entradas en '' categoría

Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros

Mi nuevo articulo: «Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros«

Estamos en el umbral de una revolución total, un cambio importante en nuestra actitud, hacia nosotros mismos, hacia la sociedad, hacia la humanidad y hacia toda la naturaleza. Rosh HaShaná –es en hebreo y significa “cabeza” o “inicio” de “año”-, llega en un momento especial, como nunca antes, en medio de una pandemia mundial. Somos conscientes del impacto de gran alcance del virus, pero debemos preguntar ¿con qué propósito llegó? La respuesta a esta pregunta es la clave para un buen año nuevo, un Shaná Tová 5781.

El coronavirus nos muestra que nuestro comportamiento individualista y egocéntrico nos lleva a la destrucción y al dolor. Viéndonos a los ojos en el espejo, con total honestidad podemos preguntarnos ¿queremos reformar y corregir nuestra naturaleza, cambiarla por una que sólo quiera cooperación mutua y unidad?

Los crecientes desafíos y predicamentos por los que estamos pasando, despiertan la introspección mundial para entender que el camino actual que recorre la humanidad no nos lleva a un buen lugar. Este reconocimiento, por sí solo, ya es un paso muy importante en nuestro desarrollo. El coronavirus resultó ser una fuerza que despierta a la humanidad para hacer una revisión completa de su estado.

Nuestra comprensión actual de lo que está sucediendo se reduce a la conciencia de que el virus nos golpea.

Pero nuestra razón no profundiza más. No tenemos idea de hacia dónde nos dirigen los golpes ni de dónde vienen ni, lo más importante, cuál es su propósito. Estamos tan desamparados y desorientados como un bebé recién nacido que siente dolor y llorar, sin comprender el motivo de la situación.

Así, nuestro desafío prioritario es descubrir el motivo del coronavirus, no en el sentido biológico, sino su sentido esencial, desde su mismo origen. Distanciamiento social, mascarillas, evitar multitudes, la carrera mundial por la vacuna, tratamientos experimentales: todas son medidas que buscan aliviar el problema de la Covid-19. Pero, ninguna será la solución integral al fenómeno del coronavirus.

La naturaleza, como padre amoroso, siempre trabaja por el bien de su creación. Los golpes, presiones y angustias, tan dolorosas como las siente cada individuo, no son para perjudicarnos, sino para equilibrarnos con la naturaleza y lograr una vida mejor. Su propósito es agudizar la conciencia de nuestras prioridades en la vida, de lo que realmente importa: relaciones armoniosas; entre nosotros y con la naturaleza.

La pandemia tiene como meta hacer que nos acerquemos adecuadamente al entorno que nos rodea, de forma integral y como complemento. Con el deseo de hacer bien a los demás y a nuestro entorno. La naturaleza es global, integral y unida. La tendencia del desarrollo evolutivo es hacer que nos identifiquemos con esas cualidades, a pesar de que fuimos creados muy diferente y que estamos distante unos de otros.

La era del coronavirus está cambiando nuestra vida, literalmente, por la fuerza. Nos lleva hacia un mundo superior y más avanzado, en el que todas las partes están unidas.

Hasta ahora, el mundo se ve justo al revés, lleno de juegos del ego, violencia, corrupción, luchas y disturbios, es parte del proceso de desarrollo. Si al inicio de la pandemia aún veíamos manifestaciones de solidaridad y ayuda mutua, hoy se agotó la paciencia de todos. Además, la ilusión de que nos tratamos bien está rota y ya es claro que es parte de la naturaleza humana cuidar sólo de uno mismo.

La impotencia que sentimos nos llevará a buscar la guía de nuestros sabios que, a lo largo de miles de años, crearon un método de unidad para este momento especial, para llevar a la humanidad a un nuevo horizonte. Este método atemporal desarrolla el enfoque y el sentimiento de que todos estamos dentro de un sistema. Una vez que se nos inculca firmemente esta noción, se vuelve natural tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros, hasta que seamos “como un hombre con un corazón”. Y cuando finalmente nos conectemos con armonía, sentiremos que el poder único de la naturaleza que lo guía todo, en realidad, sólo nos hace el bien.

Entonces, ¿qué debemos desearnos para el nuevo año? Primero, reconocer nuestra naturaleza humana egoísta como la fuerza autodestructiva que nos separa. Segundo, desear cambiar de dirección y conectarnos por el bien de todos. Así, activaremos la fuerza de la naturaleza que irradia un mundo sano y sereno. Nuestra intención y deseo de construir una conexión profunda entre nuestros corazones, sanará el coronavirus en su raíz y asegurará que el siguiente año sea el más dulce que jamás hayamos vivido, realmente un Shaná Tová.

La llave para la cerradura

Usualmente, nos comunicamos, no a través de propiedades similares sino precisamente donde somos opuestos uno del otro. Así se conectan las piezas de un rompecabezas: si existe una hendidura en una, existe exactamente lo mismo pero en forma de protuberancia en la otra y cada uno va dentro del otro anexando el más al menos y el menos al más. Sólo así la conexión es posible. 

Por lo tanto, veo un menos en un amigo, y yo llego con mi más. Y donde veo un más en un amigo, debo ver mi menos. Resulta que es bueno que el Creador despierte cualidades opuestas en nosotros. No necesitas cambiarlas: sólo necesitas pedir que todas se conecten. Es lo único que hace falta, no necesitas cambiar nada. 

Deja que todos los más y los menos se reúnan como la llave en la cerradura. Se convertirá en una fuerza. Podremos entender qué es la conexión, qué es un electrón, que es un protón, un neutrón y otras partículas

Hay más de cuatro diferentes partículas en un átomo. ¿Por qué son tantas? ¿más y menos no es suficiente? No, no es suficiente. Debe haber muchas otras partículas alrededor de ellas con todos tipo de propiedades para sostener la combinación de pros y contras y reunirlas en un átomo. 

Así, entenderemos qué le hace falta aún a los físicos, para entender cómo funciona la materia. 

Nos elevamos por encima de nuestro entendimiento y sensación porque lo principal es la conexión, como está dicho: “El amor cubre todos los crímenes”. Un amigo tiene un más, o viceversa, él tiene un excedente y yo tengo una deficiencia, no importa de qué tipo, lo principal es que existe amor. Que estamos unidos en una meta común, que nos esforzamos por el Creador que reinará entre nosotros. 

En el interior, existe un menos común del uno contra el otro, pero por fuera, el Creador nos cubre a todos con su velo, el poder de la unidad. 

No debemos actuar como niños que cortan las esquinas de las piezas de un rompecabezas con tijeras esperando que será más fácil ensamblarlo. No podrán conectarlo de esa manera. Y no puedes intentar forzar las piezas equivocadas del rompecabezas una en la otra. Debemos entender que todas las propiedades creadas en nosotros por el Creador son cien por ciento correctas. Somos absolutamente perfectos. Sólo necesitamos encontrar la conexión correcta entre nosotros y pedir que el Creador la haga suceder. 

Encontramos nuestras deficiencias, es decir, en qué no podemos conectarnos, nuestro menos común, por eso nadie puede conectarse con el otro. Y hacemos un llamado para que el Creador nos ayude y nos de el poder del otorgamiento, complementa a Maljut con Bina y todo funciona.
[270702]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 10/sep/20, “Ley de Arvut (Garantía Mutua)”

Material relacionado:
Hombre y mujer – un imán entre ellos, parte 1
¿Cómo se crea el elemento de vida?
En el umbral del descubrimiento de la meta de la evolución

Adiós al osito de peluche – es la hora de crecer si queremos deshacernos de la COVID.

Mi nuevo articulo: «Adiós al osito de peluche – es la hora de crecer si queremos deshacernos de la COVID.«

Como dije desde el inicio del brote, el coronavirus no es otro virus y la Covid-19 no es otra pandemia. Es un cambio de juego, un transformador que hace girar nuestra vida al revés y de adentro hacia afuera. Cuando esté hecho, seremos diferentes, y hasta que no esté hecho, no desaparecerá.

Cualquiera que sea la imagen que los gobiernos y los medios nos den, la verdad es que estamos en medio de un colapso económico, social y político. La base misma de nuestra forma de vida, donde nos vemos obligados a competir entre nosotros por recursos y fondos, por estatus social y respeto, donde no podemos confiar en nadie, porque el éxito de uno, necesariamente es el fracaso de otro, esa base de nuestra vida anterior, finalmente se está disolviendo.

Así como la nieve derretida crea fango, pero debajo la hierba crece y hay brotes bajo la tierra congelada, nuestra vida se deshace de su antigua fachada helada y brota una nueva, vibrante y alegre. Pero hasta que brote, tendremos que vadear un poco en el barro.

Hay varias cosas que podemos hacer para acelerar el brote de esa vida nueva y mejor.

1. Nos aferramos a nuestra vida anterior como adolescentes aferrados al osito de peluche raído y deshilachado que amamos desde la infancia.

No podemos ver que la madre naturaleza nos ofrece abundantes juegos nuevos y emocionantes, adecuados para nuestra edad y comprensión. Estamos tan colgados del pasado que no podemos soltarnos de él para atrapar la riqueza que nos ofrece el futuro.

Sin embargo, sucederá. Tendremos que renunciar a nuestra antigua forma de vida pues, nos guste o no, estamos cambiando. Incluso si las empresas se reabren sin restricción, los compradores no llegarán como antes y las empresas colapsarán en masa. Si hacemos la transición a la nueva era conscientemente, podremos dar ingreso y ocupación a todos. Si no, eventualmente lo haremos, pero después de un desfile de desastres. Las catástrofes que vemos en Estados Unidos son sólo el preludio de una cacofonía de adversidades y conflictos simultáneos.

2. Tenemos que entender que, esencialmente, no estamos atravesando una crisis económica.

Verlo de otra manera, es el enfoque estrecho de los financieros que se ganan la vida explotando a la gente y aprovechando oportunidades mercantiles. En realidad, estamos atravesando una transformación social, la transición de una actitud egoísta a una actitud desinteresada hacia la vida.

Como resultado de la transformación de la sociedad, el concepto de economía cambiará. Dado que la economía refleja las relaciones en la sociedad, cuando los miembros de la sociedad colaboran, la economía también se vuelve colaborativa. Además, este proceso no se desarrolla de manera obligatoria, sino porque es en el mejor interés de todos.

Podemos pensar que vivir desinteresadamente te da menos abundancia material, pero es absolutamente incorrecto. Cuando una sociedad vive desinteresadamente, todos garantizan el bienestar de todos y cada uno de los miembros de la comunidad. Es decir, nunca tendrán que preocuparse por comida, vivienda, educación, atención médica, energía y actividades extraescolares. En lugar de que los individuos se preocupen por sí mismos, la comunidad se preocupa por ellos. La gente, a cambio, hace lo mismo por los demás, pero su mente y corazón se despreocupan.

Viéndolo así, ya vivimos en una sociedad colaborativa. Ningún producto está hecho 100% en una localidad, sin la colaboración de muchos otros fabricantes en numerosos países, no se produciría nada. Entonces, el problema no es que no colaboremos, sino que colaboramos contra nuestra voluntad e intentamos extorsionarnos, manipularnos y engañarnos unos a otros en el proceso. Cuando transformemos nuestro enfoque de egoísta a desinteresado, colaboraremos aún mejor y todos se beneficiarán realmente de los productos comunes. Habrá abundancia para todos.

3. El tercer y más importante requisito para acelerar la transición del viejo mundo al nuevo, es el apoyo mutuo.

Tenemos que ayudarnos unos a otros a ser conscientes de que nos dirigimos hacia una vida hermosa. La gente no podrá dejar de lado sus ositos de peluche y abrazar la vida nueva fácilmente hasta que vea que otros hacen lo mismo. Así que piénsalo, habla sobre ello y entusiasma a los demás sobre la nueva vida que tenemos por delante, porque tan pronto como aceptemos la transición por la que estamos atravesando, los brotes en ciernes estallarán en la nieve y comenzará una nueva primavera.

Arrepentimiento individual y colectivo

Mi nuevo articulo: «Arrepentimiento individual y colectivo«

“¿Cómo expiarán los judíos sus transgresiones?”, Preguntó el rey David. El Creador respondió: “Cuando los judíos sufran a causa de sus transgresiones, deben reunirse ante mí todos. Y juntos confesarán sus transgresiones y recitarán en orden las Selijot y yo responderé a sus oraciones” (Mishna). Esto ejemplifica la esencia misma de la nación israelí, que requiere que adoptemos un enfoque colectivo cara a cara con todos, para bien y para mal.

Selijot (perdón), son oraciones comunitarias dichas en la temporada de fiestas mayores, representan un momento especial de introspección y arrepentimiento. Pero, ¿por qué debemos pedir perdón? Este período especial nos ayuda a comprender que, colectivamente nos vamos más hacia la separación que hacia la conexión con los demás en nuestra vida, esa es la transgresión por la que debemos pedir perdón.

Es la importancia e implicación de los días de arrepentimiento entre Rosh HaShaná Yom Kipur. Toda nuestra introspección, todo aquello que deseamos examinar, reflexionar, aclarar, admitir, confesar, pedir perdón debe hacerse de forma conjunta, con plena atención de todos y cada uno de los miembros de la nación.

Sin embargo, dado que nos criaron por separado, nos enseñaron y alentaron a desarrollarnos como individuos. En consecuencia, nos distanciamos de nuestro inicio comunitario y perdimos la conciencia de pueblo. En otras palabras, dejamos de ser una sociedad inspirada y organizada que funciona de acuerdo a la garantía mutua.

La ruptura de nuestra condición de pueblo es por lo que debemos pedir perdón, por ignorar las grandes brechas que nos separan, por olvidar lo que espera la gente de nosotros como pueblo y por nuestro comportamiento actual que no está sincronizado con la garantía mutua.

La sensación de que somos como los órganos del cuerpo, la conciencia en la que el individuo no es evaluado por separado, sino como parte integral de un todo sano y totalmente funcional, se perdió. Nos corresponde a nosotros despertar poco a poco de ese engaño de división y darnos cuenta de que los demás nos ven como pueblo, no como una colección de grupos con facciones o individuos separados.

No hay razón para enfadarnos y reprocharnos unos a otros; no hay razón para discutir y usar palabras fuertes. Generalmente, estas palabras logran poco y a menudo, tienen el efecto contrario. Tomemos por ejemplo la educación de los niños. Elevamos la voz y les ordenamos que “sean buenos al dar y recibir”, pero estas palabras parecen caer en oídos sordos. Antes de que lo hagan, necesitan reconocer en nosotros algo que sale de lo más profundo de nuestro interior. Recuerda a tus padres, ¿no recuerdas principalmente sus acciones más que sus palabras? Así como los niños que observan todo y tienen gran capacidad para reconocer lo que realmente sale del corazón, aprenden mejor del ejemplo personal; es exactamente lo mismo.

Debemos aprovechar la oportunidad que nos dan las fiestas mayores para redescubrir nuestros lazos de conexión amorosa. Sólo nos falta tener conciencia de nuestra división para clamar y pedir fuerza para unirnos, fuerza de amor y corrección. Nuestro objetivo final es entender que somos parte de un solo cuerpo que funciona en garantía mutua y amor.

El amor del que hablamos es interno, profundo y está oculto. No brilla delante del mundo como se ve en el cine o en el teatro, donde es un amor egoísta. Por eso es difícil y complicado explicar cómo es cuando todos están conectados y se sienten como un todo.

Una vez que tenemos conciencia profunda de este estado que deberíamos encontrar y entendemos que ni siquiera nos hemos acercado ni hacemos suficientes esfuerzos para lograrlo, estaremos preparados para arrepentirnos y pedir ayuda. Cuando juntos logramos una demanda tan sincera de sanación y unidad, estamos preparados para una oración que sin duda, tendrá respuesta.

Guía para mesas redondas, parte 2

La mesa redonda es una formación psicológica seria

Pregunta: La metodología del círculo consta de tres partes. La primera parte es educativa. Es necesaria para comprender todo el proceso, el objetivo final y los medios. Puede ser una pequeña conferencia, ver una película, leer fuentes y luego discutirlo.

El segundo es la discusión en sí. También se divide en diferentes partes: juegos, reflexión y taller.

Y el tercero es la práctica, es decir, la aplicar las habilidades adquiridas en el círculo, en la vida cotidiana ¿deberíamos implementarlo en nuestra vida, en el trabajo y en la familia la actitud que recibimos de la mesa redonda?

Respuesta: La mesa redonda o el concepto de elevar a una persona por encima de su ego para acercarse a los demás, no sólo para aprender información u obtener impresiones de cada uno, sino para conectarse, para comprender el problema y su solución, es un conjunto completo de acciones conjuntas. No creo que esto sea sólo una pequeña introducción al concepto de «mesa redonda».

Las personas deben aceptarlo, adquirir habilidades prácticas para comprender cuándo pueden elevarse por encima de sí misma o inclinarse ante los demás. Para entender qué tipo de comunicación debe haber entre ellos, me inclino ante los demás o estoy a la par con ellos o estoy por encima de ellos ¿cómo se puede orientar correctamente todo esto?

Considero que la primera etapa educativa es la más importante, es muy fuerte e incluye una gran cantidad de ejercicios variados. Este es un entrenamiento psicológico serio donde todos entienden dónde están y qué deben hacer.
[270337]
De Kabtv «Habilidades de organización» 9/jul/20

Material relacionado:
La Percepción De Un Campo Ûnico
La unidad monolítica del equipo
Una plataforma de unidad con la Naturaleza

¿Qué será de nosotros?

Observación: Vemos que el virus cambió a la gente. Solía haber todas estas carreras: dónde ir a descansar, dónde volar, comprar boletos de avión con anticipación, qué comprar, cómo vestirse. Esto ocupaba su pensamiento.

Hoy, la gente tiene un futuro incomprensible, tiene ansiedad, algo nació dentro y comienza a preguntar: «¿Qué será de mí?»

Mi comentario: Ahora surge una pregunta sobre el futuro. Siempre nos pareció que el futuro avanzaba a lo largo de algún tipo de desarrollo de pasos egoístas. Ahora, ya no es cierto y no será así en el futuro; todo se acaba. El virus está devorando este futuro y no sabemos cómo construirlo.

Observación: Siempre hubo un desarrollo lineal del egoísmo, mañana habría algo, pasado mañana habría algo más.

Mi comentario: ¡Habría aún más, será aún mejor! Volemos a las estrellas. «Y los manzanos florecerán en Marte», etc.

Solo han pasado de 20 a 30 años; ¡Mira lo que se hace con la Tierra, con el espacio exterior y con todo! ¡No hay solución en ninguna parte! Es una terrible decepción de toda la humanidad en sí misma. Es un cambio sorprendente.

¡Pero eso es genial! Finalmente empezamos a quitarnos el velo de los ojos. Nuestro ego nos cegó: Yo te lo edificaré; ¡Lo haré por ti! ¡Vamos, mira! ¡Vete al mar, vete al extranjero! ¡Mira cuántas chicas guapas! ¡Mira qué música hay! ¡Mira lo que se está haciendo! ¡Qué vida! Eso es todo.

Observación: Así, cuando escuchamos que no habrá vida, es lo que nos dice nuestro ego. Al contrario, habrá vida, pero nuestro egoísmo dice: no habrá vida.

Mi comentario: Si. Por eso, le damos la bienvenida. El ego nos hace avanzar.

Pregunta: Aunque tenemos oscuridad total frente a nosotros ¿llama a esto avanzar?

Respuesta: Nos lo pinta correctamente porque en su interior nos sentiremos así.

Pregunta: Entonces, si seguimos el camino egoísta que hemos seguido hasta ahora, ¿hay un abismo por delante?

Respuesta: Sí, pero en la naturaleza, se hace de antemano para que todo termine bien de todos modos. No puede ser en nuestra vida, en nuestro mundo, en esta naturaleza que todo es tan estúpido como un callejón sin salida más allá del cual no hay nada. Renace, como renacen las etapas y tiempos de la naturaleza.

El paso al futuro determina la oscuridad porque no es oscuridad. Lo que parece oscuridad ante nosotros ya es un paso al futuro que sentimos hoy como oscuridad porque aún no estamos determinados a ver este paso.

Cuando miramos bien la oscuridad, de repente veremos: esto no es oscuridad, ni siquiera son siluetas, ni siquiera son estados semi-sombríos. ¡En realidad es una luz enorme! Este es un mundo nuevo.

Pregunta: ¿El escalón más alto, bajó a nosotros? Nos parece oscuridad absoluta. Queremos vivir como vivimos, pero ya no podemos ¿qué debe hacerse ahora? ¿alcanzarlo?

Respuesta: Debemos aceptarlo tal como es y tratar de adaptarnos a él; lo que contiene es lo mejor. De esta forma, nos reeducamos.

Pregunta: ¿Cuál es el siguiente paso?

Respuesta: Es un mundo nuevo en el que cada uno existirá en las fuerzas del bien, la conexión, el otorgamiento y el amor. Se acerca y por eso nos parece oscuridad. Pero todo saldrá bien. El virus nos ayudará.

Pregunta:¿Este empujón desde atrás nos lleva exactamente a esta etapa? ¿definitivamente conduce a esta etapa?

Respuesta: Si. De hecho, el virus define nuestra vida. Todos somos virus. Podemos decir que estamos hechos de ellos. Incluso los científicos lo dicen. Por lo tanto, debemos ver los cambios correctos en nuestra naturaleza en esto.

Pregunta: Si ahora me dirijo, aunque sea un poquito a este paso con buenos pensamientos, ¿intentaré estar en ellos?

Respuesta: Entonces se adaptará rápida y fácilmente y no sentirá en absoluto que haya algún tipo de transición abrupta al siguiente paso.

Pregunta: ¿El mundo futuro será bueno y brillante?

Respuesta: Ya viene; ya está aquí. ¡Vamos a tomarlo! No hagamos virología en absoluto. Trabajaremos todos juntos para adaptarnos unos a otros. De repente, este virus estará entre nosotros como enlace. Comenzaremos a sentirnos más cerca de nuestros corazones. Todo pasará.
[270423]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 22/jun/20

Convierte la vida en un juego

Pregunta: Toda nuestra vida se basa en un juego. El sociólogo ruso Vladimir Ilyin escribió: «El juego es una vida diferente, que actúa como un oasis creado por el hombre dentro del caos de la vida real».

Si el juego es toda nuestra vida, ¿cómo se puede distinguir cual es la vida verdadera y qué es un juego?

Respuesta: No es necesario distinguir, es necesario convertir la vida en un juego. Esto será bueno.

Pregunta: ¿Cómo?, no puedes seguir siendo un niño.

Respuesta: Déjame ser niño pequeño. Debería sentirme como un niño pequeño. ¿qué es que soy grande? ¿en qué soy tan grande? En ninguna parte, en la nada.

Al contrario, déjame sentir que soy pequeño en comparación con el universo, con todo el cosmos enorme y hay cosas que debo comprender, recibir y sentir placer de vivir con los ojos y la boca abiertos. 

Pregunta: La primera función del juego es compensar la energía no utilizada en la lucha por la supervivencia. El hombre acumula energía, a menudo negativa, que de alguna manera debe desechar, darse cuenta.

¿Cómo se puede entender esta energía negativa para que no lleve a resultados fatales? ¿cómo se puede usar la energía negativa que se acumula para causas constructivas?

Respuesta: Debe mostrar el significado, que este significado está directamente conectado con él y cuál puede ser la recompensa por entender este significado.

Pregunta: El juego asegura la preservación de las cualidades dadas por la naturaleza, pero no son necesarias en la vida real de un individuo. ¿Cómo puede una persona revelar y reconocer las cualidades ocultas, las oportunidades ocultas que la naturaleza le implantó?

Respuesta: Sólo en el grupo. En un grupo particular donde todos se comprometen a descubrir sus oportunidades potenciales internas, no usadas, para elevarse por encima de sí mismos. Por encima de ellos mismos está la sociedad.

Por lo tanto, debemos reunirnos en un grupo en el que todos quieran elevarse por encima de sí mismos, para alcanzar esa conexión, cuando se elevan juntos hacia algo en común. Digamos que diez personas se unen y se convierten en una. Este “uno” estará formado por todos, juntos sentirán ese cambio cualitativo, pues todos se volvieron diez veces más inteligentes, diez veces más fuertes, diez veces más perspicaces, etc.

Pregunta: En un mundo imperfecto con una vida agitada, el juego crea perfección temporal y limitada. Es siempre una especie de ciclo corto. ¿Se puede convertir el juego en un juego infinito para que no se acabe?

Respuesta: Sí, esto es lo que es un juego. Un juego real es el que puede convertirse en un juego sin fin, una actividad sin fin.Pero, sólo si somos muchos.

No puedes jugar el juego solo. Cuando somos muchos, creamos combinaciones completamente diferentes en el juego, como en un caleidoscopio. ¿Alguna vez ha mirado a través de un caleidoscopio? Cuando gira, los trozos de vidrio roto que hay en su interior se mueven hacia una especie de estructura. Nosotros también.

Cuando hacemos un caleidoscopio de nosotros mismos, ¡obtenemos esas imágenes! Comenzamos a descubrirnos como conjuntos, compatibles de tal forma que al final recibimos un todo único, nos convertimos en Adam (Hombre), es decir, un elemento combinado.

Pregunta: ¿Qué es un juego real que es ganar-ganar para todos?

Respuesta: Es cuando cada uno revela el verdadero universo y comienza a jugarlo de verdad. ¡En serio!

Pregunta:Aquí es cuando se revela el verdadero universo y se comienza a jugarlo de verdad. ¡En serio!

Respuesta: Es cuando uno juega por encima de la vida y la muerte, no por la vida y no por la muerte, sino por encima, para conectarse con los demás y construir la perfección junto con ellos. Sólo la perfección puede llenar de significado al hombre.
[270658]
De Kabtv «Noticias con el Dr. Michael Laitman” 12/jul/20

¿Qué hará que la gente sea más amable?

Pregunta: Algunas redes sociales ayudan a la gente a ser más amable. En este momento tenso, cuando la pandemia está arrasando, los políticos luchan por los votos y los manifestantes exigen justicia racial, la comunicación humana se está volviendo más importante.

Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon desarrollaron un método automatizado para hacer que la comunicación sea más educada. Los científicos están seguros de que la cortesía y la comunicación amable nos beneficiarán. Hicieron un método automatizado para hacer que la comunicación sea amable.

¿Pueden los algoritmos enseñar realmente una forma diferente de comunicación y una línea de pensamiento diferente?

Respuesta: En principio, pueden hacerlo, en muy pequeña medida. Depende de qué tan seriamente nos relacionemos con el modelo de comunicación, de si podamos seguir todas estas reglas: perdón, por favor, gracias y todo el tiempo infundir emociones positivas en los demás y así sucesivamente.

Esto puede ablandar a la sociedad de alguna manera. Pero en una medida muy insignificante porque con esto nos desviamos del propósito de la creación.

El propósito de la creación es hacer que el hombre tome conciencia de que su naturaleza es malvada. Por lo tanto, debemos entender que no importa cuán buenos, blancos y esponjosos seamos externamente, fuera de nosotros mismos, por dentro seguiremos siendo desagradables, negros, oscuros y malvados. No nos cambiará desde adentro, pero nos ayudará a comprender rápidamente quiénes somos realmente por dentro. Al igual que cuando enciende la luz de una habitación, puede ver mejor lo sucia que está.

Pregunta: ¿Es que todos los mensajes amables, toda amabilidad y cortesía solo ayudan a revelar la negatividad que acecha en el interior?

Respuesta: Por supuesto.

Pregunta: ¿Qué más sucede?

Respuesta: Comenzamos a sentir quiénes somos dentro de nosotros mismos.

Pregunta: ¿Es necesario tener negatividad interna y bondad externa, cortesía externa, actitud positiva hacia los demás? ¿o debería haber solo bondad, gracia, positividad y comunicación armoniosa?

Respuesta: Debemos luchar constantemente con nuestra naturaleza egoísta codiciosa y no solo manifestar todo esto en el exterior de forma hermosa en relación con los demás, como todos los métodos, tanto los de los que estás hablando como los demás.

Debemos entender que todo radica no en un hermoso empaque externo, envoltorios, bombones, sino en cambiarnos a nosotros mismos, nuestra naturaleza. Sólo así podremos realmente alcanzar un estado en el que la humanidad se vuelva diferente. Se volverá diferente dentro de sí misma: generoso, amoroso y comprensivo.

Pregunta: ¿Qué ayuda trae este mal en el hombre? ¿por qué se nos da?

Respuesta: Este mal es necesario para revelarnos nuestra naturaleza. Esta es nuestra naturaleza, esto somos nosotros, no algo artificial, externo, extraño. Así es como se revela nuestra naturaleza.

No es fácil revelarle a alguien lo malvado que es. Habla con la gente y verás cómo reaccionan cuando les dices quiénes son. Te odiarán; te golpearan. No estarán de acuerdo contigo. ¡¿Cómo puedes acusarlos de lo que supuestamente está mal ?!

A nadie le gusta que se le señala. Necesitas revelarlo, revelarlo tú mismo y a los demás y ayudar a todos a llegar a la conclusión de que somos bestias terribles y no tenemos otra opción que corregirnos a nosotros mismos lo antes posible; de lo contrario, nos comeremos vivos.

Observación: Tenía un twitter interesante que decía que es odio lo que da conocimiento de cómo llenar el deseo de otra persona. Por lo tanto, la base de la vida es el amor propio y el egoísmo y el resto es su condimento.

Mi comentario: Si. Entonces, está escrito: «Creé la inclinación al mal e hice la Torá como su condimento».

Pregunta: ¿Por qué el odio ayuda a satisfacer el deseo de otra persona?

Respuesta: Porque se convierte en odio por su propia naturaleza y por tanto, inversamente, hacia el amor por otra persona. Resulta que al poner mi odio al revés, puedo odiarme a mí mismo y amar a otra persona.

Pregunta: ¿Podemos decir que el odio que hay en el hombre está mal, debe ser tratado como un artimaña que nos ayuda a mejorar?

Respuesta: Si. A esto se le llama ayuda en contra.

Pregunta: ¿Qué les diría a la gente que realmente espera de los demás actitudes amables, calidez y armonía en la comunicación?

Respuesta: No esperes. No esperes nada bueno de nadie. Sólo entiende que todo depende de cada uno. Cámbiate a ti mismo y el mundo cambiará.
[270476]
De Kabtv «Noticias con el Dr. Michael Laitman» 1/jul/20

“¿El mundo va en la dirección correcta?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo va en la dirección correcta?” (Quora) 

El mundo pasó por suficientes fases preliminares, incluyendo regímenes de extrema izquierda y derecha y ha tenido gran cantidad de turbulencias, disturbios y errores. 

Hoy la pregunta inminente es : ¿Qué camino tomar de aquí  en adelante? 

En el transcurso de la historia humana, estuvimos constantemente intentando solucionar hacia dónde dirigirnos en el futuro: hacia la derecha o hacia la izquierda. 

¿Qué nos queda hoy? 

Llegamos a un estancamiento en todos los campos de la actividad humana, personal, social, educativo, económico, ecológico y global. 

Trabajamos con todos los sistemas que pudimos diseñar y nos aseguramos que no existe un solo sistema o plan que nos lleve de forma confiable a un brillante futuro. 

Estamos en un punto muerto, sin ninguna visión de un mejor futuro que nos motive ni nada que nos estimule desde atrás tampoco. 

Nuestra era está caracterizada por el final de nuestras pruebas y tribulaciones egoístas. El ego humano gallardamente permanecía detrás de cada empresa humana y cada avance y progreso previo, dando sólo el suficiente combustible para que se desplegara y revelara que corto se quedaba en dar satisfacción y felicidad duradera. 

Mientras estamos absortos en nuestro ego, podemos recibir o dar de forma egoísta. Con intención egoísta detrás de cada acto de recibir o dar, la destrucción es la conclusión inevitable. 

La Alemania nazi fue un duro ejemplo de un regimen basado en recibir de forma egoísta hasta el extremo, en el otro lado del espectro, la Rusia comunista fue también un duro ejemplo de un regimen basado en dar de forma egoísta llevado al extremo. Ambos provocaron devastación. Exprimimos todo el jugo de esas formas egoístas. 

Ahora necesitamos dejar en paz a nuestro ego, reconocer que no nos lleva a ningún resultado positivo y construir un nuevo nivel por encima. 

Este nuevo nivel debe ser uno de dar por encima de recibir y conectarse positivamente por encima de la separación y del extrañamiento mutuo. 

Para construir este nuevo nivel, necesitamos acceder a un nuevo tipo de combustible y motivación, que no surge naturalmente en nuestros deseos y pensamientos egoístas. 

Ese acceso puede ser concedido por vía de un nuevo método de educación- un método de conexión – que nos muestra cómo podemos desarrollar conexiones positivas por encima de nuestras diferencias y divisiones egoístas. 

Si cierta persona, organización o movimiento desea jalar a la gente en cierta dirección, hacia la izquierda o hacia la derecha, está condenada a fracasar y tenemos los ejemplos de ese fracaso en la Alemania Nazi y la Rusia comunista. 

Hoy tenemos la ventaja adicional de esas experiencias -podemos ver que nuestro ego diseña sistemas que, en última instancia, dividen a una persona de los otros y que esos sistemas están destinados a fracasar. 

Al reconocer el fracaso de trabajar de acuerdo al egos, haríamos bien en aceptar un nuevo tipo de educación: que nos guíe para conectarnos de forma armoniosa por encima del ego. 

Conexión por encima del ego es el único camino que le queda al mundo. 

Este camino significa que aceptamos el hecho que la humanidad es un todo único y que todos somos parte de este todo, como células y órganos en un cuerpo humano. Si una sola célula toma de otras células más de lo que necesita para sobrevivir, se vuelve cancerosa y propaga la enfermedad en todo el cuerpo. 

Hoy, tenemos esas enfermedades y miles de problemas y crisis que se propagan por toda la humanidad. Y todas comparten la misma raíz: cada uno encerrado en su estrecho rincón egoísta, actuando en una batalla de estira y afloja con los demás. 

Por lo tanto, necesitamos concluir que el ego humano, en el cual se ha basado todo nuestro desarrollo hasta hoy, llegó a su fecha de expiración. 

Usar el ego sin restricción -sin ninguna inclinación para reconocer cómo opera constantemente en nosotros, sin ningún deseo de elevarse por encima- nos entrega todos los problemas que experimentamos. 

Los días de movernos de ida y vuelta entre izquierda y derecha llegaron a su callejón sin salida. Hoy, finalmente nuestra supervivencia y más aún, nuestra habilidad de extraer motivación, felicidad, éxito y confianza de una nueva fuente de vitalidad, depende de que nos elevemos por encima de nuestra naturaleza egoísta, punto.

Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nuevo


Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nueva
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y  Yael Leshed-Harel

Resumen

Para tener un año nuevo con éxito, los israelíes necesitan descubrir la conexión entre sus diversos ciudadanos, de manera que logren Arvut, garantía mutua entre ellos. El coronavirus fue enviado por el Creador para organizarnos en lazos de amor mutuo y conexión, de acuerdo a un plan evolutivo. La humanidad hasta ahora no lo entiende, está ocupada ocultándose e intentando protegerse. En consecuencia, estamos congelados en términos de nuestras relaciones internacionales y culturales. 

Es la misión de Israel mostrarle al mundo cómo conectarse correctamente de acuerdo al principio, “ama a tu prójimo como a ti mismo” y volverse luz para las naciones. No es suficiente ser hermanos en tiempos de guerra, los israelíes deben entender que están encerrados en un sistema integral y que tienen que cambiarse a sí mismos para desarrollar cercanía interna entre ellos.
[270165]
De Kabtv “Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nuevo” 31/ago/20