La vida es el equilibrio del bien y el mal

Los partidos y las tendencias en oposición quieren destruir a sus oponentes, pero no entienden que no puede existir uno sin otro. Uno no debe destruir al otro, sino conectarse correctamente con el fin de crear concesiones mutuas, un lugar para una tercera fuerza, que es común para ambas partes, el Creador. 

Con mi disposición para hacer espacio para alguien más, obligo al Creador a revelarse a Sí mismo. 

Es la única forma  de lograr diversidad. No son sólo lindas palabras, deben provenir del entendimiento de que así es como funciona la naturaleza y no sobreviviremos de otra manera. Cada uno está obligado a hacer lugar para corrientes opuestas, respetar las opiniones de otros y no en contra de mi voluntad, sino porque soy consciente que así está construido el mundo. 

Nunca podremos destruir el punto de vista opuesto, porque al destruir al enemigo, nos destruimos a nosotros mismos. Debemos cuidar que el enemigo exista, porque me ayuda a revelar mi opinión. 

La naturaleza existe con base en la oposición de un más y un menos, crea vida en todas las formas posibles. Por lo tanto, debo estar dispuesto a aceptar a todos, desde el más a la izquierda hasta el más a la derecha, desde oponentes hasta aliados, porque es consecuencia del desarrollo de la sociedad humana. Todo lo que necesito saber es cómo construir el mosaico correcto, a partir de todas esas formas con el fin de ver a la verdadera humanidad. 

De esta forma viene de parte de la naturaleza, que crea todas las cualidades dentro de ella, con las que podemos conocer la creación y aprender a existir bien y felices. De otra manera, pelearemos continuamente, como niños pequeños. No vivimos; sino que nos ocupamos de intentar lastimarnos mutuamente. 

No tengo derecho a pensar en destruir ninguna corriente; Pues, no soy el Creador. Este deseo es una señal de corrupción, de desacuerdo con el programa del Creador. 

Hay espacio para todos, sólo si no nos destruimos uno a otro. Es decir que, incluso el ángel de la muerte se convierte en el ángel de santidad. No deja de ser el ángel de la muerte, pero con su ayuda, el ángel sagrado se eleva y los dos existen en oposición. 

Si una corriente destruye a la otra, ella misma no tiene ninguna base para existir. Por lo tanto, debe asegurarse que de existen oponentes. Uno no puede existir sin el otro. 

El mundo está basado en un equilibrio del bien y el mal, los buenos existen porque existen malos. No puede ser de otra manera. Ambos existen con el fin de crear un lugar para revelar al Creador -la fuente de ambos. 

Si descendemos del nivel humano al nivel biológico, veremos que nuestro cuerpo tiene muchos sistemas diseñados para destruir células y purificar el cuerpo, de otro modo, no puede existir. La vida es un entretejido de bien y mal. El cuerpo es un sistema dinámico que mantiene el equilibrio todo el tiempo, esto es llamado vida. Tan pronto como el equilibrio es interrumpido, el cuerpo muere. 

Todo en el mundo existe para mantener su opuesto. Inicialmente, no puede existir sólo un lado, uno puede ser más perceptible. Todos los sistemas ya existen y hay espacio para todo, sólo que algunos los podemos revelar más y otros menos, de acuerdo a nuestra naturaleza. Nuestra tarea es equilibrar todos esos sistemas y su equilibrio final será el fin de la corrección

Al final de la corrección, todo el mal y el bien serán revelados y veremos que lo que nos parecía mal, en realidad era bueno. Así llegamos a la perfección. 

El coronavirus y otros problemas que nos esperan nos llevarán a tal explosión de odio, que la humanidad comenzará a destruirse a sí misma. Por eso, necesitamos comunicar a todos que en nuestra sociedad, en el entorno, en el sistema de Adam HaRishón en el que existimos, no hay nada superfluo que pueda ser destruido ni removido del mundo. Sólo necesitamos organizar la conexión mutua correcta de todas las partes opuestas. 

Esto hace a todos más sabios. Uno entiende al otro, la opinión opuesta y se da cuenta de que es imposible sin ella, porque ambas se sostienen entre sí. 

Imagina que los 150 países en el mundo, de pronto fueran conscientes de que se necesitan: Todos necesitan a Rusia, EU, China, Japón, Europa y África. Imagina cómo cambiaría el mundo, cuánto se ahorraría en recursos, dinero y costos de armas y ejército. 

Pronto veremos que sin implementar este principio, el mundo simplemente está rodando hacia el abismo. Veremos que, cada vez, somos más dependientes uno de otro, pero no podremos unirnos. 

Cada uno debe entender que todo fenómeno tiene un lugar en el mundo. Todos los movimientos y fuerzas opuestas se necesitan mutuamente y deben tratarse bien entre sí porque la naturaleza superior nos obliga. 

Por lo tanto, es necesario no destruir ni eliminar al enemigo, sino existir juntos en oposición. Es en la oposición correcta que la posibilidad de existir en el grado superior nos es revelada. En realidad, por eso las fuerzas opuestas son reveladas, con el fin de obligarnos a elevarnos al siguiente grado. 

Ahí una vez más las fuerzas opuestas serán reveladas y si las tratamos correctamente, nos elevarán incluso a un grado más alto -hacia su causa. Así, nos elevaremos hasta descubrir que la causa de todo es el Creador, para quien el bien y el mal se sostienen entre sí, no hay bien sin mal y no hay mal sin bien. En general, el bien y el mal desaparecen, todo se fusiona con el Creador. 

Todos tenemos diferentes opiniones y no cambiamos nuestras opiniones por las de nadie más, como dos personas sentadas en el mismo auto y discuten por qué camino ir. No podemos encontrar una solución de esta manera. La única solución es revelar al Creador con concesiones mutuas y Él nos mostrará la dirección para avanzar. Esta dirección no es la indicada por uno ni por el otro, sino la que generalizan todas nuestras opiniones. 

Por eso, el Creador es llamado generalización. Él nos llevará en Su dirección, donde todos nuestros opuestos están conectados en un todo, donde no hay oposición y todos son iguales, todos son buenos y están en amor y unidad.
[268765]
De la lección diaria de Cabalá 3/ago/20,  El amor cubre todas las transgresiones

Material relacionado:
Amor y odio: un dúo inseparable
Desde el egoísmo
Agreguen la fuerza buena a la fuerza malvada

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta