entradas en '' categoría

Derecha e izquierda: el antisemitismo en Estados Unidos une a los judíos

De mi página de Facebook Michael Laitman 2/sep/20

Los fuertes aplausos al finalizar el Comité AIPAC  Comité de Asuntos Públicos Americano Israelí, de sus siglas en inglés) dejaron a los judíos en una preocupante tormenta local: el antisemitismo. Tanto desde la derecha como desde la izquierda del mapa político los judíos concordaron que el antisemitismo es el principal problema que les acecha, y es totalmente incómodo reconocerlo: es también el motivo que los une.

Es cierto que a lo largo de tres inspiradores días de alabanzas a Israel el lobby pro israelí en los Estados Unidos se dedicó al tema de la negociación nuclear de Irán, los interminables procesos de paz y la irreverente actitud hacia el judaísmo no ortodoxo, pero estos temas no lograron remontarse ya que el antisemitismo está carcomiendo la comunidad judía cada día más.

No hay hacia dónde huir. Los judíos no encontrarán un sitio que les proteja del odio, dondequiera que pongan el dedo sobre el globo terrestre; ni siquiera en Israel. Supongamos que el odio hacia los judíos empeore en Estados Unidos y un millón de judíos se despida de la tierra de las oportunidades infinitas, Israel no estaría preparado para absorber nuevos inmigrantes en masa.

La desconexión también es muy aguda. La mentalidad de los judíos americanos es tan diferente a la de los judíos en Israel que las relaciones se deteriorarían con facilidad y se convertirían en dilemas sociales y acusaciones mutuas. Los precios de la vivienda saltarían y los del mercado subirían ya que la demanda aumentaría. Una nueva brecha social podría deteriorar completamente el tejido israelí, o en el mejor de los casos, producir un partido político adicional a los múltiples partidos que ya existen.

La solución se encuentra únicamente en la formación de una infraestructura para una sociedad unida aquí en Israel. Una unión, no solamente para los judíos de América, sino para todos los judíos del mundo. Mañana los países de la Unión Europea, por ejemplo, podrían poner en aprietos al Estado de Israel con limitaciones y boicots, lo cual cortaría de una las relaciones con ellos y con esto, una fuente importante de sustento.

Según la Sabiduría de la Cabalá, la conexión entre los judíos produce una fuerza positiva de unión; una fuerza que alberga en su interior una fuerza superior, eterna y completa. Nadie puede contra su poderío.

Una buena y positiva conexión en los límites de la tierra de Israel en la que toda la sociedad israelí se involucre producirá un desempeño sano de raíz: un orden y una reorganización de los recursos, provisión de las necesidades básicas de cada individuo, una atmósfera de responsabilidad y preocupación por los demás.

Por el momento, los judíos estadounidenses  están ocupados con el lobo antisemita que los rodea y los une en contra de su voluntad. Ellos no consideran abandonar su patria sino que mantienen una esperanza en el partido que apoyan, en el lobby pro israelí y otros en Trump.

Por eso, mientras el odio está en sus primeras fases de efervescencia, además de la incapacidad de Israel de absorber inmigrantes, solo queda animar a los judíos de Estados Unidos a unirse entre sí en una sola congregación sin diferencias. Diseminar y publicar en todos los medios de comunicación judíos que la unión es la protección más fuerte. Es el futuro y es el pasado, es la espada y el escudo. No solo contra los antisemitas, sino contra todo el mundo.

Aunque los días pasan y todo parece tranquilo en la superficie, por debajo son turbulentos y tormentosos. Por eso, en cada tuiteo y cada artículo, continuaremos clamando por una unión de corazones. En todo momento anhelaremos la unión interna para ser en verdad un ejemplo para todas las naciones.

Covid-19: El látigo de la humanidad

De mi página de Facebook Michael Laitman 2/sep/20

El virus no vino a corregirnos. Vino a mostrarnos que tenemos que corregirnos a nosotros mismos. No hará nuestro trabajo. Tenemos que aceptar que no podemos ganarle en el juego del escondite, donde cada vez que bajan los niveles de contagio, aliviamos las restricciones y nos volvemos locos, hasta que el virus “ve” que salimos del escondite y regresa, más contagioso y violento que antes. Es imprudente jugar con la vida de nuestros seres queridos, y no sólo de ancianos y enfermos, también con la de nuestros hijos.

Así como los jinetes azotan al caballo para que corra más rápido, la naturaleza nos azota usando la Covid-19, para impulsarnos a trabajar en nuestras relaciones. Ya logramos algunos avances, la mayoría de los gobiernos reconocen que no pueden dejar que la gente muera de hambre por falta de empleo. Hay paquetes de rescate, pero son pocos y distantes. Peor aún, no ven el problema principal: nuestra indiferencia hacia los demás. Si fuéramos menos descuidados y nos preocupamos más por nuestro prójimo, podríamos superar fácilmente cualquier prueba que nos envíe la naturaleza. Si junto con la ayuda monetaria, no construimos programas que nos enseñen a cuidar a otros, terminaremos en ruptura social y aniquilación.

La simple verdad que la Covid nos muestra es que sólo pensamos en nuestro beneficio y que, si podemos ganar a expensas de otros, tanto mejor. En nuestra defensa, podríamos argumentar que así es la naturaleza humana, que la naturaleza nos hizo egoístas y no se nos puede culpar por serlo. Si bien, es cierto, también es cierto que la naturaleza no abandona a su creación egoísta. Hace lo contrario, la entreteje en una red de conexiones recíprocas y su unidad es su última fuente de fuerza. Si insistimos en ser egoístas, acabaremos destruyéndonos, nos mataremos en el sentido más literal de la palabra. Es sólo cuestión de tiempo y ya no queda mucho.

Nada está estático en la naturaleza; todo evoluciona a su ritmo, hacia el resultado inexorable de la fusión total. La humanidad, como los demás elementos naturales, también evoluciona en esa dirección. Si vemos a la sociedad humana a lo largo de la historia, fácilmente identificamos que pasamos de clanes a aldeas, de aldeas a pueblos, de pueblos a países, hasta que al fin nos convertimos en una aldea global.

Pero, lo hicimos sólo a nivel social. Emocionalmente, estamos tan separados como siempre lo estuvimos. De hecho, en muchos sentidos, estamos más separados que nunca, pues nuestro individualismo constantemente es desafiado por nuestra interdependencia forzada. No podemos hacer nada por nosotros mismos: no podemos hacer nuestra comida ni nuestra ropa ni nuestra casa. Pero odiamos este hecho, incluso si no lo sabemos; queremos sentirnos únicos y especiales. Este choque crea la miríada de trabas que tiene la sociedad, desde violencia hasta abuso de sustancias, suicidio, todo tipo de escapes, fanatismo, trastornos mentales y emocionales y todas las señales de angustia que la gente envía.

Pero la naturaleza no nos dejará solos; nos acercará cada vez más a los otros, eso nos hará sentir cada vez más alejados en nuestro corazón. Sólo hay dos formas de que esto termine: el colapso total de la sociedad o que la humanidad se acople al camino de la naturaleza hacia la unidad. Por eso es imperativo que los gobiernos y las autoridades establezcan programas educativos que nos informen sobre el rumbo del desarrollo y nos ayuden a unirnos a él.

La gente no sabe por qué siente más odio, por qué sospecha más de los otros y por qué todos son tan malos entre sí. Si lo supiera, podría elegir unirse y poner fin a su miseria. Pero como es ajena al inexorable progreso de la naturaleza, su único remedio es protegerse, a ella misma y a su familia, lo mejor que puede, hasta que todo se desmorone y, sucederá pronto.

La única diferencia entre la humanidad y el resto de la realidad, es que el proceso evolutivo que ocurre por instinto en las demás criaturas, debe ocurrir conscientemente en nosotros. De hecho, somos la cúspide de la creación y podremos conducirnos en consecuencia, sólo si logramos entender la creación. Por eso, la humanidad no recibirá concesiones; tendremos que aprender cómo funciona todo y tendremos que pagar nuestra cuota. Mientras más rápido lo aprendamos, menor será la cuota

La fórmula perfecta para la vida

La garantía mutua es la ley general de la conexión correcta de toda la creación, por eso, al cumplirla, corregiremos todos los problemas.

Si observamos la garantía mutua entre nosotros, afectamos todas las partículas de materia a nivel físico y químico y, se conectarán correctamente. Al hacerlo, neutralizaremos todos los microbios, detendremos todas las epidemias y destruiremos a todos nuestros enemigos, desde personas hasta pequeños insectos.

La garantía mutua nos protegerá de todo: de las radiaciones nocivas, del calor y del frío extremos. La Tierra está a punto de explotar por los cambios climáticos, pero podemos calmar a la naturaleza ligando todas sus partes con garantía mutua. Sólo depende de cómo implementemos esta ley nosotros mismos.

La ley de garantía mutua es la fórmula perfecta para conectar a todas las partes de la naturaleza, en todos los niveles: inanimado, vegetal, animal y humano. No tendremos nada más de qué preocuparnos.

No tendremos que profundizar en el estudio de las sutilezas de la naturaleza, sus leyes ecológicas, zoológicas, biológicas y físicas. No es necesario descender al nivel cuántico porque desde nuestro nivel humano influimos en todas las capas inferiores de la naturaleza.

Además, desde nuestro nivel, influimos en la naturaleza superior. Estamos entre dos mundos: el mundo superior y el mundo inferior. Si logramos garantía mutua, viviremos en ambos mundos.

El universo es un sistema. Por eso, con nuestra actitud influimos en la naturaleza. Con nuestra actitud, podemos hacer estallar estrellas, evocar guerras y establecer paz. Sólo depende de nuestra actitud hacia nuestra unidad. Si queremos que el mundo se sienta bien, debemos tener buenas relaciones entre nosotros. Mientras más nos acerquemos, mejor será el mundo.

El mundo no tiene la culpa, actúa de acuerdo con las leyes instituidas en él por el Creador. Pero podemos llevar estas leyes a la conexión correcta, insertar nuestra resistencia entre el más y el menos: restricción, pantalla y Luz reflejada. Así, no habrá confrontación ni cortocircuito entre los polos; positivo y negativo, entre derecha e izquierda, entre los lados en conflicto. Pues, pondremos un búfer entre ellos, el adaptador correcto.

Todo depende de nosotros; sólo nosotros podemos conectar los más y los menos, en todos los niveles, para que la paz prevalezca en el mundo. Por eso, en primer lugar, tenemos que lograr garantía mutua, con intención de ayudar al mundo entero y, dar contento al Creador.
[269630]
De la lección diaria de Cabalá 21/ago/20, Escritos de Baal HaSulam, «Arvut (Garantía Mutua)«

Dentro de la ley de garantía mutua

Estamos dentro de la ley de garantía mutua y avanzamos de acuerdo con ella. Nuestra vida depende de obedecer esta ley, lo queramos o no, lo entendamos o no. La humanidad avanza en dirección de la garantía mutua.

Incluso si ves hacia atrás, hace sólo tres meses, un período insignificante en comparación con la vida humana, verás que cambiaron nuestras ideas sobre nuestro desarrollo, sobre el presente y el futuro. Es un gran avance.

Hace tres meses, pensábamos que la pandemia acabaría rápidamente y nos permitiría volver a nuestra vida anterior. Pero ya nadie lo piensa así.

Mira la revolución que ocurre en la humanidad, en miles de millones de individuos y cómo cambian su actitud ante la vida. Empiezan a darse cuenta de que se encuentran en una especie de proceso obligatorio, del que no pueden librarse. No controlan su vida, la vida los controla y tira de ellos y no, hacia la meta que ellos escogieron.

La vida no volverá a ser la misma. Estamos en un proceso en el que, en muy poco tiempo, podemos ver cambios dramáticos entre el pasado, el presente y el futuro. Todos han hecho descubrimientos muy importantes sobre su vida: se dieron cuenta de que hoy no será como ayer y mañana no será como hoy. Así, la naturaleza, el Creador, nos eleva a otro nivel de percepción de la realidad.

Nos estamos convirtiendo en socios del Creador, participando con Él en el mismo proceso, aunque sólo de forma pasiva por el momento. La naturaleza hace cambios y estamos en este proceso observándola mientras se revela ante nosotros.

Ya vimos que no controlamos el mundo ni podemos cambiarlo. Incluso si el futuro parece negro, entendemos que no hay elección, que lo que debería suceder, sucederá. Y surge la pregunta: ¿podemos cambiar algo?

Si queremos cambiar el futuro, estamos cada vez más dispuestos a aceptar las condiciones que el Creador nos impone. Puede que sigamos siendo pasivos, pero ya participamos en el proceso que se desarrolla ante nosotros. Esto se nota en los medios de comunicación, en la gente, en la familia, en nuestra vida y es un gran logro.

Gradualmente, todos inclinan la cabeza, ya no están tan confiados y seguros de sí mismos como antes. Entendemos que estamos dentro del flujo de la naturaleza. La naturaleza nos dio la ley de garantía mutua y cada día será más claro que sólo con la conexión correcta podremos organizar nuestra vida y que sólo la falta de nuestra buena conexión es la causa de todas nuestras desgracias.

Esto pronto quedará claro para todos y entenderemos que la ley de garantía mutua es vinculante y no hay más remedio que seguirla. Es mejor si nos esforzamos por lograrlo nosotros mismos, apresuramos el tiempo y lo acercamos cada vez más para obedecer antes de que nos exija y nos obligue a hacerlo por la fuerza. Queremos seguirlo de forma consciente, por nuestra propia voluntad.

Día a día, la humanidad se acerca a la garantía mutua y, abrirá cada vez más los ojos.
[269811]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 25/ago/20, Escritos de Baal HaSulam, Arvut (Garantía Mutua)

Agudo mensaje de los manifestantes para Bezos

Mi nuevo articulo: «Agudo mensaje de los manifestantes para Bezos«

La semana pasada, unos manifestantes construyeron una guillotina frente a la mansión de Jeff Bezos en Washington DC y le exigieron un aumento. De hecho, cuando tienes un sistema económico torcido, tienes brechas salariales torcidas. Si las reglas permiten y apoyan la creación de estructuras sociales tan injustas, no es la gente que las usa quien debe cambiar; es el propio sistema el que necesita cambiar.

Cuando el sistema es construido para crear desigualdad, no se puede culpar a los que son lo suficientemente inteligentes como para explotarlo, pues nosotros y los manifestantes, lo explotaríamos con la misma facilidad si tuviéramos las agallas, el ingenio y la perspicacia de Bezos. Sin embargo, los súper ricos deben saber que, a menos que desarrollen una actitud pro-social, la multitud los alcanzará sin importar las reglas. Lo hemos visto en otros lugares y puede suceder fácilmente en Estados Unidos

Es cierto que el sistema está manipulado y el capitalismo de amigos es la base de la política en todas partes, incluso en Estados Unidos. Si ese es el caso, ¿por qué personas como Jeff Bezos no deberían aprovechar su influencia para doblar las reglas a su favor? Al final, realmente construyó su imperio con sus propias manos; es el epítome de la práctica del Sueño Americano, ¿por qué no debería disfrutarlo?

Si bien esta es la verdad, la gente ya no puede aceptarla. Estamos en una era en la que la injusticia y la desigualdad son inaceptables, incluso en un país que pone el éxito personal en un pedestal. La gente en el mapa político se está volviendo más socialmente consciente y exige responsabilidad social a líderes y a individuos poderosos. Todos comienzan a sentir que realmente, éste es un sistema, una sociedad, por lo tanto, cualquier tipo de desigualdad es injusta, ya sea racial o financiera. Sin un tratamiento adecuado de esta intolerancia creciente, se llegará a la violencia y finalmente, al colapso social. Ya lo podemos ver en muchos lugares de Estados Unidos, pero aún es reversible.

En lugar de esperar a que ocurra un colapso, debemos establecer una serie de cursos que informen de la situación en la que nos encontramos. La gente debe saber que destruir a los ricos no será de ayuda para nadie, pues estamos en una era en la que todos somos responsables de todos. En este momento, debe haber apoyo mutuo y destruir ricos sin construir un sistema justo y sostenible, agravará los problemas. Finalmente, los ricos crean empleo. Debe haber justicia, pero también sentido común.

La atmósfera actual en la mayoría de los lugares de Estados Unidos es tóxica; la gente odia y sospecha de todo el que no sea de su “lado”. Es una situación muy peligrosa. Se debe tomar conciencia de que destruir un lado conducirá a la propia destrucción, pues todos son mutuamente dependientes. Si no lo entienden, tratarán de destruir a los opuestos y ese será un camino rápido y pavimentado hacia el caos.

La principal tarea de hoy es que los ricos establezcan un sistema de cursos que muestre, el camino para que Estados Unidos se salve del peligro, a sí mismo y a sus ciudadanos, incluidos los ricos. El famoso dramaturgo Anton Chéjov escribió que, si aparece un arma en el primer acto de una obra, disparará en el acto final. Claramente estamos en el primer acto de las manifestaciones y ya apareció una guillotina. Creo que no es prudente ignorar el mensaje.

El otoño está aquí y también la COVID

Mi nuevo articulo: «El otoño está aquí y también la COVID«

Agosto terminó, el otoño está aquí y también la COVID, más fuerte que nunca. El coronavirus se convirtió en parte inseparable de nuestra vida. No tanto la enfermedad, sino los cambios que trae consigo. Poco a poco, reconocemos que llegó para quedarse. Si bien, tenemos miedo de infectarnos, su impacto va más allá de nuestra salud; afecta todos los aspectos de nuestra vida.

La esfera pública se transformó. Los cafés se ven diferentes, cines, centros comerciales, escuelas, todo es diferente, extraño. Mucha gente trabaja desde casa; muchos no trabajan en absoluto y para los que mantienen su trabajo anterior, los trabajos en sí, parecen diferentes. Por debajo de esos cambios, está sucediendo una transformación; estamos cambiando las relaciones, entre nosotros y con la realidad. Estamos cambiando nuestra relación con la vida.

Aún queremos volver a la vieja “normalidad”, para hacer planes para un futuro libre de Covid, pero la naturaleza hizo su parte y debemos someternos. Debemos aceptar que la vida cambió para siempre.

La proximidad del otoño nos impulsará a cambiar nuestra actitud ante la vida, ante la sociedad, ante todo. Al final, será un cambio positivo que hará que nos sea más fácil entendernos, sentirnos y acercarnos más en nuestro corazón, aunque aún no, en nuestro cuerpo. Poco a poco, seremos más conscientes de que todo cambió radicalmente. Prácticamente no habrá asistencia física a escuelas ni a universidades, muchos padres tendrán que quedarse en casa con sus hijos y la gente se volverá más “sedentaria” que nunca.

Si conseguimos superar la agresividad que se apoderó de la sociedad en los últimos meses, descubriremos que, de hecho, todos estamos en el mismo barco. Las diferencias entre la gente son mucho más pequeñas de lo que pensamos porque, al final, todos queremos lo mismo: comida, casa, salud y buen ambiente para nuestros hijos. El virus nos enseñará que somos dependientes de los otros y nos hará pensar en los demás. Cuando lo aprendamos, descubriremos alegría, fuerza en la unidad y tendremos una comunidad sólida.

Cuando desarrollamos responsabilidad y consideración mutuas, no pondremos a nadie en riesgo de contagio. Y cuando lo hagamos, veremos que el virus se fue. Sin vacuna y sin medicina, simplemente desaparecerá cuando nos cuidemos unos a otros. Y cuando estemos libres del virus, no necesitaremos distanciamiento (anti) social, ni cubrebocas que oculten nuestra sonrisa, ni gel para desinfectarnos las manos después de abrazarnos. Hasta entonces y sólo hasta entonces, comprenderemos que Covid vino para enseñarnos a cuidarnos.

Cuando la gente te recuerda…

Pregunta: Hay personas que murieron y nadie nunca las recordará. Y hay personas a las que estudiamos, recordamos, incluso conmemoramos las fechas de su nacimiento y muerte ¿tiene algún significado? 

Respuesta: No. No diría que es mejor cuando la gente te recuerda ¿quién te recuerda? Pequeños egoístas. Tal vez científicos o escritores famosos hicieron algo por la humanidad, pero nada por la corrección del alma. 

Comentario: Aun así, constantemente se habla de ellos y se les estudia. 

Mi respuesta: ¿Y eso qué? ¿hace sentir mejor a la gente moderna que los estudia? ¿se corrigen a sí mismos y a la naturaleza? Esto es lo principal. Lo que escriben son puramente cuentos.
[269649]
De Kabtv “Era post coronavirus” 14/may/20

Material relacionado:
La Luz que te trae de regreso al Creador
Sociedad integral: ¿Es una utopía o una realidad?
La depresión es la mejor consejera

¿Qué es el embrión del alma?

Pregunta: Si hay un embrión del alma en mí, ¿por qué no puedo sentirlo como todas las demás partes del cuerpo?

Respuesta: El anhelo de alcanzar el mundo superior, el destino más elevado, revelar al Creador, sentir: “¿Quién soy? ¿qué soy? ¿para qué vivo? Este es el embrión del alma. Y lo sentimos.

Todo surge del punto en el corazón. El corazón es el ego y el punto en él es el embrión de nuestra vasija espiritual.
[239863]
Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 7/oct/18

Material relacionado:
No hay lugar más seguro que los brazos de una madre
El embrión es parte de la madre «Bina»
«El lugar» para construir tu casa

La sociedad moderna y la familia

Pregunta: Hoy, la gente no quiere sentirse atada. Quiere moverse libremente por el mundo para satisfacer sus deseos monetarios. El desarrollo de la tecnología permite la creación artificial de niños, ya no es necesario el matrimonio. Todos pueden satisfacer sus necesidades económicas y sexuales fuera de la familia.

¿Será que la familia como fundamento básico para el desarrollo de las relaciones entre humanos desaparecerá? ¿o la gente se verá obligada a buscar algunos valores adicionales para mantener a la familia?

Respuesta: El caso es que, en todas las generaciones, la familia se ha basado en la necesidad. Para darle a una persona una jubilación normal, tenía que tener familia, hijos, para que, cuando enfermara, fuera anciano débil, lo cuidaran hasta la muerte. Esto era lo que mantenía unida a la familia ya que nadie puede sobrevivir solo.

Con el surgimiento de una sociedad tan desarrollada y de alta tecnología como la actual, parece que ya no es necesario. Puedo proveerme de cualquier cosa, no necesito nada. Por eso, no me importa tener familia, sino poder comprar todos los servicios necesarios. A esto se llegó en el siglo XX.

Por supuesto, esto no es bueno porque no reemplaza las buenas relaciones. Pero poco queda de las buenas relaciones pasadas, porque estamos ocupados desarrollando nuestro ego.

Esto ha afectado la relación entre cónyuges y padres con hijos. Aparecieron residencias de ancianos y jardines de infancia, cualquier cosa para deshacerse del yugo del cuidado de niños, padres y ancianos.

Observación: Desafortunadamente, la sociedad no nos enseña las relaciones correctas en la familia, no explica la diferencia entre sexos ni el propósito de la familia. Y es muy difícil evitar que la familia se desmorone.

Mi comentario: Como resultado, la sociedad recupera lo que no pudo dar en la educación de los jóvenes. Llegamos a un estado en el que nuestro ego necesita urgentemente una reforma.
[269693]
De Kabtv «Era post coronavirus» 21/may/20

¿Cómo podemos apelar a la ley de la naturaleza?

Pregunta: Si el Creador es la ley inmutable de la naturaleza, ¿qué significa pedirle algo? ¿cómo pedirle algo a una ley?

Respuesta: Muy simple. Te refieres a un sistema absoluto que se encuentra en un estado de completo equilibrio en el que todos están mutua y completamente conectados en su último estado corregido.

Esto significa que todo lo que nos sucederá al final de la corrección ya está ahí. Te diriges a este estado y le pides que te ayude a alcanzarlo gradualmente.

Sin embargo, el sistema no puede llevarte  inmediatamente y colocarte en tu estado final.

Debes aprenderlo como resultado de tus solicitudes, como resultado de las respuestas y como resultado de las relaciones mutuas que construyes con el sistema correcto, con el que se trabaja sobre la base de prueba y error.

Eventualmente incluyes al sistema superior dentro de ti, te conviertes en parte de él, lo entiendes y te conectas a él. Así te vuelves equivalente al Creador.
[239717]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 4/nov/18

Material relacionado:
La Cabalá es un sistema de leyes de la naturaleza
La ley principal de la naturaleza es el equilibrio del sistema
Nuevos tiempos, nuevas leyes