entradas en '' categoría

Fe y creencias en tiempo de crisis

Mi nuevo articulo: «Fe y creencias en tiempo de crisis«

Cuando las cosas van mal, la gente busca en el cielo respuesta y consuelo. Desde la antigüedad, se ha buscado algo a qué aferrarse en momentos de crisis y angustia y, es natural que esta pandemia haya desencadenado la búsqueda de una fuerza superior, como confirman los estudios. Este clamor acelerará nuestro descubrimiento del significado de la vida y nos ayudará a internalizar la respuesta que se encuentra en el poder de nuestro amor mutuo.

De acuerdo con una encuesta del Centro de Investigación Pew, una cuarta parte de los estadounidenses dicen que la COVID-19 fortaleció su fe religiosa, 2% afirma que se debilitó. Otros estudios confirman un vínculo directo entre desastres naturales y momentos de crisis, con mayor tendencia a recurrir a un poder superior. En 75 países, el número de búsquedas, en Google, de la palabra “oración” casi se duplicó, desde el comienzo de la crisis del coronavirus.

La gente necesita sentir que tienen un ancla, que hay algo en qué confiar o de qué aferrarse.

Como el niño se aferra a su madre y no la suelta, porque la perciben como el lugar más seguro, nosotros también, aunque seamos adultos, necesitamos una fuente de seguridad. Y en el mundo que nos rodea, no la encontramos.

La humanidad una vez buscó en las fuerzas inanimadas de la naturaleza, como sol y luna, el poder regente. Hoy, sin nada a dónde acudir y nada en qué creer, solo queda un poder superior. Pero exactamente quién o qué es, no estamos seguros. Hay un sinfín de discusiones, hipótesis, percepciones y creencias en torno a estas preguntas. Pues, nuestro corazón anhela la certeza de que algo administra y arregla esta vida.

Finalmente, podemos preguntarnos si el principio exacto de un poder supremo importa, siempre que su existencia nos ayude a sentirnos más seguros en nuestra corta vida en este mundo. Si nuestra fe calma nuestra psique cansada, elegimos aferrarnos a ella.

Y cuando el hombre se siente mejor, es bueno para quienes lo rodean, porque las personas tranquilas son más amables entre sí. Están menos dispuestas a pelear o a herir a otros. Aunque los detalles y las costumbres en torno a las creencias pueden diferir, cada uno de los ocho mil millones de personas en el mundo cree en algo y su fe es aceptada como normal por casi todos.

Esta noción de fe también está relacionada con el concepto de oración. Desde el brote del coronavirus, las creencias de las personas las han unido en oraciones comunes que se transmiten en vivo en las redes sociales. El resultado de las oraciones colectivas, también es positivo, porque cuando la gente cree que puede acceder a una fuerza poderosa, uniéndose en una súplica común, se conecta y pide como uno solo. Si hay algún problema en nuestra vida, nos une a todos. Cuando estamos más unidos, nuestra unidad, ciertamente, genera una respuesta.

Cuando superamos la distancia que nos separa y expresamos el deseo de unirnos en una petición común y de ir por encima del ego individual, que es el único factor que nos mantiene separados, mejoramos el destino de todos.

Si pedimos por el bien de todos, sin detrimento de nadie, nuestra oración es aceptada. Al final, no importa en absoluto en qué creemos, a quién recurrimos, la religión o método específico que practicamos e incluso en qué idioma rezamos. Lo que importa es nuestro deseo y solicitud común.

Como resultado de la pandemia, alcanzamos una nueva etapa en nuestro desarrollo, que nos impulsará a un nuevo grado de vida, un nuevo enfoque de la humanidad, como una sola familia. Los problemas que enfrentamos nos ayudan a avanzar. Nos llevan a descubrir que el poder supremo es uno y es para todos y que se puede acceder a él con nuestra conexión. La humanidad está descubriendo el poder del amor que se revela en nuestra unidad.

Cuando el dique se rompe

Mi nuevo articulo: «Cuando el dique se rompe«

No fue sorprendente descubrir que Jacob Blake, padre del afroamericano Jacob Blake Jr., quien fue tiroteado el 23 de agosto por un oficial de policía blanco en Kenosha, Wisconsin, tiene en redes sociales y medios de comunicación, una larga historia de publicaciones racistas y antisemitas. El antisemitismo está creciendo en todas partes; la tensión está en el aire e incluso donde todavía está tranquilo, se siente como si el suelo temblara bajo los pies. Cuando el dique se rompa y comience la inundación, nadie lamentará ver a los judíos ahogarse.

El nivel de antisemitismo se está disparando, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Pero en Estados Unidos, donde la comunidad judía es la más grande y poderosa del mundo, será el epicentro del cataclismo.

Es difícil saber cuándo llegará el punto crítico, pero si la trayectoria no cambia, seguramente llegará y los judíos sentirán lo que cada diáspora judía sintió desde que comenzó el exilio hace dos mil años: extinción y expulsión.

En un mundo tan lleno de odio y tan desprovisto de compasión, no podemos ignorar nuestra misión: ser “luz para las naciones”, dar ejemplo de unidad y responsabilidad mutua.

No necesitamos complacer a las naciones ni apaciguarlas. No nos juzgan por nuestra relación con ellas; ¡Nos juzgan por cómo nos relacionamos entre nosotros! Cuando nos odiamos, nos culpan por sembrar guerra entre ellas. Simplemente, sin ejemplo de unidad, no pueden unirse y comienzan a luchar. Y en el fondo, sienten que es nuestra culpa.

Le dimos al mundo ciencia y tecnología, arte y cultura, conocimiento y sabiduría, pero el mundo nos odia cada vez más y no nos muestra ninguna gratitud. Es hora de que nos demos cuenta de que eso no es lo que espera de nosotros; espera que seamos ejemplo de Arvut Hadadit (responsabilidad mutua).

Nos convertimos en nación cuando nos unimos “como un hombre con un corazón” al pie del monte Sinaí (montaña del odio). Inmediatamente después, se nos ordenó ser “luz para las naciones”, traer al mundo la unidad que logramos. La ausencia de esa luz de unidad, es la causa del mundo caótico en el que vivimos y nuestra obligación es traer esa unidad, ser ejemplo.

Podemos negarlo, pero la negación no nos eximirá de nuestro deber ni convencerá al mundo de que no tenemos la culpa. Así que, podemos elegir unirnos por encima de nuestro odio, hacer lo que el mundo espera de nosotros y ganarnos su favor por primera vez en la historia o aceptar el castigo de la humanidad, como lo hicimos en Europa hace ochenta años.

Salud y medicina, parte 8

Mantener la homeostasis con la naturaleza 

Pregunta: ¿Por qué no es suficiente, sólo estar en armonía con la naturaleza y la sociedad, para asegurar la buena salud? ¿por qué se sigue requiriendo el cuidado del cuerpo, llevar una vida saludable, comer bien y demás? 

Respuesta: Naturalmente lo necesitas. ¿Quién apoyará tu sistema fisiológico, si no tú? ¡Eres una máquina biológica!  Por eso, debes mantener la homeostasis biológica con la naturaleza.

Pregunta: Si, pero mi cuerpo físico es consecuencia de mis deseos, pensamientos y psique, ¿hay relación?

Respuesta: Entonces, trabaja en tus deseos y psique, para que automáticamente tengas la relación correcta con la naturaleza circundante y mantenerte en equilibrio con ella. 

Pregunta: ¿Y lograré armonía en el nivel de la psique?

Respuesta: Para lograrlo debes percibir el mundo a tu alrededor como un sistema global, con el que tienes comunicación absoluta. 

Pregunta: ¿Así ya no es necesario cuidar el cuerpo y hacer ejercicios físicos? 

Respuesta: Harás ciertos ejercicios, tomarás esta o aquella forma de vida, según tus cualidades.
[269516]
De Kabtv “Era post coronavirus”, 14/may/20

Material relacionado:
Salud y medicina, parte 7
Salud y medicina, parte 6
Salud y medicina, parte 5

Nueva Vida 1157 – Conócete a ti mismo

Nueva Vida 1157 – Conócete a ti mismo
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

Hoy, hacemos preguntas conmovedoras como: ¿Quién soy? ¿para qué nací? ¿a dónde voy? Algunos dicen que hay que dejar de lado las grandes preguntas, encontrar un pasatiempo y disfrutarlo, otros exploran la luna y Marte. La parte más interna del hombre que construye la emoción, la mente y el pensamiento, permanece oculta y desconocida para nosotros. La naturaleza interior del hombre o el alma nos impulsa a desarrollarnos al más alto nivel y descubrir la fuerza superior.
[251945]

De Kab TV  «Nueva vida # 1157 – Conócete a ti mismo» , 20/agosto/19

Hora del día y función cerebral

Pregunta: Los científicos dicen que nuestro cerebro es capaz de resolver tareas más complejas por la mañana. Por la tarde está en declive y por la noche es mejor hacer tareas creativas ¿cree que el momento del día asociado con la fisiología de nuestro cuerpo puede afectar de alguna manera nuestro trabajo?

Respuesta: Naturalmente. Cuando estudiaba con algunos de los grandes cabalistas, observé que no podían estudiar seriamente en las primeras horas de la noche.

Sin embargo, después ya más noche, se levantaban a las doce o la una de la mañana y trabajaban normalmente, conectándose con los niveles superiores del universo.
[269848]
De Kabtv «Habilidades de organización» 2/jul/20

Material relacionado:
Nueva Vida #1021 – La singularidad del cerebro humano, parte 2
¿Cómo usar todo el potencial de tu cerebro?
¿Cuál es la diferencia entre Cabalá y las ciencias corpóreas?

Antes y después de la era del Internet

Pregunta: Los psicólogos dicen que la brecha mayor es entre los Millennials (personas nacidas en los años 80-90 del siglo XX) y sus padres. Los científicos llaman a esta brecha, conflicto digital.

Hablamos de personas que nacieron en la era del internet y hay una gran brecha entre ellos y sus padres, ¿cuál es su opinión? ¿qué pasó durante este período además de la brecha digital?

Respuesta: Nosotros, los que vivimos en la era anterior al internet, sabemos cómo vivíamos: íbamos a trabajar, regresamos, compramos comida, la llevamos a casa, cocinamos y dormimos. Y al día siguiente volvía a suceder lo mismo. Como en las películas de Charlie Chaplin.

Hoy todo es completamente diferente: vivimos en internet, en la comunicación integral entre nosotros y entre todas la Tierra. Ni siquiera sabemos desde dónde nos escriben ni a dónde escribimos; no nos importa, porque pasamos a un nivel de comunicación completamente diferente. Si se cortara la conexión a internet, pueden imaginar el caos que reinaria en la Tierra.

Imaginen que hubo una supuesta explosión de actividad solar, los enchufes se quemaron y todas las comunicaciones fallaron. Todos los sistemas de gestión dejarían de funcionar: militares, civiles, ministerios, bancos, etc. Los dispositivos dejarían de funcionar en hospitales, en todas partes, en cualquier lugar.

En otras palabras, ahora si rompemos esta conexión, que no existía hace 50 años, dejaríamos de existir, porque no tendríamos ningún medio de comunicación. Todo está ligado.
[269981]
De Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
El Internet: El espejo de la humanidad
Nueva Vida #137- Redes sociales y evolución de la vida humana
Internet, va del caos a la Luz

Lección diaria de Cabalá – 6/sep/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre:»El trabajo con Fe por encima de la razón»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «La Ley del Arvut (Garantía Mutua)»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «De la boca de un sabio»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Discurso para la culminación del Zohar»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora