Rosh HaShaná – Inicio de una nueva vida

El hombre surge del éxodo de Egipto, al elevarse por encima de su ego. Hasta que sale de su egoísmo, no se considera hombre, porque está a merced de su naturaleza egoísta. Al elevarse por encima del ego, el hombre se convierte en, al menos de alguna manera, similar al Creador y es llamado Adam

Por eso, el grado del hombre comienza en Pésaj. Pero después tenemos que pasar por un periodo de siete meses, de acuerdo al número de Sefirot, durante el cual vamos del deseo de recibir al deseo de otorgar. En el séptimo mes después de Pésaj, comienza Rosh HaShaná (año nuevo); un nuevo inicio en el que realmente empezamos a construir un nuevo grado espiritual. 

Sin embargo, antes, es necesario hacer un cálculo honesto: qué soy, de dónde vengo, qué debo construir, de qué me debo alejar y a qué me debo acercar. Por eso, existe el periodo llamado Selijot (arrepentimiento) antes del año nuevo, ahí hago indagaciones; de dónde vengo, de qué cualidad y a qué cualidad quiero llegar. Quiero ir de recepción a otorgamiento, de la mente animal a fe por encima de la razón, es decir, hacia la mente espiritual, hacia la opinión del Creador. 

En lugar de ver, sentir y percibir el mundo a través del ojo animal, quiero llegar a una nueva percepción de la realidad y ver todo a través de los ojos del otorgamiento, de la fuerza de la fe. Así, en lugar de este mundo, veré un mundo futuro. Rosh HaShaná simboliza todo esto – el comienzo de nuevos cambios.  

Este año es muy especial porque hay cambios inmensos en la humanidad. Por primera vez, toda la humanidad está sintiendo ese cambio radical; en realidad es Rosh HaShaná – el comienzo de un año nuevo, nuevos cambios para todos. 

Puedes verlo como el cumplimiento de la promesa del Creador. Los que intentan entenderlo y ayudar a la humanidad a hacerlo correcta y rápidamente, con amor para todos y amor al Creador, son llamados Israel, es decir directo al Creador (Yashar-El). 

Ese estado sólo puede lograrse al corregir el alma fragmentada de Adam HaRishón. El Creador deliberadamente la fragmentó para que nosotros podamos ensamblarla como los niños ensamblan bloques de LEGO y a partir de ahí, podemos entender mejor la vida espiritual a la que debemos llegar. 

Por lo tanto, estamos contentos de que cada día avanzamos con pasos enormes para revelar el mal de nuestra naturaleza egoísta y para reconocimiento del bien, es decir, entender que sólo una buena conexión puede salvar a la humanidad. Esta es la única cura para el coronavirus. 

Y nos sentimos felices de dar la bienvenida a esta fiesta especial de Rosh HaShaná– el comienzo de los cambios. 

¿Por qué es costumbre pedir perdón antes de esta fiesta? El Creador no necesita nuestro arrepentimiento. Fue Él quien construyó todas las condiciones para pedir perdón. Si reacciono a ellas de forma correcta, quiere decir que entendí correctamente el trabajo del Creador en mí y que trabajó con Él como Su socio. En esta asociación, hay muchos grados: sirviente, pecador, amigo, ser querido y muchos otros. 

El Creador no necesita ni nuestro arrepentimiento ni nuestra corrección. Nosotros lo necesitamos para elevarnos de la ignorancia, el error y la insensibilidad para conocer, sentir y ser solidarios con el sistema superior y su proceso, para entender el programa del Creador. No sólo lo entenderemos, además controlaremos ese programa. Como niños que dan sus primeros pasos tímidos en este mundo, aprenden a vivir y eventualmente, crecen y lo controlan. 

De la misma manera, gradualmente nos vemos involucrados en la realidad espiritual, hasta que llegamos a entender al Creador y ser solidaridad con Él, incluso tomar de Él las riendas del control, como está escrito: “Mis hijos me vencieron”. En realidad, sólo nosotros podemos controlar la inclinación malvada y convertirla en buena. 

Sólo podemos pedir por lo que depende de nosotros, es decir, pedir al Creador que nos dé fortaleza, razón, sensaciones y habilidad para hacer correctamente lo que Él nos dejó. Así, nos incluimos en el mundo creado por el Creador y avanzamos a la corrección final. 

Estamos en la etapa de la corrección final del mundo. Hasta ahora, el mundo fue corregido de forma selectiva, en pequeñas partes, como si en un automóvil se cambiara una parte por otra: la maquinaria, la caja de cambios, la transmisión, etc. Después comenzamos a ensamblar todas las correcciones y tenemos el sistema entero. 

Hasta este momento, todos los cabalistas del pasado hicieron correcciones personales, parciales al sistema del alma común de Adam HaRishón, corrigieron parte por parte. Ya es tiempo para el trabajo más importante: establecer comunicación entre las partes y encender todo el sistema junto. 

Este es un trabajo diferente. Muy especial. Necesitamos conectar todas las partes, pues ya entendemos como debe ser. Pero, esto es posible sólo con nuestra conexión mutua, de ligero a pesado, de interno a externo. Al final, tenemos que encender todo el sistema. 

No le pedimos al Creador que se revele, sino que nosotros mismos queremos revelarlo al ensamblar nuestro Kli. El Kli funcionará igual que el Creador y con ese trabajo, entenderemos al Creador. Esa es la revelación de la fuerza superior que deseamos. 

Es como si quisiera ser como mi padre y madre, no sólo a través de su historia, sino  organizar mi vida de tal modo que los entiendo y los siento. De la vida, entenderé qué les sucedió realmente y cómo me cuidaron e hicieron todo por mí. Esto es llamado “Por tus acciones te conocemos” y define un nuevo periodo, un año nuevo. El mundo avanza hacia esa corrección.
[270837]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 14/sep/20, “Selijot

Material relacionado:
El año nuevo judío (Rosh HaShana) simboliza un nuevo nivel espiritual
Nuevo año, nuevos horizontes
¿En qué es diferente este año nuevo de los anteriores?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: