¿El saco de boxeo del destino?

Mi nuevo articulo: «¿El saco de boxeo del destino?«

Nadie esperaba que el huracán Laura se volviera tan catastrófico, así como nadie esperaba que los incendios de California fueran tan devastadores ni que la Covid-19, en septiembre, siguiera propagándose y matando gente. Tampoco, nadie pensó que la economía de Estados Unidos (EUA), que iba tan bien, se vería frenada por el virus, que el mercado laboral, que probablemente era el mejor de todos los tiempos, bajara en cuestión de semanas ni que la sociedad se vería desgarrada por los estallidos de tensión racial. Nadie lo imaginó, pero sucedió y sigue sucediendo. EUA está siendo golpeada a diestra y siniestra, arriba y abajo y la tierra de las posibilidades ilimitadas parece haberse convertido en el saco de boxeo del destino.

Evidentemente Estados Unidos  es un país único. No surgió de una tribu o clan, sino que se formó con el tiempo a medida que llegaban inmigrantes de tierras lejanas, a menudo de circunstancias dudosas y arribaban en una tierra salvaje de nadie, donde podían hacer nuevas leyes. Y hacer las reglas que hicieron. Nadie podía tocar la propiedad de otro ni siquiera entrar en ella sin permiso. Si lo hacia, podía recibir un disparo por allanamiento y la ley estaría del lado del tirador.

Pero la privacidad fue mucho más allá de la propiedad. Los colonos de la tierra recién conquistada, determinaron que nadie puede decir a nadie lo que debe hacer, pensar o decir, siempre y cuando no haga daño a su prójimo. La religión, un formidable inhibidor en Europa, de donde procedía la mayoría de los primeros colonos, fue declarada como asunto personal y perdió su poder de castigo. Todos eran libres para perseguir su sueño de fama y fortuna y ese fue el sueño en el que la mayoría vivía. En muchos sentidos, todavía lo es.

Durante mucho tiempo, ese sueño tuvo éxito. Buscándolo, EUA se convirtió en la única superpotencia del mundo; su poderío militar, su influencia económica y cultural impregnaron todos los rincones del mundo. Todos, desde sus mejores amigos hasta sus peores enemigos, querían y quizás aún quieren lograr el Sueño Americano. Ese sueño es principalmente dinero y riqueza. Poco a poco, EUA se convirtió en el líder del mundo libre, donde la gente era esclava sólo del mandato de su ego.

Duró hasta ahora. En algún momento, el ego excedió sus límites y comenzó el colapso desde adentro. La sociedad que se construyó con base en el ego, no pudo soportar sus demandas cada vez más egoístas y comenzó la implosión. Cuando la gente empezó a renunciar a sus sueños, buscó formas de aliviar su dolorosa desilusión. EUA se convirtió en una nación de fugitivos que escapaban de su propio vacío. Obesidad, abuso de sustancias, homicidio, suicidio, extremismo y todas las formas de fuga, fueron más probable de arraigarse allí que en cualquier otra parte del mundo. Simplemente, la gente necesitaba alejarse de su desengaño.

La naturaleza, de la que EUA estaba tan orgulloso y con razón, parece haberse unido a la “tendencia” de golpear al país y lo ha apaleado por todos lados. A su manera, dijo a sus colonos, “¡Basta!”

Los tiempos cambian. El ego pierde fuerza y el control del planeta. La naturaleza y la humanidad se están recuperando; la bestia personal del ego, está herida. Pero en EUA, donde el ego escribió su constitución, es donde más duele.

En los tiempos venideros, la consideración mutua será obligatoria, la responsabilidad de unos por otros, será un hecho y la cultura basada en el ego se derrumbará. Estamos en un cambio de civilización. Es una revolución que nunca antes vimos. No es una revolución en tecnología ni en gobierno ni en economía ni en todo lo anterior combinado. Es una revolución en la naturaleza humana. La humanidad entró en una etapa de transformación de la cual emergerá como una nueva creación: cuidadosa, considerada y unida como una.

Los que entierren su orgullo saldrán ganando. Los que se mantengan al lado de su ego caerán junto con él.

EUA se hizo grande gracias a gente valiente que luchó contra las probabilidades. Seguirá siendo grande sólo si se atreve a domar su propia osadía.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta