Transformación del embrión al humano

¿Por qué la naturaleza hace que el proceso del nacimiento vaya acompañado de tan terrible agonía? El caso es que después, este dolor se torna en fuerza. El dolor que experimenta la mujer durante el parto la fortalece y le da una fuerza tremenda en la vida, eso le permite cuidar al bebé y soportar las pruebas de la vida.

El sufrimiento experimentado durante el parto fortalece el cuerpo de la mujer. Por tanto, una mujer que dio a luz es más fuerte que una mujer que no lo hizo y es más fuerte y más paciente que el hombre.

Los dolores de parto son muy beneficiosos para la salud, le da a la mujer paciencia y resiliencia en la vida. Por eso, el sufrimiento que atraviesa la humanidad ahora, en relación con el coronavirus le dará fuerza para su desarrollo futuro.

Pues tendremos que pasar de un mundo a otro, como el bebé que nace del vientre de su madre, que se convierte de embrión en humano. Después del nacimiento, comienza a comportarse de manera completamente diferente y a familiarizarse con una nueva realidad y un nuevo mundo fuera del útero de la madre. El cuerpo de un recién nacido comienza a actuar de forma independiente: el niño llora, sonríe, aprende a escuchar, ver y luego a hablar.

El niño también pasa por los dolores del parto, aunque no con tanta fuerza como la madre. Pierde todas las sensaciones que tenía dentro de su madre. Ella lo empuja, pero él también hace un esfuerzo por salir . Por supuesto, no comprende lo que está haciendo, actúa instintivamente al llamado de la naturaleza.

La naturaleza obliga al bebé voltearse de cabeza y le da fuerza para salir del útero por el estrecho canal de parto, para poder nacer. El bebé también hace un gran trabajo durante el parto.

Hoy todos nosotros somos un embrión y el útero de la madre es nuestro entorno. Necesitamos nacer con la ayuda del entorno y comenzar a vivir en un nuevo ambiente, sentirlo como el Partzuf (rostro hebreo) de nuestra alma.

Nos vemos obligados a renunciar a la vida habitual en el viejo mundo, donde nos sentíamos cálidos, confiados, protegidos. Dejamos este lugar y salimos a un mundo nuevo que no conocemos ¿cómo podemos atravesar ese estado, superar esta barrera?

Aún no es visible que el útero comience a abrirse. Todo está cerrado, aunque ya comenzaron las contracciones. Pero esas contracciones, la presión sobre la humanidad dentro del útero, aún no está dirigida. El embrión aún no se voltea de cabeza, tomará tiempo para que nazca.

Dar la vuelta es un cambio de valores, de todo lo que antes era importante. Cabeza arriba significa que lo más importante para mí es mi ego y mi existencia egoísta. Pero ahora quiero abandonar este enfoque, cancelarlo, olvidarme de mí mismo y empezar a comportarme de una manera nueva, es decir, me doy la vuelta.

Todo lo que antes era importante para mí ya no lo es, pero lo importante ahora es completamente diferente de antes: otorgamiento, unidad, amor por el prójimo. Los viejos valores de la sociedad humana, comida, sexo, familia, dinero, poder, conocimiento, todo eso pierde su valor en el nuevo mundo, donde todos vamos a nacer juntos. Se actúa sobre principios completamente diferentes.

Lo principal para nosotros es unirnos y revelar una nueva realidad en nuestra conexión, un poder superior, unirnos con él y fortalecer constantemente este contacto.
[268379]
De Kabtv «La mujer en el nuevo mundo» 9/jul/20

Material relacionado:
El nacimiento de un nuevo programa para la vida
Coronavirus: tiempo de cambio
Dos puntos de vista del estado en el que se encuentra el mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta