entradas en '' categoría

El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego

Mi nuevo articulo: «El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego«

Estados Unidos es un país único. Su gente emigró allí con el propósito de buscar una buena vida y escapar de la mala vida que tenía en su país de origen. En muchos sentidos, sus fundadores eran fugitivos. Llegaron de Inglaterra, de los Países Bajos y de Alemania y construyeron un país con valores como; “Para cada uno lo suyo” y “Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.

Y lo lograron. Mientras que otros países estaban encadenados por su religión, tradición, modales y cultura, los estadounidenses eran libres de construir su propia vida y lo hacían con vigor. Hicieron de la religión un asunto personal en el que el Estado no debía interferir, santificaron la propiedad privada más que la santidad de la vida y el país crecía a medida que llegaba más gente de otras nacionalidades y culturas.

Finalmente, incluso la esclavitud fue abolida, la diversidad étnica alcanzó su punto máximo y el país prosperó. Parecía que el trabajo duro le daría a cada uno, una casa en los suburbios, un automóvil en la acera de entrada y una valla alrededor del césped, o sea, lograría el Sueño Americano.

Pero algo cambió en las últimas décadas. Las brechas salariales crecieron, los precios subieron y las tasas de matrículas de estudio se dispararon. Gradualmente, la Tierra de Oportunidades se convirtió en una tierra de decepción, frustración y desesperación. El ego, que la Declaración de Derechos coronó como líder, ya no cumple su promesa de una vida pródiga y fácil. Ahora, en la tercera década del tercer milenio, la vida en Estados Unidos es ardua, dura y desesperada.

Pero no es porque hayan hecho algo mal. Por mucho tiempo, el estilo del país, fue el camino a seguir. Por mucho tiempo, fue la prueba de que diversas etnias y culturas, podían convivir (más o menos) en paz. La diversidad de la sociedad estadounidense fue un testimonio del lema de posibilidades ilimitadas y le dio la fuerza y ​​la flexibilidad que ningún otro país tenía.

Pero el ego no es pasivo. Es un monstruo que sigue creciendo y, a menos que lo domestiques, se levantará contra su dueño. Ésta es una parte de los problemas de Estados Unidos. El ego desenfrenado hizo que la desigualdad creciera a niveles tales, que algunos no pueden alimentar a sus hijos y otros tienen más millones de dólares de los que pueden contar. Una sociedad así es insostenible.

La otra parte de los problemas de Estados Unidos, es la naturaleza misma. Se volvió intolerante al egoísmo. Si hasta hace poco podías salirte con la tuya, contaminando todo lo que quisieras, extrayendo y perforando tanto como pudieras y extinguiendo especies a izquierda y derecha, la naturaleza ya detuvo la celebración de la humanidad con un pequeño asistente con un gran nombre: SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19.

El coronavirus detuvo la civilización en seco y en unas pocas semanas de cuarentena, nos mostró lo hermoso que podría ser el mundo si dejáramos de destruirlo. Además, el virus nos dijo por dónde empezar; cuidando la salud de los demás, con el uso de cubrebocas y manteniéndonos a dos metros de distancia.

El virus nos dijo que nuestra civilización explotadora, donde estamos alienados unos de otros, no puede continuar, que debemos cambiar la forma en que nos relacionamos, entre nosotros y con la naturaleza y que el predominio del ego debe terminar. Naturalmente, el país con más ego sufrió el peor golpe: Estados Unidos.

Todos los países sufren y seguirán sufriendo los golpes económicos, sociales, físicos y emocionales de Covid-19. Pero Estados Unidos, cuya población es la más diversa y cuya cultura es la más individualista, será el que más sufrirá.

Estamos presenciando el inicio de una nueva era, donde se aprenda a cooperar y pensar en los demás, donde el cuidado y la consideración tomen el timón, donde pensar en uno mismo y en privilegios individuales, será despreciable. Naturalmente, el país que fue líder mundial de la autocomplacencia, será el último cuando llegue la nueva era.

Pero no se pierde toda esperanza. Estados Unidos es tierra de pioneros, gente atrevida que probó lo desconocido y venció las probabilidades. Tendrá que reinventarse, reestructurar su sociedad y reeducar a su gente y si algún país puede hacerlo, ese es Estados Unidos.

En este momento, Estados Unidos está sufriendo una desintegración civil que podría convertirse en guerra. Pero si hay deseo, hay modo. Si el pueblo estadounidense quiere salvar a su país, debe unirse y transformar su sociedad en una entidad cohesiva y mutuamente responsable que sirva como ejemplo de la forma correcta de vivir en la era de dependencia mutua. La única pregunta es, si los estadounidenses tienen el deseo.

Fe y creencias en tiempo de crisis

Mi nuevo articulo: «Fe y creencias en tiempo de crisis«

Cuando las cosas van mal, la gente busca en el cielo respuesta y consuelo. Desde la antigüedad, se ha buscado algo a qué aferrarse en momentos de crisis y angustia y, es natural que esta pandemia haya desencadenado la búsqueda de una fuerza superior, como confirman los estudios. Este clamor acelerará nuestro descubrimiento del significado de la vida y nos ayudará a internalizar la respuesta que se encuentra en el poder de nuestro amor mutuo.

De acuerdo con una encuesta del Centro de Investigación Pew, una cuarta parte de los estadounidenses dicen que la COVID-19 fortaleció su fe religiosa, 2% afirma que se debilitó. Otros estudios confirman un vínculo directo entre desastres naturales y momentos de crisis, con mayor tendencia a recurrir a un poder superior. En 75 países, el número de búsquedas, en Google, de la palabra “oración” casi se duplicó, desde el comienzo de la crisis del coronavirus.

La gente necesita sentir que tienen un ancla, que hay algo en qué confiar o de qué aferrarse.

Como el niño se aferra a su madre y no la suelta, porque la perciben como el lugar más seguro, nosotros también, aunque seamos adultos, necesitamos una fuente de seguridad. Y en el mundo que nos rodea, no la encontramos.

La humanidad una vez buscó en las fuerzas inanimadas de la naturaleza, como sol y luna, el poder regente. Hoy, sin nada a dónde acudir y nada en qué creer, solo queda un poder superior. Pero exactamente quién o qué es, no estamos seguros. Hay un sinfín de discusiones, hipótesis, percepciones y creencias en torno a estas preguntas. Pues, nuestro corazón anhela la certeza de que algo administra y arregla esta vida.

Finalmente, podemos preguntarnos si el principio exacto de un poder supremo importa, siempre que su existencia nos ayude a sentirnos más seguros en nuestra corta vida en este mundo. Si nuestra fe calma nuestra psique cansada, elegimos aferrarnos a ella.

Y cuando el hombre se siente mejor, es bueno para quienes lo rodean, porque las personas tranquilas son más amables entre sí. Están menos dispuestas a pelear o a herir a otros. Aunque los detalles y las costumbres en torno a las creencias pueden diferir, cada uno de los ocho mil millones de personas en el mundo cree en algo y su fe es aceptada como normal por casi todos.

Esta noción de fe también está relacionada con el concepto de oración. Desde el brote del coronavirus, las creencias de las personas las han unido en oraciones comunes que se transmiten en vivo en las redes sociales. El resultado de las oraciones colectivas, también es positivo, porque cuando la gente cree que puede acceder a una fuerza poderosa, uniéndose en una súplica común, se conecta y pide como uno solo. Si hay algún problema en nuestra vida, nos une a todos. Cuando estamos más unidos, nuestra unidad, ciertamente, genera una respuesta.

Cuando superamos la distancia que nos separa y expresamos el deseo de unirnos en una petición común y de ir por encima del ego individual, que es el único factor que nos mantiene separados, mejoramos el destino de todos.

Si pedimos por el bien de todos, sin detrimento de nadie, nuestra oración es aceptada. Al final, no importa en absoluto en qué creemos, a quién recurrimos, la religión o método específico que practicamos e incluso en qué idioma rezamos. Lo que importa es nuestro deseo y solicitud común.

Como resultado de la pandemia, alcanzamos una nueva etapa en nuestro desarrollo, que nos impulsará a un nuevo grado de vida, un nuevo enfoque de la humanidad, como una sola familia. Los problemas que enfrentamos nos ayudan a avanzar. Nos llevan a descubrir que el poder supremo es uno y es para todos y que se puede acceder a él con nuestra conexión. La humanidad está descubriendo el poder del amor que se revela en nuestra unidad.

Tiempo extra

Mi nuevo articulo: «Tiempo extra«

Unas horas después de que lleguen los resultados, el ganador de las próximas elecciones presidenciales 2020, subirá al escenario, agradecerá a sus seguidores, agradecerá a su rival por una dura carrera y prometerá que será presidente de todos, no sólo de los que lo eligieron. Pero cuando un país está tan profundamente dividido, es dudoso que algún presidente pueda arreglarlo.

Para rehacerlo, se necesitan más que palabras, se necesita un objetivo común. Cuando gente con diferente opinión, comparte un objetivo común, sus diferentes opiniones contribuyen al logro del objetivo, pues pueden abarcar más ángulos, ver las cosas desde diferentes perspectivas y reflejar los problemas que la otra parte no pensó antes.

Pero cuando cada partido ve al país como su posesión y se preocupa por hacer feliz a su electorado para ser reelegido, seguramente profundizará el abismo y exacerbará la ira.

Actualmente, Estados Unidos está en camino al caos.

Hay total desconfianza entre demócratas y republicanos, conservadores y progresistas. La confianza ya estaba rota hace cuatro años, pero este año se convirtió en enemistad y odio abierto. Estoy totalmente a favor de la franqueza, pero cuando te enorgullece burlarte de otro y no tienes la intención de enmendarlo, estás sembrando viento y cosecharás la tormenta.

Sabemos que un año electoral siempre es tenso, pero la convergencia de; elecciones, pandemia, desastres naturales, escalada de las tensiones raciales y desconfianza entre las fuerzas del orden y los ciudadanos, crearon la tormenta perfecta que pone a Estados Unidos en riesgo de colapso. Creo que el país tiene tiempo extra y se está agotando rápidamente.

 La única forma de salir de esa difícil situación es anteponer el beneficio de la sociedad en general y con ese enfoque, tratar de ayudar a cada segmento del país. Ningún segmento prosperará, si no prosperan todos. Pero si el pueblo puede superar siglos de división y llegar a sentirse como una sola nación, se convertirá en un faro de esperanza para la humanidad. De lo contrario, el mundo verá cómo cae Estados Unidos.

Salud y medicina, parte 7

Para sentirse humano

Pregunta: ¿Es posible que un virus desencadene una enfermedad por la mala actitud de alguien ante su prójimo y que nos volvamos temerosos de los malos pensamientos y acciones hacia nuestro prójimo, porque inmediatamente lo sentiríamos como un daño a nuestro cuerpo físico?

Respuesta: No pienso que suceda, porque la naturaleza nos pide que seamos sensibles, razonables, para relacionarnos como adultos con lo que hacemos y para entender los cambios que provocamos en la naturaleza. No es necesario que nos demos cuenta con la enfermedad. Es impropio del hombre.  

La naturaleza quiere que seamos conscientes de lo que sucede y que cambiemos; nosotros mismos, nuestro pequeño planeta, el mundo a nuestro alrededor, para que entendamos que vivimos confinados en un espacio y debemos cuidarlo. Así, realmente nos sentiremos como amos, como humanos.  

Nota: Observen cómo el coronavirus nos está empujando. Yo realmente temo infectar a otros, ¿por qué? Porque ellos pueden infectar a mis parientes y amigos. Me guste o no, tengo que cuidar indirectamente la salud de todos a mi alrededor. 

Mi Respuesta: Así piensas. Desafortunadamente, la mayoría usa cubrebocas y guantes, no porque no desee infectar a otros, sino porque teme ser infectada. 

Pregunta: ¿La influencia de las malas acciones y pensamientos sobre la salud de un individuo no deberían manifestarse abiertamente, porque no tendría libertad de elección? ¿suponer que dañó a alguien e inmediatamente sentir la enfermedad o que pensó mal de alguien y de pronto contrae una enfermedad? 

Respuesta: No. Así permaneceríamos como animales. Debemos tener libre albedrío.
[269468]
De Kabtv “Era post coronavirus,” 14/may/20

Material relacionado:
Salud y medicina, parte 5
Salud y medicina, parte 4
Salud y medicina, parte 3

¿En qué se diferencian las generaciones entre sí?

Observación: Podemos ver en la historia que la duración del cambio de generaciones se está acortando. Si antes, las generaciones cambiaron en unos miles de años, luego en unos cientos de años, hoy veinte años son suficientes.

Mi comentario: Sí, pero ¿qué ha cambiado en estos veinte años? En principio, la gente no cambia mucho. Sólo cambia su actitud hacia los valores materiales: el deseo de adquirir automóviles, teléfonos inteligentes y ropa, el deseo de viajar al extranjero, etc.

Todo esto no define a las generaciones. No cambian cualitativamente su inclinación a preguntarse sobre el sentido de la vida. Por eso, sus nombres X, Y, Z, etc., son muy convencionales. Prácticamente, ¿qué hay entre estas generaciones? Los juguetes con los que juegan.

Observación: Hay experiencias comunes. Una generación sobrevivió a la guerra, otra a algún otro evento histórico.

Mi comentario: Simplemente reemplazamos uno por otro. Reemplazamos el propósito de la creación y nuestra aspiración a él, en diferentes épocas con algo absolutamente superficial, corpóreo.

Pregunta: ¿Qué es el conflicto entre padres e hijos, es decir, entre generaciones?

Respuesta: No veo ningún conflicto específico aquí. Si los padres jugaron con computadoras primitivas, los hijos ahora juegan con máquinas más avanzadas. Pero, ¿cuál es la diferencia cualitativa entre ellos? ¿es en el acercamiento al sentido de la vida, a la revelación de la esencia de nuestra existencia? No hay nada de esto.
[269899]
De Kabtv «Era post coronavirus» 21/may/20

Material relacionado:
Brecha generacional, parte 1
Generaciones X, Y y Z, parte 1
Generación Z-la generación de la corrección

Metodología de Moisés

Pregunta: Hay varias etapas de aprendizaje del método de conexión. 

La primera es aclaratoria cuando se debe recibir información acerca de la situación actual, acerca de la crisis que envuelve todas las esferas de nuestra vida. 

La segunda es adquirir conocimiento. El individuo comienza a entender su naturaleza egoísta, qué es el libre albedrío, cuál es la percepción correcta de la realidad, la meta general de la naturaleza que debe lograr, etc. 

La tercera es educativa, sensorial, cuando la gente que estudia el método de conexión debe ser dividida en pequeños grupos, en decenas, en las cuales podrán sentir en la práctica lo que se les explicó. 

La cuarta etapa es salir al mundo y trabajar, no sólo en un pequeño grupo, sino con toda la humanidad. 

¿Qué podría añadir aquí? 

Respuesta: Sólo puedo decir que no hay nada nuevo aquí. Mi explicación de que la humanidad debe ser dividida en decenas y corregirse en una unidad general y después en una forma más amplia, viene de Moisés, quien, al recibir la Torá, inmediatamente comenzó a unir a la nación. 

El hecho es que al intentar unirnos por encima del egoísmo, comenzamos a sentir la fuerza común de la naturaleza, la cual es llamada, Creador. La revelación de esta fuerza nos dirige lleva al  ascenso espiritual. Comenzamos a sentir todo el universo, toda la naturaleza, los mundos espirituales, el sistema que nos gobierna. 

Por lo tanto, nos elevamos a partir del nivel inanimado gobernado desde arriba, hacia el nivel del hombre (Adam). Adam viene de la palabra Domé, similar, al Creador. Llegamos a un nivel igual a Él. Debemos ascender a este estado de completa similitud con el Creador.
[269559]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 9/dic/19

Material relacionado:
¿Quién es Moisés?
La profecía de Moisés
Todos deben convertirse en Moisés

Una mirada desde tu propio egoísmo

Observación: Cada uno ve en su pareja sólo sus cualidades propias no corregida, según el principio “cada uno juzga según sus propios defectos”.

Mi comentario: Podemos percibir la naturaleza sólo en nuestros sentidos materiales. Al percibir a otros en nuestras propiedades egoístas y así delineamos su imagen. Naturalmente, todo el que denuncia a los demás lo hace desde su propio egoísmo.

Observación: Hoy, muchos psicólogos creen que las propiedades de la gente no cambian, por eso, no se pueden exigir cambios a la pareja.

Mi comentario: No, pueden cambiar. Incluso podemos cambiarnos unos a otros, pero no con presión ni gritos ni golpes, sólo con un ejemplo suave.

Observación: Pero usted dijo que los rasgos del carácter no cambian, que sólo cambia su aplicación. Si una persona los usa para mantener a su familia, todas las cualidades, aunque no cambien, funcionan en la dirección correcta.

Mi comentario: Absolutamente.
[269896]
De Kabtv «Era post coronavirus» 21/may/20

Material relacionado:
En el espejo de mi propio ego
El amor cubre todas las transgresiones
La familia como el centro del universo

¿En qué se construye el amor?

Pregunta: A menudo usted dice en sus charlas que está mal considerar la atracción mutua como amor, que el amor debe construirse con concesiones mutuas ¿por qué la atracción debería impedirme desarrollar sentimientos por mi pareja?

Respuesta: La atracción no puede impedírtelo. Pero, el amor no es atracción sexual. Es necesario como parte integral, pero no es suficiente. Es como en matemáticas—la condición es necesaria pero no suficiente.

El amor ocurre cuando hay cierto tipo de contacto espiritual en la pareja, cuando se complementan, cuando hay acercamiento gradual, mutua saciedad espiritual entre ellos. Por tanto, las relaciones sexuales no juegan aquí un papel primordial.
[269944]
De  Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
Amor absoluto o cómo encontrar un alma gemela
Amor sin condiciones
¿Necesitamos una segunda mitad?

Educar con el ejemplo

Pregunta: ¿Es crueldad negar a una persona egoísta lo que ama y lo que le es muy importante, si se hace con fines educativos?

Respuesta: Es muy difícil dar ejemplos del uso de esas medidas educativas. Para educar a los demás, debes dar ejemplo.

Un maestro de la sabiduría de la Cabalá es alguien que da ejemplo de disciplina, perseverancia, etc. La única forma de educar a otros es con el ejemplo personal. De ninguna otra manera: no con castigo ni recompensa ni estímulo ni persuasión. Se pueden utilizar, pero de forma muy limitada.
[239891]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 16/sep/18

Material relacionado:
Un buen ejemplo
Una nueva educación para todos
El futuro de la educación

Lección diaria de Cabalá – 4/sep/20

Preparación para la lección
Vídeo: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “El trabajo con  la Fe por encima de la razón”
Vídeo: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “La ley de Arvut (Garantía Mutua)”
Vídeo: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Introducción al libro de la Boca de un Sabio»
Vídeo: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Vídeo: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora