Estados Unidos: muerte lenta por implosión

Mi nuevo articulo: «Estados Unidos: muerte lenta por implosión«

¿A dónde va Estados Unidos (EUA)?

Parece que no hay un rincón en este vasto país que no experimente algún tipo de crisis y, a menudo, más de una al mismo tiempo. En la costa oeste, el segundo y tercer incendios más grandes en la historia de California están ardiendo, junto con más de 500(!) otros incendios.

Los incendios comenzaron después de que California fuera alcanzada por 11,000 rayos en sólo tres días. Por cierto, los 10 incendios más grandes en la historia de California han sido en los últimos 17 años, esto nos habla del cambio climático. Pero California no sólo está ardiendo.

El aire lleno de humo hace que sea aún más incómodo y a menudo arriesgado, usar mascarillas para protegerse de COVID-19, que está causando estragos en todo EUA, hasta ahora ya infectó a casi 6 millones de personas y mató a más de 180,000.

Pero mucho más está sucediendo en EUA en este momento o, sucedió hasta hace muy poco (dependiendo de cuándo leas esta columna).

En Oregón, los anarquistas se apoderaron del centro de Portland y aterrorizan a los residentes, saquean tiendas, alteran la vida e intentan incendiar el palacio de justicia federal en la ciudad.

En el Golfo de México, Luisiana y los estados vecinos están siendo azotados por dos tormentas tropicales (una ya es huracán) en un lapso de dos días.

En Chicago, la calle comercial de lujo, Magnificent Mile, fue saqueada y sus tiendas destruidas por anarquistas, además hay una ola extrema de violencia armada.

Muchos habitantes adinerados de Chicago tratan de salir de la ciudad, pero no pueden encontrar quién compre sus apartamentos en el centro. Justo al norte de Chicago, en Kenosha, Wisconsin, un oficial blanco disparó por la espalda, a un hombre negro, desarmado y frente a sus hijos, esto reavivó las protestas contra la brutalidad policial.

En la ciudad de Nueva York, la violencia armada aumentó, más de 1,100 personas han sido asesinadas, en lo que va del año, sólo en la ciudad de Nueva York.

Y mientras todo esto sucede, el hambre se está extendiendo por todo el país. Según Forbes, “como mínimo, el número de hogares que carecen de … suministro estable de alimento, se duplicó y posiblemente triplicó [desde abril de 2018], lo que hace que las tasas actuales de inseguridad alimentaria [casi un 30%] sean más alta que en cualquier otro momento, desde que comenzó la recopilación de datos”. Con un simple cálculo, esto significa que aproximadamente 100 millones de personas en el país, a menudo pasan hambre.

Pero esos números no son lo peor del golpe. Según Brookings Institution, en abril de este año, el 34% de los hogares con niños menores de 18 años sufrían de falta de alimentos y lo mismo con, el 41% de los hogares con niños menores de 12 años.

En palabras simples, actualmente muchos millones de niños pasan hambre, en lo que se suponía que era la tierra de las posibilidades ilimitadas.

¿Es coincidencia que lo peor de la naturaleza y lo peor de la naturaleza humana parezcan estar convergiendo en un solo lugar? No es coincidencia, en absoluto.

¿Qué está pasando aquí?

Aquí hay fuerzas en juego que tienen impacto en todos los niveles de nuestra vida: físico, emocional y social. En el nivel físico, se manifiestan en calentamiento y enfriamiento, tirando y empujando, extendiéndose y convergiendo. A nivel emocional, se manifiestan en amor y odio, alienación y afecto, apatía y simpatía. En el plano social, forman cohesión y desintegración, guerra y paz, tolerancia y extremismo.

Cuando una fuerza domina a la otra, atrae hacia ella otra fuerza que la equilibra y restablece el equilibrio del sistema. A medida que el sistema pasa de un desequilibrio a otro, las ondas tienen impacto en todos los niveles de la naturaleza. Mientras más abrupta y contundente sea la restauración del equilibrio, más agudo será su impacto en todos los niveles de la existencia.

EUA por muchos años fue el centro de la civilización basada en el ego de la humanidad. Así que, cuando el sistema comienza a equilibrarse, su impacto se sentirá en su corazón más que en cualquier otro lugar.

No hay escasez de alimentos, pero hay hambre en todas partes. No faltan recursos, pero hay pobreza extrema. Podría haber una gran educación para todos, pero está reservada para los que pueden pagarla.

En ningún lugar reina un ego tan supremo como en EUA. Así, cuando la naturaleza comienza a imponer equilibrio, al que más lastima es a EUA.

El proceso de desvío de la cultura basada en el ego, ya empezó y se acelerará. No hay vuelta atrás. Y EUA, que estaba arriba mientras el ego reinaba, estará abajo cuando caiga.

Sin embargo, no todo está perdido, EUA aún depende de sí mismo. Si los ciudadanos son lo suficientemente valientes como para desafiar sus propias creencias y el sistema en el que crecieron y siguen el impulso de la naturaleza para equilibrar; recibir con dar, individualidad con reciprocidad, ego con altruismo, una vez más, saldrán ganando. Si se niegan, la naturaleza les mostrará, “quién manda”.

La nueva era no refuta el sueño americano. Sólo está en contra de lograrlo a costa de otros. La nueva era promete abundancia, pero a condición de que todos la disfruten.

Si en el futuro abogamos por tiranía, acoso y superioridad, la naturaleza no lo tolerará. La era del equilibrio no es de escasez; es de abundancia para todos, pero ante todo, abundancia al cuidarnos unos a otros por igual, por sobre las diferencias.

Esta es la única ruta que Estados Unidos puede tomar si quiere salvarse de la miseria.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta