¿Dónde se esconde el libre albedrío?

Pregunta: ¿Cómo afectará la pandemia actual a nuestro desarrollo? ¿promueve el libre albedrío humano? Vemos que, por el contrario, nos quita la libertad de elección porque nos comportamos de acuerdo con las circunstancias externas en las que existimos ¿dónde está la libertad aquí?

Respuesta: De hecho, no tenemos libre albedrío. Nunca nos ha guiado; actuamos sólo en nombre de nuestro egoísmo.

Teniendo en cuenta todas las restricciones que nos impone el entorno, actuamos bajo la influencia de un solo factor, nuestro ego, complacerlo y satisfacerlo a cada instante.

Comentario: En el pasado, al menos había una ilusión de libre albedrío.

Mi respuesta: Tienes razón, la ilusión desapareció. Pero precisamente porque ya no existe, tenemos oportunidad de lograr un verdadero libre albedrío.

Es elevarnos por encima de nuestro egoísmo, que nos encadena de pies y manos y no nos permite ser libres de ninguna manera. Es decir, el libre albedrío es, ante todo, la libertad de la naturaleza egoísta, que se nos impuso desde arriba.

Pregunta: ¿Por qué está escrito en muchas fuentes que el libre albedrío es sólo la elección del entorno correcto?

Respuesta: Este ya es un medio. Si creo que estoy obligado a salir del poder del ego que me domina, busco un medio para lograrlo. Y resulta que sólo se puede hacer construyendo un entorno apropiado que me influya correctamente.

Pregunta: En cualquier sociedad egoísta, recibir de ella me da placer y devolverle causa sufrimiento. No quiero dar o quiero, pero en la medida en que recibo de ella.

Pero de repente los valores en la sociedad comienzan a cambiar y me dicen que dar es bueno. Empiezo a trabajar, por así decirlo, contra mi ego ¿es el libre albedrío del que hablamos?

Respuesta: El libre albedrío es exponerse a la influencia del entorno correcto en el que la propiedad de otorgar se considera la más alta y prevalezca sobre la propiedad de recibir.

Luego, al incluirme en esta sociedad, como niño pequeño con los ojos cerrados, rindiéndome a ella, puedo cambiar estos dos niveles en mí para que la propiedad de otorgamiento sea más importante, mejor y mayor para mí en comparación con la propiedad de recepción.

Pregunta: Entonces, por un lado, voy en contra de mi propiedad natural de recibir. Por otro, la sociedad me brinda ciertos valores que me dicen que vale la pena retribuir, ¿ese conflicto evoca en mí cierto espectro de acciones en las que soy libre?

Respuesta: Absolutamente correcto
[268221]
De Kabtv “Era post coronavirus” 30/abr/20

Material relacionado:
¿Por qué no sentimos nuestra interdependencia?
El libre albedrío está por encima del deseo
¿Cuál es la libertad de elección de la gente?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta