opera en nosotros y que, más rápido, podemos lograr equilibrio con ella, tener una vida más saludable y feliz y también salvarnos de un sufrimiento futuro más intenso.

Es prudente aceptar el coronavirus como una advertencia de la naturaleza, usarlo para acercarnos más a ella. Es decir, la naturaleza es interdependiente y está interconectada, así debemos ver nuestra interdependencia, como parte de la naturaleza y aumentar nuestra responsabilidad mutua y nuestra consideración hacia los demás.

En última instancia, no hay pandemia ni virus, sino una fuerza que necesita presionarnos. No tiene deseo de lastimarnos, pero como padre amoroso que ve a su hijo desviarse hacia un curso negativo, necesita actuar de manera más agresiva para que podamos entender lo que quiere de nosotros.

De una forma u otra, necesitamos desarrollarnos y conectarnos más positivamente. La pregunta es, lo hacemos de manera armoniosa activando nuestra mente y corazón para conectarnos positivamente con los demás y reorganizar la vida para que nos de los elementos esenciales que todos necesitamos; o por el contrario, dejemos que la aplanadora de la evolución de la naturaleza siga persiguiéndonos, incitándonos por detrás para despertarnos en circunstancias dolorosas.

«¿Cuáles serán las empresas del futuro?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuáles serán las empresas del futuro?«

Primero tenemos que entender que los sistemas financieros, industriales y educativos con los que vivimos hoy, cambiarán por completo.

Porque la base sobre la que construimos nuestros sistemas fue nuestra naturaleza humana egoísta, es decir, el beneficio personal a expensas de los demás. Mientras más nos desarrollamos con motivos egoístas subyacentes a nuestros sistemas, más corrupción, explotación, manipulación y abuso llenan estos sistemas, eso conduce gradualmente al colapso de múltiples sistemas.

Nuestra pasada noción egoísta de éxito, en la que un individuo o empresa considera éxito si logra humillar a otros individuos y empresas, al mismo tiempo que sus crecientes márgenes de ganancia, se revela que son insostenible y perjudicial.

Hoy, la naturaleza nos da condiciones cada vez más interdependientes e interconectadas, donde ya no podemos pensar que estamos separados de los demás ni pensar sólo en nuestro beneficio. Por eso, aumentar las ganancias en unas manos como resultado de quitar a otros, ya no puede funcionar como un indicador de éxito.

Además, es importante entender que el fin de nuestro paradigma egoísta-materialista está siendo acelerado por el coronavirus que nos obliga a distanciarnos de nuestros sistemas pasados ​​de manera muy conmovedora.

Hoy, ya vivimos en un nuevo sistema, pero aún tenemos que reconocer plenamente que significa. Estamos lejos de percibir positivamente esta era actual de transición.

La clave para adaptarnos a esta nueva era es comenzar a darle importancia a la conexión humana por encima de todo lo demás.

Si logramos mejorar la conexión humana y sentimos responsabilidad y consideración mutua, descubriremos exactamente cuáles negocios necesitaremos y cuáles no. En resumen, las empresas deberán favorecer la mejora de las conexiones humanas. Por un lado, necesitaremos satisfacer las necesidades esenciales de la vida, por otro, debemos invertir continuamente en lograr conexiones positivas en la sociedad.

Todos los demás excedentes se considerarán no esenciales e incluso destructivos para nuestro mundo, el coronavirus ya nos ayudó a verlo mucho más rápido.

El principio de las empresas futuras debería, básicamente, ser opuesto al principio actual: beneficiar la conexión de la gente y no causar daño ni a la gente ni a la naturaleza. No debería haber más situaciones en las que una persona o empresa aumente sus ganancias a expensas de otras. La prioridad deberá cambiar totalmente para que todos nos enfoquemos en el beneficio de todos. Así, el éxito no se verá en términos de obtener ganancias de la sociedad, sino en términos de contribuir a la sociedad y las empresas que mantengan el objetivo de beneficiar a la sociedad, serán las que prosperen.

Peculiaridades de nuestro tiempo

Pregunta: La historia del desarrollo humano es la historia del desarrollo de nuestros deseos. Hace unos 3,500 años, el nivel de los deseos animales básicos comenzó a desarrollarse por; comida, sexo y familia.

Durante 4,000 años hasta el siglo V de la Era Común, el deseo de riqueza se volvió dominante en la humanidad. Del siglo V al XV fue el deseo de poder. Del siglo XV al XX fue el deseo de conocimiento. Y desde finales del siglo XX y principios del XXI es el deseo de revelar el sentido de la vida y llegar precisamente a este grado de la pirámide.

¿Cuál es la peculiaridad de nuestro tiempo? ¿qué es llegar precisamente al último grado, en lo espiritual?

Respuesta: Nuestros deseos se desarrollan gradualmente, de acuerdo con leyes especiales. El grado más alto es en el que estamos hoy. Es realmente el más alto: el ego empuja al hombre a lograr equivalencia de forma con el Creador, a ser como el Creador.

Por otro lado, se nos revela la total imposibilidad de lograrlo. Y llegamos a la conclusión de que la tarea de llegar a ser como el Creador no se resuelve directamente, “de frente”, sino que se desarrolla y se realiza de manera diferente.

Todos deberían recibir la fuerza de la naturaleza que les ayude a cambiarse y a construir una estructura por encima de sí mismos, llamada «Hombre – Adam«, «como el Creador – Adameh«. Pues, somos animales en todas nuestras actividades ordinarias.

¿Y dónde se esconde en nosotros el hombre que necesitamos desarrollar? Muy profundamente; es sólo un pequeño deseo que se ha desarrollado en nosotros durante siglos y hasta ahora comenzamos a sentirlo. Y llega de forma muy interesante: no debemos desarrollar nuestra naturaleza egoísta original, sino cambiarla por la opuesta, la altruista. Esto es equivalencia de forma con el Creador.

Si quieres ser humano, debes darte la vuelta, renunciar a la existencia animal y a las inclinaciones humanas. Renuncia a todos los valores actuales, como riqueza, poder, fama y conocimiento y ante todo, prefiere sólo el estudio del Creador y lograr equivalencia de forma con Él.
[269068]
De Kabtv «Habilidades de organización» 25/jun/20

Material relacionado:
Dar satisfacción al Creador
En todo, sólo está el Creador
Fe, miedo y adhesión con el Creador

Decadencia del imperio del egoísmo

No entendemos dónde está nuestro libre albedrío ni cómo lograrlo e implementarla para no dañar a otros, porque todos estamos conectados. Ve la agitación en Estados Unidos, es una verdadera guerra civil. También hay manifestaciones en Israel y lo mismo sucederá cada vez más en todo el mundo porque la situación empeorará.

El mundo está perdiendo sus lazos egoístas, con los que estaba conectado: tú me das y yo te doy mercancía-dinero-mercancía-dinero. Fue el sistema en el que vivimos por miles de años, hasta que lo exprimimos por completo. En los años 50 del siglo pasado, este sistema alcanzó su apogeo y luego comenzó a corromperse. Era inevitable, porque, de lo contrario, nunca llegaríamos a la corrección espiritual.

Y por eso, hoy nos encontramos en un mundo que revela muchos problemas que no nos permitirán volver al estado anterior. La mente financiera y gubernamental busca mantener los sistemas existentes, donde había un equilibrio entre cuánto inviertes y cuánto puede obtener o comprar.

Este sistema egoísta estaba relativamente equilibrado y todos entendieron que así era la vida. De repente se derrumbó en un instante. Nadie sabe cómo solucionarlo ni qué nos pasará en el futuro. Nos encontramos en una situación en la que el mecanismo anterior dejó de funcionar. El ego, la fuerza impulsora, me mantuvo en confrontación con los demás todo el tiempo, determinó cuánto daría cada uno, cuánto recibiría y nos unió en relaciones egoístas.

Pero esta conexión ya no funciona. ¿Qué regulará nuestras relaciones? Creamos un ejército, una policía, un sistema educativo, una cultura y un sistema financiero. Nuestro ego nos empujó a construir una sociedad egoísta, que de repente, dejó de funcionar. Esta crisis no es igual a ninguna otra crisis anterior en la historia.

Nos pareció que logramos una organización de la sociedad humana excelente, correspondió a nuestra naturaleza egoísta. Tuvimos oportunidad de viajar, ver el mundo y entendernos porque todos estaban motivados por un deseo: ganar más. ¿Qué estamos perdiendo? Sólo una cosa nos falta: que así no logramos el propósito de la creación.

Ve lo que pasa, el Creador, con ayuda del coronavirus, arruinó todos nuestros planes para una buena vida. Ahora descubrimos que todos nuestros preparativos para esa buena vida no nos ayudan, ya ni un solo sistema egoísta funciona. ¿Que se puede hacer? La única forma es pasar del sistema egoísta a uno altruista.

¿Por qué no podemos pasar a otro sistema aún más egoísta si el anterior dejó de funcionar? El caso es que hay un programa superior que nos gobierna. Desde nuestro nivel, no podemos apreciarlo, pero los cabalistas explican cómo usarlo. Si lo aceptamos, podremos seguir adelante y si no, nos quedaremos en la etapa anterior hasta que el programa nos obligue a seguir adelante.

Al final de la corrección, el sistema funcionará desde ambos lados: desde el lado del gran egoísmo y desde el lado del gran otorgamiento. Estas dos fuerzas trabajarán una contra la otra y el ser creado, en medio entre ellas, las usará a ambas de forma integral, armoniosa y perfecta.
[269084]

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 28/jul/20, Escritos de Baal HaSulam, «La libertad»

Material relacionado:
¿Cómo sé como es mi egoísmo?
La fuerza del Egoísmo y la fuerza del Bien
Carrera contra el egoísmo creciente

Nueva Vida 1266 – ¿Cómo salir del estrés?

Nueva Vida 1266 – ¿Cómo salir del estrés?
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi and Yael Leshed-Harel

Resumen

En esta era del coronavirus nos sentimos presionados y estresados, ya no sabemos lo que enfrentamos ni cómo equilibrar las cosas.  Somos como personas a la orilla del mar, disfrutando las olas, sin darnos cuenta que se acerca un tsunami, hasta que la ola de 20 metros está directamente frente a nosotros. Necesitamos ayudar para que esta transición hacia la nueva era, ocurra, aunque no podemos digerir lo que está pasando. Necesitamos un sistema de educación global, integral, que nos enseñe a superar todas las dificultades y los problemas con unidad y conexión. Necesitamos cambiar nuestra actitud hacia la sociedad y hacia el mundo entero, para que cuidemos de todo, como un hombre con un corazón. La naturaleza quiere que nos volvamos uno con el sistema único en el que vive toda la naturaleza.
[268032]
De Kabtv “Nueva Vida 1266 – ¿Cómo salir del estrés?” 21/jul/20
Video: Reproducir ahora        Audio: Reproducir ahora

La escalera del ascenso espiritual

Hay una escalera de ascenso espiritual en cuya cima está la Luz. El primer nivel desciende desde esta Luz y se divide en dos partes: superior e inferior – 1a, 1b. La segunda etapa es 2a, 2b. La tercera es 3a, 3b, etc.

 

 

 

 

 

La Luz entra en el primer nivel cuando el nivel lo quiere, pero no puede recibir Luz porque quiere recibirla sólo por su propio bien y la Luz no entrará. Puede recibirla sólo al grado en que otorga a la Luz. Es decir, existe el deseo de la Luz y el deseo del ser creado. 

¿Cómo puedo llegar al estado en el cual querré otorgar, sabré para qué vivo y qué puedo otorgarle al Creador

Para hacerlo necesito sentir el nivel inferior. Si me acerco a él, recibiré su deseo de conectarse con la Luz y lo transmitiré hacia arriba. 

Esta transmisión de un deseo extraño, que no es mi deseo, indica que no quiero recibir Luz por mi propio bien, de forma egoísta, sino con el fin de transmitirla hacia otros. En un estado así, yo no la recibiré. 

En realidad estamos conectados en una espiral especial, donde cada uno existe para transmitir algo a otros y la Luz pasa a través de nosotros, llena a todos y nadie obstaculiza el camino de la luz. Así, nuestra conexión es la condición previa para el flujo de la Luz dentro de nosotros, hasta que llegamos al estado de eternidad total y recibimos placer completamente. 

En realidad, así necesitamos estar conectados y para hacerlo existe el mandamiento de “ama a tu amigo como a ti mismo” así, llegamos al estado placer infinito de parte de la Luz superior, es decir, de parte del Creador y le permitimos a Él existir dentro de nosotros.
[239735]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 16/sep/18

Material relacionado:
Acelerar el inicio del camino espiritual
Desde el pie de la escalera, hasta la Dvekut permanente
Cumplir con las leyes espirituales

Salud y medicina, parte 2

¿De qué depende la salud humana?

Pregunta: Hay dos tipos de impactos de la sociedad en el hombre.

El primero es un impacto indirecto e inconsciente. Por ejemplo: contaminación de la atmósfera, del agua, experimentos genéticos que se llevan a cabo en animales para su alimentación, etc. Todo esto nos afecta naturalmente.

El segundo es el impacto directo y consciente de la sociedad: los medios de comunicación, todo tipo de palancas económicas y normas sociales.

¿Cree que la salud humana, en la mayoría de los casos, depende más de la sociedad o depende de la genética?

Respuesta: La salud depende de ambos.

Principalmente, sin duda, de la genética. Pero aún así, como dicen, la existencia determina la conciencia. Por eso, es imperativo pensar en qué ambiente le damos a la gente, aunque en un mismo ambiente hay algunos que lo toleran relativamente bien y hay quienes perecen.

Observación: Los médicos dicen que la salud humana depende un 10% de la atención médica, un 20% de la herencia, otro 20% del entorno, es decir, de las actividades de las personas. Y el 50% está determinado por su estilo de vida. Y la forma de vida está dictada por los medios de comunicación y por el período histórico en el que se vive.

Es decir, en principio, podemos decir que el 80% de la salud depende de la sociedad.

Mi comentario: Por supuesto, la esperanza de vida y su calidad dependen de la relación entre la gente, de su comunicación.
[269031]
De Kabtv “Era post coronavirus” 14/may/20

Material relacionado:
“Secretos de la salud del organismo social”
Alma y salud física
La medicina: Un negocio rentable

Lección diaria de Cabalá – 20/ago/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Arvut (Garantía Mutua)»
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «El amor cubre todas las transgresiones»
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «La obligación de Bnei Baruj  a la humanidad en la última generación»
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora