Consejos de Cabalá – 7/may/20

Pregunta: Si un individuo deja de obedecer las leyes de la naturaleza, al nivel de pensamientos y sentimientos, ¿realmente significa que tiene que cambiar a este nivel? 

Respuesta: No necesitamos nada más. Los pensamientos y los sentimientos son lo que tenemos. Cuando vemos que no operamos de forma correcta —y esto pasa en nuestros pensamientos y sentimientos—empezamos a cambiar.  No necesitamos ningún movimiento en absoluto. Nuestro futuro está eventualmente más allá del mundo físico. 

Nota: De acuerdo a lo que comenta, la unidad entre la gente es el remedio contra los virus, pues los virus temen a nuestra unidad. Pero, vemos que es lo contrario, que el remedio contra la propagación del virus es mantener distancia y aislamiento. 

Mi Comentario: Esto es por ahora, pues seguimos siendo egoístas. Si no queremos tener impacto negativo en los demás y hacer espacio para el virus entre nosotros, necesitamos alejarnos unos de otros. 

Pregunta: Necesitamos cambiar nuestra percepción de los demás y, como resultado, se desarrollarán distintas acciones prácticas. Es decir, que usted no nos dirá qué hacer, excepto cambiar nuestra actitud. Pero, ¿es posible sin acciones prácticas?

Respuesta: No. Es necesario que realicemos acciones prácticas y que nos ayudemos mutuamente, para que cada uno constantemente mejore nuestra perspectiva de los demás. 

Pregunta: Si, bajo amenaza de destrucción, la humanidad entiende que la solución a los problemas es luchar contra nuestro ego y la gente comienza a relacionarse artificialmente hacia los demás, aparentemente con amor, ¿qué ganaríamos de eso?  

Respuesta: Podríamos atraer la fuerza positiva de la naturaleza, que nos puede elevar por sobre nuestro ego y darnos fuerza para utilizarlo correctamente.
[268937]
De Kabtv “La era del post coronavirus”, 7/may/20

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 10/may/20, parte 1
Consejos de Cabalá – 10/may/20, parte 2
Consejos de Cabalá – 10/may/20, parte 3

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta