Las llamas del odio son más violentas que el fuego

Mi nuevo articulo: «Las llamas del odio son más violentas que el fuego«

De alguna manera, los incendios en la costa oeste, que se han extendido por la mitad occidental de EUA. Desde Montana hasta Texas, parecen haber atenuado las acaloradas disputas electorales, la batalla desesperada contra Covid-19 e incluso la tragedia de esta temporada de huracanes en los estados a lo largo del Golfo de México. Pero hasta que veamos que las llamas, las tormentas, el virus, las tensiones raciales y la violencia en las calles y en los hogares estadounidenses vienen de la misma fuente, todo empeorará, por más difícil que sea imaginarlo.

En mi página de Facebook alguien preguntó con resentimiento: “¿Rezas por EUA? ¿rezas por tus vecinos?” Le molestaba lo que sonaba como una advertencia y sentía que no me importaba. Entiendo por qué se sentía así, pero la verdad es todo lo contrario. Desde 2002, he hecho al menos cuatro largos viajes de costa a costa para explicar el futuro que vi para Estados Unidos en general y para los judíos estadounidenses en particular. Siempre, mis advertencias fueron recibidas con burla y condescendencia. No me impidió intentarlo una y otra vez. Y cuando no salía de gira, escribía o hablaba sobre ello, en mis propias páginas de redes sociales y en todos los medios que publicaban mis advertencias. Aún lo hago, ¿son estas las acciones de alguien a quien no le importa? ¿alguien a quien no le importe saldría, invertiría dinero y enfrentaría burlas y acusaciones de que no es realista?

Incluso ahora que mis advertencias se están haciendo realidad, algunos estadounidenses optan por centrarse en el tono de mis palabras, en lugar de en sus propias acciones. En lugar de ver lo que digo, lo que dije durante las últimas dos décadas y que mi único objetivo es advertirles y sugerirles lo que creo que les ayudará, ellos escogen mi elección de palabras. Sería mucho más útil si vieran en su propio corazón y examinaran qué sienten unos por otros, pues este es el meollo del problema.

Esta es la verdad. Podría elegir hablar dulcemente con mis lectores y ser muy popular, pero eso no es un acto de amor; es adulación para ganar fama o dinero. Peor aún, no les daría a mis lectores de habla inglesa nada valioso para ayudarlos con la creciente crisis. Mi regalo de entonces y de ahora es la verdad. Si tienes una ampolla, rómpela mientras sea pequeña. Duele menos.

Así que ahora saben que rezo por Estados Unidos y mi oración es siempre la misma: que todos conozcan la verdad y tengan fuerza y ​​ coraje para actuar en consecuencia.

El odio en el corazón de muchos estadounidenses es más ardiente que las llamas que queman los hermosos paisajes del país. Está provocando tormentas, incendiando calles y enfrentando a todos. Mientras no se apague el fuego en el corazón de los estadounidenses, el país seguirá derrumbándose.

En las disputas y discusiones sobre quién tiene razón, todos están equivocados. La única respuesta correcta es que las disputas son para superarlas y hacer las paces. Las diferencias son para ayudarnos a madurar y ver más opciones. Mientras no entendamos que no podemos ganar la guerra social a menos que ambos lados se unan por encima de su odio y que el odio es el único enemigo real, los problemas seguirán llegando más rápido y con más intensidad.

Esto es cierto para EUA y para cualquier otro lugar. Pero en este momento, EUA se está quemando, ahogándose, muriendo por disparos y llenando sus hospitales con pacientes de Covid. Y dado que los estadounidenses están sufriendo, mi corazón está con ellos. Rezo por ellos y les deseo lo mejor: que vean la verdad y que tengan el coraje de unirse por encima del odio.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: