Hacia dónde vamos con la COVID en el asiento del conductor

Mi nuevo articulo: «Hacia dónde vamos con la COVID en el asiento del conductor«

Ahora estamos en verano y la COVID aún se está extendiendo muy rápido. En un par de meses, cuando la temperatura enfríe, se propagará aún más rápido. No será otra temporada de gripe; nos agotará.

Por el momento, los gobiernos aún tienen programas de ayuda, pero están gastando el dinero muy rápido y pronto no quedará nada. Cuando eso suceda, lamentaremos habernos gastado el dinero en salvar empresas sin esperanza, esas empresas desaparecerán para siempre, igual que el dinero, y tendremos que volver a lo básico.

Esto, según la sabiduría de la Cabalá, es toda la idea de la COVID-19: está borrando el siglo anterior y nos vuelve a lo básico: obtén lo que necesitas y agradécelo.

Pero no nos va a mantener ahí. Podemos producir mucho más de lo que necesitamos, pero lo guardamos para nosotros, para que se atasque y no vaya a ninguna parte, la gente pase hambre y los fabricantes quiebran. La COVID nos enseñará a producir sólo lo que se necesita y velará por que todos lo obtengan. Así, todo irá bien.

Al principio lo haremos porque será la única forma de sobrevivir. Pero una vez que el sistema comience a funcionar, nos daremos cuenta de que es una forma de vida mucho más gratificante. Las máquinas harán la mayoría del trabajo que la humanidad necesita para su sustento y la gente será libre para socializar. Poco a poco nos daremos cuenta de que la razón de nuestra enfermedad y, de todas las enfermedades, son nuestras conexiones negativas.

Con tanta mala voluntad y malos pensamientos mutuos, fue imposible construir una civilización sostenible, por eso apareció el coronavirus y nos obligó a reiniciar el sistema. Si insistimos en seguir como estábamos, no funcionará. Si aceptamos la situación, aunque sea de forma involuntaria y seguimos los dictados de la COVID para asegurarnos de que todos obtengan lo básico y dedicamos nuestro tiempo a conectarnos unos con otros, todo funcionará y el virus no nos afectará.

La vacuna que necesitamos es la cohesión social. Una vacuna médica podría funcionar por un tiempo, pero poco después, aparecerá otro virus que será más violento y se propagará más rápido que el coronavirus, así que, ¿por qué no buscar la solución definitiva?

Como cabalista, entiendo que la naturaleza humana se resiste a una solución que implique cuidar a los demás. Pero al cuidarlos, descubrimos el mundo real en el que vivimos. Revelamos una vasta realidad conectada y aprendemos a trabajar dentro de ella en armonía. Hasta cuando nos preocupemos por los demás podremos encontrar la verdadera felicidad, a medida que aprendemos a vivir acorde con todo lo que nos rodea.

La COVID puede doler, pero es porque somos obstinados y no queremos saber que es en nuestro beneficio. Como podemos ver, el camino del ego y de creer que merecemos fue eliminado. Podemos elevarnos en el camino de la conexión o permanecer en nuestro ego y ser derrotados, hasta que logremos convencernos.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta