Todos juntos en el espacio del hogar

961.1El Creador nos obliga a seguir el programa de la creación, muestra que es malo estar separados. Pero, ¿cómo puede mostrarnos que es malo?

Sólo con sufrimiento, de otra forma no entendemos que estar separados es malo. Por eso, el Creador se ve obligado a adjuntar algún evento desagradable a nuestra separación para que podamos comenzar a sentirla.

Con la pandemia necesitamos sentir que nuestra separación nos causa problemas. Debemos vincular nuestros estados físicos y mentales. Estamos muy lejos el uno del otro mentalmente y no podemos sentir lo hermosa que es la conexión. Esto es la causa de todas las desgracias que nos pasan. El virus en sí no es tan terrible, pero cubre al mundo y paraliza nuestra vida. Si hubiera golpeado a un país, no habría atraído tanta atención.

Pero como viene de un nivel completamente diferente, de la fuerza espiritual global, del estado espiritual, del programa del fin de la corrección global, despierta una actitud muy especial y nos sumerge a todos en confusión y perplejidad.

Los científicos no pueden encontrar solución y no hay esperanzas de que llegue pronto una vacuna. Esta epidemia es diferente a las anteriores, eran más locales, no tenían la meta de corregir a la última generación y no venían de la fuerza común llamada Mesías que actúa sobre toda la humanidad. Esta es la primera vez que sucede.

Por eso se tomaron estas medidas, ¿por qué pareció necesario detener las industrias del mundo, destruir la economía de los países y cambiar radicalmente nuestra vida, sólo por un virus? Si hubiera habido una guerra que hubiera matado a millones, no nos habríamos detenido, hubiéramos seguido luchando ¿por qué sucede a causa del coronavirus?

Es porque este poder proviene del nivel superior, donde ya estamos conectados. Y viene a mostrarnos que tenemos que conectarnos aquí, en este mundo.

Pero no lo entendemos y estamos perplejos. Gradualmente, escucharemos la forma en la que el Creador nos enseña, advertiremos que Él nos ayuda y qué quiere de nosotros.

Escucharemos la voz del Creador, sentiremos Sus acciones y podremos responder a ellas. Nos acercaremos unos a otros e inmediatamente veremos que la epidemia disminuye. Si volvemos a caer en nuestro ego, la epidemia regresará.

Así, nos acercaremos y nos alejaremos, como un niño que se sube a los brazos de su padre, luego huye de él, luego se asusta con un perro y pide que lo tome de nuevo. Asimismo, el Creador siempre nos enseña cómo esforzarnos por conectarnos con Él.

La única diferencia entre este mundo y el mundo espiritual, es quién gobierna: yo o el Creador. A ese cambio de poder es a lo que la pandemia debería impulsarnos.

El Creador tiene en cuenta la corrección global del mundo: piensa en el futuro de la humanidad, la conecta en un Kli y lo llena de luz superior. Ya estamos en la recta final de la corrección: el Creador ya no está tan escondido.

No podemos revelarlo, Él no se esconde, influye en nuestra conexión. Por eso sentimos este golpe global, no en algún lugar más y otro menos, sino en todas partes igual. Ya estamos en la recta final, sólo nos falta llegar a la meta: a la conexión global.
[270788]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/sep/20, «Trabajo en fe por encima de la razón»

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
Aprendiendo a vivir en un mundo global
El tercer templo y una solución al problema global

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta