entradas en '' categoría

¿Debemos abrir los jardines de niños y las escuelas?

Pregunta: En este momento nos preparamos para reabrir las escuelas y los jardines de niños. Los padres temen que sus hijos se infecten y lo traigan a casa. Los maestros temen que los niños los infecten y lo lleven a casa ¿piensa que tal vez es realmente posible no abrir las escuelas, no abrir los jardines de niños? 

Respuesta: Yo no abriría nada en este momento; llevaría las clases a internet. Los niños lo tomarían muy fácil. De todos modos navegan cada día por páginas virtuales. 

Dales tareas y enséñales vía internet. Hay mucho material, lo que quieras. Dales tarea y al mismo tiempo preparar esas tareas junto con ellos. Tengan pruebas cada día y más, todo depende sólo de nosotros. 

Pregunta: ¿Y qué sucede con la comunicación física entre los niños? 

Respuesta: La comunicación física de los niños puede ser exactamente así, para que los niños se conozcan y se comuniquen físicamente entre ellas. No lo necesitan para las clases. Cada uno estudia por su cuenta con su cuaderno de notas, con un pizarrón y con un maestro. Todo está en la computadora. 

Pregunta: ¿Qué debemos hacer con los jardines de niños y guarderías? las madres tienen que trabajar. 

Respuesta: Debe ser hecho de forma muy simple: enseñarle a los niños a ejercitarse vía TV o computadora, hacer cierto tipo de deberes asignados, comunicarse con animales virtuales, personas, etc. Es decir, cultivar habilidades de comunicación virtual. 

Pregunta: ¿También pondría a los niños en edad de jardín de niños ante la pantalla? 

Respuesta: Por supuesto ¡Imagina a un chico que pones dentro de un aeroplano! Se sienta frente a todos esos interruptores y el piloto se sienta a su lado y le enseña cómo operarlos ¡Se abrirá el panorama para él! ¿Tienes idea de lo que haces por el niño? 

Podemos hacer lo mismo con barcos y submarinos. No será una película que le muestre a otras personas, será él, él mismo participa de forma interactiva. Incluso puede convertirse en cirujano si quiere: oye el latido del corazón y cómo sucede todo. 

¡Lo haces todo interactivo, hazlo de forma que se vuelva su vida! Después cuando se vuelve adulto, entiende de lo que se trata todo. 

¡Imagínate que eres un niño, cómo te capturará!

Depende de ti, elegir tu profesión. Así puedes ir con ellos por todas las profesiones. ¡Mostrarles todo lo que hay! Hacerlo interactivo, como si estuvieran en el bosque, corriendo tras un lobo o atrapando algo, comunicándose con alguien. 

Pregunta: ¿Cambiaría los juegos de matar y capturar con juegos positivos y educativos? 

Respuesta: ¡Por supuesto! ¡Desarrollamos al individuo! Él pasa por esto y aprende. 

Pregunta: ¿Cancelaría todas esas guerras que llenan internet? 

Respuesta: ¡Absolutamente! Absolutamente todo lo que existió antes de hoy. 

Pregunta: ¿Piensa que su efecto es terrible? 

Respuesta: ¡No hay nada bueno en ellos! Necesitamos hacer programas interactivos para niños de manera que sientan que están entrando a la vida. Esos programas tendrían que ser correctos. 

Así educaría a la gente de la manera en que quiere que sean. Le enseñaría a las niñas a cuidar a un bebé, con pañales, etc. A llevarlo de paseo. Aquí ella sale de paseo con el bebé y se observa a sí misma de lejos. O incluso no de lejos -lo observa dentro de sí misma y lo ve todo ¡Esta es la vida! 

Pregunta: Ahora hablemos del tercer factor, las guarderías ¿hasta qué edad debe permanecer la madre con su hijo? ¿se le debe pagar sin ir al trabajo, no ir a ningún lugar? Usualmente enviamos al niño a la guardería desde los seis meses o antes. 

Respuesta: Hasta los 12 o 13 años. 

Pregunta: ¡¿Se debe pagar a la madre por estar con el niño hasta los 12 o 13 años?!

Respuesta: Si. 

Pregunta: ¿Para estar con un niño que ya es un adulto?

Respuesta: Si, si es niña, ella estará con su madre, la ayudará y sabrá cómo se hace todo. Después cuando se vuelve una señorita, una novia, una mujer, estará bien, sabrá qué y cómo se debe hacer y no llamará a su madre, “¿Mamá, cómo hago la avena?”

Pregunta: ¿Igual con el chico? ¿debe estar también con su madre hasta cierta edad? 

Respuesta: Habrá un problema un poco más grande con él porque él tiene que aprender una profesión. 

Pregunta: ¿Pero eso puede hacerse de forma interactiva? 

Respuesta: Interactiva, si. Pero, debe dedicar la mayor parte de su tiempo a esto. 

Pregunta: Aún así tendría a la madre con el hijo hasta los 10 o 12 años, niños y niñas. 

Respuesta: Si. Pero aún así tendrían, digamos, tres días o medios días designados para caminar. Alguien debe llevarlos de paseo, al museo, a hacer deportes, etc. 

Pregunta: ¿Debe ser un entrenador, un instructor o un maestro que recoja a los chicos y los lleva a ver el mundo real, corporal? ¿y les enseña a comunicarse entre sí? 

Respuesta: Si. una vez al día, una caminata de dos a tres horas y otras dos o tres horas de juegos en el campo deportivo, etc. 

Comentario: Acaba de describir un mundo hermoso. 

Mi comentario: ¿Por qué no podemos hacerlo? ¡¿Qué hay ahí?! No necesitamos construir nada ¡Sólo necesitamos organizarnos y eso es todo ¿Es fácil! 

Comentario: ¡Lo que acaba de describir es tan hermoso! Pero no pienso que sea fácil. 

Mi comentario: No es fácil por nuestro carácter, por nuestro egoísmo, pero está en nuestras manos.
[269665]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 25/may/20

Material relacionado:
Catástrofe generacional en educación
“¿Cuál debe ser el siguiente paso después de la debacle del coronavirus?” (Quora)
Una madre amorosa para una humanidad mejor

El último día del verano

El último día del verano llegó. Entramos en el periodo otoño-invierno y por supuesto, el coronavirus continuará. Es bueno que día con día entendamos más y más claro que el virus no nos abandonará tan rápido. La pandemia trae no sólo enfermedad, cambia toda nuestra existencia: trabajo, hogar, nuestra comunicación y la actitud de la gente hacia la vida. 

Nunca hubo una pandemia tan amplia, tan profunda y tan duradera y haya logrado tales cambios cualitativos en el hombre. La humanidad aún encuentra difícil entender qué cambios requiere de nosotros, pero en los próximos dos o tres meses sentiremos que este golpe nos obliga a cambiar, a cambiar nuestra actitud hacia la vida y hacia la sociedad. El coronavirus cambia a la gente y nos será más fácil entender qué tipo de personas debemos ser. 

El otoño comienza y se regresa al trabajo, después de las vacaciones de verano, los niños regresan a la escuela, los estudiantes a las universidades. Todo comienza a regresar al marco habitual y sentiremos que no podemos regresar. 

¡No tenemos a dónde regresar! Ya no podremos sostener los sistemas que teníamos antes. No sabemos cómo seguir en el camino previo. Cuál será nuestra actitud hacia el trabajo, hacia el estudio, hacia la vida, en las nuevas condiciones que se revelan ante nosotros como resultado de la pandemia. Tendremos que resolver todo una vez más. 

Sentiremos que, cada vez menos, queremos pelear contra esos fenómenos, pero necesitamos entender su esencia interna y cambiar nosotros en correspondencia.
[270143]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 31/ago/20, “Trabajo en fe por encima de la razón”

Material relacionado:
El secreto para superar el encierro del coronavirus
¿El coronavirus es sólo el comienzo?
Fe y creencias en tiempo de crisis

Cómo detener el suicidio entre los jóvenes

Pregunta: En la actualidad, el suicidio entre jóvenes se está siendo más frecuente. En el trasfondo de despidos masivos, disminución del ingreso y aislamiento social, los jóvenes sufren mucho. Sienten la creciente presión sobre la familia. Los científicos afirman que cuando la pandemia termine, aumentarán los suicidios. 

¿Cuál es la razón para ese paso tan desesperado -terminar mi vida a una edad temprana- para una generación que apenas está entrando a la vida? 

Respuesta: Vivimos para sentir placer. En el momento en que no lo sentimos, ese mismo segundo parece muerto para nosotros, sin valor. Si esos momentos continúan uno tras otro, simplemente no sabemos para qué existimos. 

Si dejamos de recibir placer, no sabemos para qué vivimos. 

Por eso, es muy fácil entender a personas cuya conexión con los buenos tiempos, con una profesión, con placer obtenido de algunas acciones, personas que crean, construyen, están en un círculo de amigos, seres queridos y quienes los aman, etc., es rota. Entonces en realidad, si todo esto está perdido, ¿para qué vivir? Justo la esencia de nuestra naturaleza es anhelar satisfacción, placer. 

Resulta que hay muy pocos placeres en la vida de hoy. No hay satisfacción. Por eso muchos jóvenes intentan terminar su vida ¿por qué deberían sufrir? 

Pregunta: ¿Cómo pueden compensar los placeres previos cuando el contacto social, la conexión y la comunicación eran las principales herramientas para liberar energía? 

Respuesta: Y hoy no hay nada de eso. No comparamos con la juventud de hace 20 o 30 años. Era mucho más primitiva que la juventud de hoy, que tiene un enorme número de conexiones en toda la tierra. Los jóvenes modernos entienden cómo funciona todo y ven no sólo en sí mismos, sino en los jóvenes en todo el mundo esos ejemplos en la vida y es la causa por la que no quieren vivir ¿qué sentido tiene? 

Nuestro egoísmo crece hasta romper el techo, pide algo nuevo, placeres especiales, pero no podemos dárselos y aparece el vacío ¡Pero lo tienes todo! ¡Toma un libro interesante y leelo! Ni siquiera quiere abrirlo: “¿Qué libro? ¿quién lee libros últimamente? Revisará un poco algunas cosas en su computadora, nada interesante.

En otras palabras, la gente tiene demasiadas oportunidades, pero no le satisfacen. 

Pregunta: La juventud es la edad en que la naturaleza empuja al hombre a desarrollarse. Es decir, la fuerza interior le impulsa a desarrollarse ¿por qué este movimiento se detiene abruptamente, tanto desde el interior como del exterior? 

Respuesta: Estamos en un periodo de transición entre dos paradigmas muy serios, fenómenos, periodos del desarrollo humano. Hasta ahora, la humanidad se desarrolló con egoísmo creciente que la llevó a avanzar. Era interesante crecer, había algo por qué crecer. Mi egoísmo innato me acompañaba toda mi vida y me empujaba más y más. Por eso, había muy pocos intentos de suicidio. 

Hoy, nuestro ego dejó de impulsarnos. No nos muestra un futuro brillante en el desarrollo. Y, no veo para qué vivir. 

Pregunta: Entonces ¿para qué nació el hombre? 

Respuesta: ¿Esta es la pregunta! ¿alguna vez pensaste en ello? 

Pregunta: ¿Podría ser que las vidas de los jóvenes sea interrumpida exactamente en el momento en que se hacen a sí mismos esta pregunta y no encuentran la respuesta? 

Respuesta: Y no encuentran la respuesta. Esto es absolutamente correcto. 

Comentario: Los juegos extremos se están desarrollando entre los jóvenes de hoy. 

Respuesta: Es porque no sienten satisfacción en la vida ordinaria y necesitan sentirse a sí mismos. Se tiene sensación de sí mismo se está al borde. Cuando llegas al límite. 

Pregunta: ¿Cómo no llevar esta línea de la que está hablando a un resultado crítico? 

Respuesta: Pero ellos lo quieren. 

Pregunta: ¿No es la aspiración por lo extremo, por llegar más allá de las fronteras de la vida ordinaria, la aspiración a encontrar algo más? 

Respuesta: No pienso que sea sólo por eso. Necesitan la sensación de que están vivos ¡Viviendo! Y esto no existe en la vida ordinaria. 

Nuestra vida se acabó; nuestro mundo llegó a su límite. El hombre llega al estado llamado “llegar al límite”, llegó a la frontera ¿qué hay más allá? ¡Nada! 

Si no viene a nosotros, donde le enseñaremos a lograr el siguiente nivel del universo, no muriendo ni con algún juego. Si no viene, no hay a dónde ir. Y recurre al suicidio

Comentario: Aún quiero encontrar el carril donde el hombre, a pesar de que está en cuarentena por la pandemia, cuando todo está colapsando y siente que su vida también está colapsando, verá ese carril, subirá a él y avanzará como un tren. 

Respuesta: No. Porque tiene que venir a estudiar. No puede simplemente viajar en tren. Hay un tren, pero necesitas abordarlo, aferrarte a él y viajar junto con los otros. 

Pregunta: ¿Cómo pueden la gente pasar por este punto de inflexión? 

Respuestas: No pasará hasta que descubran el significado de la vida y no está en la vida egoísta. De otro modo, no hay necesidad de existir, Se matarán más ellos mismos. 

Pregunta: ¿Y dónde está este significado si no en esta vida? 

Respuesta: Está por encima de ella. No tienes que morir para eso, sino que debes elevarte por encima de esta vida, de nuestra vida egoísta hacia la vida altruista. 

Pregunta: ¿Eso no significa muerte también, de cierta manera? 

Respuesta: No, no matamos ninguna cosa. Al contrario, nos desarrollamos. Por eso, debemos hablar mucho, explicar mucho y gradualmente entrar en esa área con nuestras sensaciones y mente. Sin embargo, en general es lo que nos da la respuesta a la pregunta del significado de la vida y cómo continuar este significado a partir de nuestro pequeño mundo egoísta hacia un enorme, espacio abierto altruista, 

Pregunta: Los servicios sociales británicos dijeron que en abril, se recibieron cerca de medio millón de llamadas de adolescentes y jóvenes que estaban al borde del suicidio. 

¿Qué le diría a los jóvenes que apenas comienzan a vivir ahora? ¿qué necesitan hacer? ¿hacia dónde ir para no llegar a un callejón sin salida, no un camino limitado que termina después de cierta cantidad de tiempo, sino un camino eterno, sin final?

Respuesta: Necesitamos comunicar, lo más pronto posible, el método de revelación del mundo superior integral. Así entenderán por qué vale la pena vivir. Es todo lo que podemos hacer por ellos. No necesitan nada más. 

Pregunta: ¿Qué recibirán en este mundo integral? 

Respuesta: Significado eterno. Existencia eterna, alcance eterno, en un llenado eterno en una forma ilimitada. 

Pregunta: ¿Así no se sentirán estresados ni solitarios? 

Respuesta: ¡Para nada! Al contrario, todo el estrés, soledad, todo lo que hemos vivido, todo lo que se ha formado en ellos, ese vacío, esa falta de satisfacción será llenado con el verdadero significado de la vida.
[270556]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 12/jul/20

Material relacionado:
Los jóvenes sienten que no tienen ningún motivo para vivir
“¿Por qué los adolescentes se deprimen tan frecuentemente?” (Quora)
Miedo de crecer

 

 

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

El coronavirus introdujo una nueva era para la humanidad a pesar de que aún no comprendemos su significado ni apoyamos su propósito. Entendemos que recibimos golpes, pero no sabemos por qué ni de quién. Somos como niños desamparados, llorando, necesitamos crecer y madurar en relación al nuevo mundo en el que nos encontramos. Necesitamos saber que el coronavirus es una herramienta educativa que llegó para que reconozcamos lo malvados que somos y que debemos cambiar nuestra actitud mutua para estar más en sintonía con la naturaleza.

Vivimos en un sistema redondo, integral, global, interconectado y quiere que toda la humanidad esté en equivalencia de forma con él, para que, con él, vivamos en armonía mutua. Esto requiere que tengamos relaciones buenas y compasivas entre nosotros, de acuerdo con el principio “ama a tu prójimo como a ti mismo” y seamos como un hombre con un corazón.
[270135]
De Kabtv “Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780”, 31/ago/20
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

 

“¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?

Con el fin de detener la propagación del coronavirus, primero necesitamos diagnosticar con precisión la enfermedad en sí. Es decir, nuestro progreso hacia un estado mejor y más sano depende del diagnóstico correcto de nuestro estado actual. 

Más aún, además de un diagnóstico preciso de la enfermedad, haríamos bien en dejar de esperar que simplemente desaparezca o que un medicamento maravilla surja y todo estará bien.

Si pudiéramos observar más profundo cómo funciona la naturaleza y sus niveles causales, veríamos cómo actúa y qué quiere de nosotros, con esta pandemia. 

Dolor, angustia y una larga incomodidad afligieron a la humanidad con el virus,para que despertemos y descubramos que causa de la enfermedad es a nivel de las relaciones humanas -que nuestra separación y lejanía mutua, está detrás del virus. 

Mientras más pronto entendamos que nuestra actitud divisiva engendra la agonía que sufrimos, incluyendo el coronavirus, más pronto podremos enfocarnos en arreglar esa actitud. 

Veo que no aprendimos nada de la pandemia: seguimos esperando que la solución venga de una vacuna, y también seguimos intentando revivir el estilo de vida consumistas, pre-coronavirus, que nos enfrentaba uno contra otro en una competencia creciente por estrechas visiones materialistas del bienestar. 

Sin embargo, mientras más tiempo fallemos en revisar cómo nos relacionamos entre nosotros, más nos asustará el coronavirus (u otros virus que hacen fila tras éste). La pandemia permanecerá, porque la naturaleza nos obliga a mejorar nuestra actitud. 

Por eso, para detener la propagación del coronavirus, primero debemos entender que nuestro odio mutuo es la causa final. Cuando lo entendamos, ya habremos dado un importante paso para tratar la enfermedad, pues la mitad de la cura de una enfermedad está en el diagnóstico correcto. 

Por eso aquellos con entendimiento más profundo de la naturaleza se esfuerzan por explicar este mensaje a la humanidad, porque entienden que mientras más escuche la humanidad este mensaje, más rápido puede salir de la pandemia y avanzar hacia un mundo mejor con relaciones más armoniosas. 

No necesitamos vacunas para el coronavirus. Además, si observamos la intención de los países y expertos en la carrera por ser los primeros en liberar la vacuna, no encontramos ninguna intención pura de sanar a la humanidad, sino una intención enredada en motivos egoístas de riqueza, orgullo y poder. No podemos esperar que nada positivo surja de algo hecho con esos motivos egoístas, incluidas vacunas. 

En lugar de gastar millones de dólares y cientos de horas en buscar una vacuna, seríamos más sabios en buscar la vacuna que ya existe dentro de nosotros -que si logramos relaciones positivas, amables y amorosas, dejaremos de propagar el virus y miles de otras enfermedades y problemas que contaminan nuestra vida. 

Tenemos esa “vacuna” en nuestro corazón y se nos da oportunidad de inyectarla uno a otro en cada momento. Ya sea dejar que involuntariamente nuestra actitud de división actúen en nosotros e inyecte veneno o cada uno acepta su responsabilidad mutua y así se inyectan mutuamente el antídoto para el virus, cuidándonos y amándonos por encima de nuestras actitudes de división. 

Amor, unión y unidad por encima de la división es el antídoto a toda enfermedad. Podríamos poner a prueba esta solución similar a como se hacen pruebas clínicas para las vacunas, es decir, crear laboratorios que se enfoquen en guiar a gente extraña entre sí, hacia una recién descubierta cercanía interna y conexión profunda, con el objetivo de atestiguar que se volverían inmunes al virus. 

Aún tenemos que internalizar el grado al cual entramos a una nueva era, una era de interdependencia e interconexión mucho más estrecha y que ningún tratamiento fuera de nuestra actitud funciona para arreglar algo en esta era. 

De hoy en adelante, tendremos más y más golpes para iluminar precisamente este punto dentro de nosotros -nuestra actitud mutua- que necesita cambiar. 

Por lo tanto, detener la propagación del virus requiere diagnosticar la causa del virus en nuestra actitud egoísta mutua y que las actitudes positivas tienen el remedio para el virus y para todos los otros problemas en nuestras vidas. 

Ese conocimiento ya actúa para sanarnos. 

Las relaciones positivas son la fuente de todo lo positivo en nuestra vida y la carencia de esas relaciones es la fuente de todo lo que es negativo en nuestra vida. De la misma manera, el coronavirus es un fenómeno que apareció con el fin de enseñarnos este principio. 

Ya sea que estemos o no de acuerdo, no cuesta nada intentarlo, dado que eso ya existe dentro de nosotros. No necesitamos dinero ni esfuerzos ni hacer algo con nuestras manos o piernas para encontrar la cura del virus. Estoy seguro que en el momento en que mejoremos nuestra actitud de uno hacia otro y veremos que la propagación del coronavirus se detiene.

Influencers y la Generación Z

Mi nuevo articulo: «Influencers y la Generación Z«

Solían ser autores, pensadores, filósofos y personas altamente educadas, quienes nos inspiraban. Ahora, blogueros, estrellas de los reality shows, modelos de Instagram con poca ropa y celebridades de YouTube, son los paradigmas a seguir. Rara vez leemos más. La gente es influyente por la cantidad de suscriptores y seguidores que tiene en las redes sociales, y no lo logran con palabras, sino con imágenes que suelen ser provocativas, evocadoras y exudan un aire de derecho.

Sin embargo, a pesar de la superficialidad de la Generación Z, no es necesariamente malo que haya dejado de leer porque sí. Hay una buena razón: son mucho menos ingenuos que nosotros. No creen en la buena voluntad de nadie; quieren respuestas claras y son sobrios sobre la vida que les espera. Están desilusionados y eso es bueno. Tomarán lo que les ayude y rechazarán lo que no, depende de nosotros, que construimos el mundo en el que viven, darles respuestas y soluciones útiles.

Los jóvenes de hoy tienen poco respeto por títulos académicos, por políticos, poderosos y súper ricos. En su mayor parte, no aspiran a parecerse a ninguno de ellos. Quieren divertirse y no creen que ni títulos ni estatus social los hagan felices. Tienen razón y son inteligentes.

Aunque, también se deprimen porque no ven futuro. Si todo lo que hay que buscar es diversión, ¿por qué no drogarse con algo y olvidarse del mañana? Pero cuando descienden, descienden a la desesperanza.

Sufren, pero el dolor les trae preguntas reales y profundas sobre el sentido de la vida. Quizá el mejor testimonio de la intensidad de esta pregunta, sea el aumento de las tendencias suicidas entre jóvenes. Según un ensayo publicado en Business Insider, “El suicidio es la segunda causa de muerte de la Generación Z, es una epidemia peor que cualquier otra que hayan enfrentado los millennials en esa edad”.

Es nuestro trabajo, de los millennials y de la generación X, darles respuesta. Somos nosotros los que debemos exponerles los beneficios de la conexión humana, la confianza y seguridad que sólo podemos encontrar entre personas en las que confiamos. Somos nosotros los que debemos mostrarles, con nuestro propio ejemplo, que es gratificante quitar la vista de la pantalla del celular y vernos.

Nosotros, sus padres, debemos demostrar que la comunicación y la conversación en unidad social, crean una comunidad fuerte y sólida y que socializar es divertido. Somos nosotros los que debemos entender que la tensión que sentimos, el odio entre campos rivales y la ira que desahogamos libremente, no aportan nada positivo para nosotros ni para nuestros hijos. Al contrario, están destruyendo nuestra sociedad y sin una sociedad fuerte, no tenemos futuro, ni siquiera a nivel físico.

Por eso, debemos observar los modelos que siguen los jóvenes, no con desaprobación, sino alarmados porque los dejamos llegar a ese vacío, porque no les dimos metas que los hicieran realmente felices. Deberíamos observarlos y cambiar nosotros mismos, para que ellos también cambien.

Debemos enseñarles que, si alguien no está de acuerdo conmigo, no es mi enemigo, sino una parte inseparable del tejido social y que los desacuerdos me ayudan a comprender mis propias ideas y sentimientos. Debemos predicar con el ejemplo y demostrar que sólo cuando aceptamos lo diferente y apreciamos nuestra diversidad, construimos una sociedad unida en la que es emocionante vivir y una base sólida para el futuro.

La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos

Mi nuevo articulo: «La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos«

Cada día que pasa, tenemos que entender que, a pesar de las crecientes tensiones, odiamos al enemigo equivocado. Pensamos que el enemigo es el que apoya a la otra parte o el que pertenece a otra raza o el privilegiado de algún modo, el rico, el inteligente, el guapo, el afortunado o cualquier otra cosa que nos gustaría ser o tener.

Ninguno de ellos es mi verdadero enemigo. Siempre ha habido y habrá gente con más éxito que nosotros. Pero no nos sentíamos mal ni sentíamos que los queríamos fuera de nuestra vida o tal vez, incluso fuera de la existencia. Siempre estuvieron aquí, pero nosotros éramos diferentes. Éramos menos susceptibles, menos ensimismados o simplemente, menos egoístas. Sí, nuestro propio ego, es el enemigo.

No podemos controlarlo; crece en nuestro interior y es tan parte de lo que somos que ni siquiera sentimos que sea el problema. Pero si no aprendemos a trabajar con él, nos llevará a una guerra civil, porque no podremos tolerar la existencia de nadie más que la nuestra y la de aquellos que piensan como nosotros y se parecen a nosotros.

No habrá ganadores en esta guerra porque no es la guerra correcta. La guerra correcta es contra nuestro propio ego y sólo podemos derrotarlo si la libramos específicamente junto a aquellos que son diferentes de nosotros, que nos disgustan y que desaprobamos, pues es la única alianza que nuestro ego nunca apoyará.

Pero tiene que ser una decisión común, tomada por toda la sociedad en todas sus facciones o, estará destinada a fracasar. Podrás preguntarte ¿por qué debería la gente cooperar con gente a la que odia o incluso relacionarse positivamente? La respuesta es que no tenemos opción. Si no lo hacemos, todos caeremos. Llegamos a un estado en el que somos totalmente dependientes unos de otros y somos más dependientes de aquellos que más nos disgustan.

No sólo nosotros, toda la realidad está compuesta de opuestos que se complementan. No se gustan, pero son totalmente dependientes unos de otros y su propia existencia garantiza y sostiene la existencia de su opuesto o “rival”. Piensa en la “noche” sin el “día”, “invierno” sin “verano”, “seco” sin “mojado”. O cuando se trata de la gente, piense en “negro” sin “blanco”, “republicano” sin “demócrata”, “liberal” sin “conservador”. ¿Te imaginas una moneda con un solo lado? Así de dependientes somos nosotros.

Pensamos que cuando Darwin descubrió el principio de “Supervivencia del más apto”, quiso decir que sólo los más mezquinos y beligerantes sobreviven. Es una mala interpretación de sus palabras, que nuestro belicoso ego nos impone. Un libro reciente de Brian Hare y Vanessa Woods titulado Survival of the Friendliest  (Supervivencia de los más amigables) escribe que, “para Darwin y los biólogos modernos, la “supervivencia del más apto” se refiere a algo muy específico: la capacidad de sobrevivir y dejar atrás una descendencia viable. No se pretende ir más allá”. Además, añaden que “Darwin estaba muy impresionado por la amabilidad y la cooperación que observaba en la naturaleza” y citan su libro Descenso del Hombre, que dice: “Las comunidades, que incluían el mayor número de miembros cariñosos, florecían mejor y tenían el mayor número de descendientes”.

Vamos en la dirección opuesta. Estamos rompiendo el tejido social, desgarrando nuestras comunidades y desmantelando el país. En esas circunstancias, nosotros mismos no sobreviviremos. Y el único culpable es el ego humano. Ahora estamos en un punto en el que, o nos unimos contra él y nos ayudamos a superarlo animándonos a conectarnos y tratando de unirnos con los que son diferentes o, el ego ganará y todos lo perderemos todo.

Si la paz con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin es buena, ¿dónde están las trompetas?

Mi nuevo articulo: «Si la paz con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin es buena, ¿dónde están las trompetas?«

Menos de un mes después del acuerdo de normalización con los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin también se sumó al tren de la paz. Estoy totalmente de acuerdo; la paz y la normalización siempre son mejores que la guerra y la animosidad. Pero, para ser honesto, no veo que el resto del mundo esté entusiasmado y creo que eso demuestra lo aislados que estamos en el mundo. A pesar de que Israel estableció conexiones con países que antes eran enemigos, nadie vitorea, nadie toca las trompetas festivas. A pesar de nuestros esfuerzos por ser aceptados, Israel y los judíos (aunque tal vez no lo reconozcamos) están excluidos de la familia de naciones.

Dondequiera que aparezca Israel, no es como otro país, lo mismo ocurre con la presencia judía. Es hora de que nos preguntemos por qué; es hora de que entendamos que la forma en que el mundo se relaciona con nosotros depende de nosotros, no del mundo. Las naciones nos darán la bienvenida cuando les demos algo que nosotros no valoramos, pero que ellas consideran que es importante. Hasta entonces, sin importar lo que les demos (tecnología avanzada, desarrollo agrícola, innovaciones en medicina, novelistas, actores y cineastas brillantes), el mundo nos odiará más. No recibiremos ni una pizca de gratitud hasta que les demos lo que realmente quieren de nosotros. No lo expresan, pero debemos resolverlo y hacerlo de todos modos.

Es muy fácil de ver: en un mundo quebrantado, fraccionado por el odio, nosotros, los judíos y el Estado de Israel, con nuestra unidad, tenemos que traer la corrección al mundo, Tikkun Olam. El mundo no aceptará nada menos de nosotros.

Odiamos la idea, pero no somos como los demás. Si no me crees, pregúntele a cualquiera que no sea judío y le dirá que siente que hay algo especial en los judíos. Algunos nos odian, incluso los mismos judíos, pero en realidad casi todos siente que somos diferentes y tiene razón. Ningún otro país o persona tiene que justificar su existencia, nosotros los judíos sí, como nación, como país y como individuos. Debemos reconocerlo, de lo contrario las naciones nos lo dirán como nos lo dijeron los nazis hace ochenta años.

Ninguna nación atrae tanta atención como los judíos, pues no se espera que ninguna otra nación dé ejemplo al mundo. Nos juzgan con un patrón diferente porque se espera que seamos más virtuosos que los demás, más amorosos, más afectuosos y con más responsabilidad mutua entre nosotros, que las demás naciones.

Por decir esto, algunos judíos me han acusado de antisemita. Pero la negación no nos lleva a ninguna parte. Debemos arremangarnos las mangas y ponernos manos a la obra, porque el mundo espera y cada vez está más impaciente.

La demanda de las naciones al pueblo judío, no es un producto de mentes enfermas; nuestros sabios nos han dicho a lo largo de los siglos que debemos ser una nación modelo, “luz para las naciones”. Rav Kook, el líder del sionismo religioso antes del establecimiento del Estado de Israel, articuló este mensaje de manera poética y sucinta en su libro, Orot HaKodesh: “Desde que nos arruinó el odio infundado, el mundo se arruinó con nosotros, seremos reconstruidos con amor infundado y el mundo será reconstruido con nosotros “.

Como acabo de decir, necesitamos unirnos, no por nuestro propio bien, sino para dar ejemplo al mundo. Antes de la ruina del Segundo Templo, hubo un período en el que estábamos tan unidos, que la gente de las naciones acudió en masa a Jerusalén para ver el milagro. El libro Sifrey Devarim detalla que los gentiles “subían a Jerusalén y veían a Israel … y decían: ‘Es bueno aferrarse sólo a esta nación’.

De manera similar, El libro del Zóhar (Ajarei Mot) escribió sobre nuestro odio mutuo y la importancia de nuestra unidad, para el resto del mundo: “Ve, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos también se sienten juntos’. son los amigos cuando se sientan juntos y no están separados uno del otro. Al principio, parecen gente en guerra, deseando matarse unos a otros … luego vuelven a estar en amor fraternal. … Y ustedes, los amigos que están aquí, como antes estaban en cariño y amor, de ahora en adelante tampoco se separarán unos de otros … y por su mérito, habrá paz en el mundo”.

El libro Kol Mevaser también destaca la importancia de la unidad del pueblo de Israel: “Esta es la garantía mutua en la que Moisés trabajó tan duro antes de su muerte, para unir a los hijos de Israel. Todo Israel es responsable uno de otro, es decir, cuando están juntos, sólo ven el bien”.

Por lo tanto, debemos darnos cuenta de que no habrá paz ni armonía mental, hasta que hagamos las paces entre nosotros. Mientras no nos elevemos por encima del odio profundamente arraigado entre nosotros mismos ni nos unamos para servir de ejemplo al mundo, las naciones nos tratarán como parias.

Consejos de Cabalá – 15/may/20

Pregunta: ¿Por qué la muerte de alguien más es tan atractiva para la gente? Vemos que cuando ocurre un accidente, muchos espectadores se reúnen alrededor ¿por qué es tan interesante?

Respuesta: Es pura psicología. Sucede algo desconocido, complicado, algo que preocupa a todos y por eso resulta tan atractivo.

Pregunta: ¿Puede considerarse debilidad si se piensa en la muerte o se le teme?

Respuesta: No. Es un estado natural del hombre.

Pregunta: ¿Cuál es su actitud ante el suicidio?

Respuesta: Negativo. No entiendo a la gente que lo hace.

Pregunta: ¿Cree que la medicina podrá prevenir la muerte en el futuro?

Respuesta: No nunca.

Pregunta: ¿Cuál muerte es ideal en su opinión?

Respuesta: Cuando se corrigen por completo, incluso en el último momento.

Pregunta: ¿Hay vida después de la muerte del cuerpo físico?

Respuesta: Por supuesto. Es una forma diferente de existencia.

Pregunta: ¿Cree que el origen de la vida viene del espacio exterior?

Respuesta: No. No creo que haya vida en el espacio exterior.

Pregunta: ¿Se puede vivir varios cientos de años en el cuerpo biológico?

Respuesta: Sí, se puede, pero ¿para qué?

Pregunta: En su opinión, ¿está permitida la cremación?

Respuesta: Es un asunto personal. En principio, desde la perspectiva del desarrollo espiritual del hombre, lo que sucede con el cuerpo después de la muerte no tiene ninguna importancia.
[269837]
De Kabtv “Era post coronavirus” 14/may/20

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 25/jun/20
Consejos de Cabalá – 17/may/20
Consejos de Cabalá- 24/mar/19

Tendencia hacia la comunicación mundial

Pregunta: ¿Qué cambios internos se han producido en nuestra comunicación desde la década de 1990?

Respuesta: Entramos en un espacio de conexión mutua totalmente. Nos sentimos una humanidad diferente. Si antes la comunicación se hacía por teléfono, por radio, etc., hoy sentimos la conexión no entre la gente, sino entre identificaciones, es un sentimiento completamente diferente. Por eso, no importa quién me escribe, pero es importante cómo lo percibo.

Pregunta: Resulta que si en el pasado prácticamente nadie salía de su aldea y estaba conectada con varias decenas o cientos de personas, hoy conoce a miles o decenas de miles en su vida ¿cuál es el propósito de esta tendencia?

Respuesta: Es un proceso muy simple: debemos sentirnos como una familia, una sociedad unida e interconectada, incapaz de existir de otra manera. Este es un proceso de interacción absolutamente completo entre nosotros. Y aunque esta interacción sigue siendo egoísta, nos llevará a comprender que debemos encontrar un método de comunicación diferente.

Pregunta: Es decir, ¿estaré en contacto con miles de millones de personas? ¿las conoceré personalmente?

Respuesta: Será una comunicación mundial. Además, debe ser amable; de lo contrario, simplemente nos destruimos unos a otros. Hoy empezamos a darnos cuenta de que las mentiras de este sistema nos perjudican a todos.
[270025]
De Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
La manipulación de las masas por los medios de comunicación
El lenguaje de comunicación con el Creador
Una vida nueva 637 – El poder de los medios en la conformación de la realidad