La vacuna para la COVID-19 debe tocar el corazón

Mi nuevo articulo: «La vacuna para la COVID-19 debe tocar el corazón«

Uno por uno, los países están luchando por firmar contratos de millones de dólares para comprar vacunas inexistentes, para COVID-19. Por el momento, el desarrollo de una vacuna eficaz es muy cuestionable, al menos de acuerdo con el secretario general de la OMS, Antonio Guterres y el asesor de coronavirus de la Casa Blanca, Anthony Fauci, quienes afirmaron que es poco probable que haya una vacuna efectiva en un futuro previsible, si es que llega a haber alguna vez.

Pero incluso si se desarrolla una vacuna, no acabará con nuestros problemas. De hecho, sólo los exacerbará y por una buena razón.

Necesitamos entender que el coronavirus no es un suceso independiente; es la primera de una serie de crisis que, eventualmente, nos sacarán de nuestra mentalidad egocéntrica y nos obligarán a ser considerados y finalmente, a cuidarnos unos a otros y a cuidar a la naturaleza. Mientras más usemos cada crisis para avanzar, más fácil será la crisis y más fáciles serán las crisis que vendrán después. Dicho de otra manera, mientras más esfuerzos voluntarios hagamos para cambiar, menos esfuerzos hará la naturaleza para obligarnos a hacerlo.

Por el momento, la humanidad y el resto de la realidad se encuentran en trayectorias opuestas.

Si bien, todo lo que nos rodea está conectado, la gente piensa cada vez más sólo en sí misma. Somos ajenos o indiferentes al daño que nos causamos unos a otros y a la naturaleza, sólo queremos satisfacer nuestros caprichos inmediatos.

Pero ocho mil millones de personas no pueden vivir así; es insostenible. Y debido a que la naturaleza no funciona de esa manera y estamos sujetos a sus dictados, aunque no nos guste la idea, la naturaleza nos obligará a cambiar de rumbo y a alinearnos con ella. Por eso, cuanto antes cambiemos la ruta, menos dolor tendrá que darnos para impulsarnos a hacer lo que quiere.

Resulta que existe una cura eficaz para la COVID-19, pero no tiene nada que ver con medicina y tiene todo que ver con nuestro corazón. Cuando cambiemos nuestra actitud y cambiemos nuestro corazón de separación a integración, cuidado, compasión y responsabilidad mutua , descubriremos que derrotamos al virus sin siquiera combatirlo.

De hecho, al hacerlo, no sólo nos protegeremos contra el coronavirus, sino contra todos los golpes futuros que la naturaleza planea mandar sobre nosotros en la medida en que nos neguemos a alinearnos con su dictado de ser considerados, conectados y cuidar a nuestro prójimo y a toda la creación.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta