entradas en '' categoría

¿Mató la Covid-19 a la cultura pop de Estados Unidos?

Mi nuevo articulo: «¿Mató la Covid-19 a la cultura pop de Estados Unidos?«

Si comenzamos a navegar en estos mares turbulentos, buscando conexiones por encima de nuestro impulso de placeres momentáneos, podremos estar seguros de que nuestro barco llegará a una costa segura.

 

 

 

 

 

 

9 de octubre de 2020; Lake Buena Vista, Florida, Estados Unidos; El alero de los Miami Heat Jimmy Butler (22) dispara el balón contra el alero de Los Angeles Lakers Anthony Davis (3) durante el último cuarto del quinto juego de las Finales de la NBA 2020 en el AdventHealth Arena. Crédito obligatorio: Kim Klement-USA TODAY Sports

Este podría ser el inicio de una revolución cultural. El entretenimiento y los deportes en Estados Unidos (EUA) dieron forma a su sociedad, esto influyó y atrajo el interés de la audiencia global, por décadas. Sin embargo, parece estar cambiando. El análisis de los medios muestra que las calificaciones de los programas que alguna vez fueron los más populares, hoy, como resultado de la crisis del coronavirus, tienen mínimos históricos. No le prestaría especial atención si no fuera por el predominio de la cultura pop en la vida de la gente. Sin duda, indica un punto de inflexión, un cambio, una nueva búsqueda de un bienestar más significativo, que sólo se puede lograr con la conexión humana.

Recientemente, algunos de mis estudiantes me preguntaron cuál podría ser la razón más profunda de la baja audiencia de las finales de la NBA de 2020. A principios de este año, la audiencia de los premios Oscar y Emmy se desplomó a mínimos históricos. ¿Cómo se puede interpretar esta importante tendencia en la era de Covid-19? Particularmente si consideramos la prominencia de la cultura pop en EUA y su influencia en el mundo, principalmente, en los medios, la música y la industria cinematográfica.

La razón es que la pandemia marcó un antes y un después en las prioridades y fuentes de placer de la gente. Antes del impacto del virus, en todos los ámbitos de la sociedad, esta generación tenía exceso de entretenimiento y deporte, más que cualquier otra. Colocamos en pedestales a sus figuras y las colmamos con nuestra atención, adoración y respeto. Sin embargo, todas esas formas de disfrutar y encontrar satisfacción se desvanecen en cierto punto, especialmente ahora que parecen ser efímeras y no esenciales.

Esta nueva situación responde a la evolución del deseo humano de disfrutar, que crece constantemente y demanda nuevos y diferentes placeres, en cuanto se conocen los anteriores. Si bien hay muchas influencias que pueden captar la atención de la gente, desde un gran torneo en un minuto hasta celebridades populares al siguiente, eventualmente se descubrirá que esas atracciones ya no atraen.

La razón es que nuestro deseo superó lo que antes nos daba placer. Así como los niños dejan atrás sus juguetes, nosotros también sentimos impulsos por una satisfacción más madura y significativa: una conexión humana genuina y respuestas a preguntas más profundas sobre el significado último de nuestra vida, que nos instigarán cada vez más.

Navegar en el Titánica hacia una costa segura

El coronavirus golpeó nuestra vida, destacó nuestra gran interdependencia en todo el mundo y nos colocó a todos en una situación global común. Es como si nos encontráramos a bordo de un nuevo Titánica global sin ninguna pista de hacia dónde vamos ni de qué sucederá después. Mientras flotamos juntos en este barco global gigante, nadie sabe realmente a dónde acudir ni qué hacer; algunos giran bruscamente a la derecha, otros a la izquierda y nos encontramos en una sociedad cada vez más polarizada.

Por eso, a medida que nuestros deseos comienzan a ir más allá de lo que antes les satisfacía y nos damos cuenta cada vez más de nuestra creciente interdependencia e interconexión en el mundo, pues compartimos un problema global común, no es de extrañar que el interés en los que solían ser los programas y juegos más populares, disminuyó drásticamente. Mejorará sólo si la industria del entretenimiento cambia y promueve calidez, cuidado mutuo y conexión.

Estamos madurando. Soy optimista, seremos más conscientes de cómo opera nuestra naturaleza humana, cómo crece a nuevas alturas y cómo nos exige una satisfacción diferente y con más significado. Si comenzamos a navegar en estos mares turbulentos, buscando conexiones por encima de nuestro impulso de placeres momentáneos, podremos estar seguros de que nuestro barco llegará a una costa segura.

También tengo la esperanza de que logremos dar a nuestras, más maduras, necesidades la satisfacción que buscan, reconocer la necesidad de relaciones humanas más profundas y positivas y, al hacerlo, sentir una realidad mucho más plena, expansiva y auténtica en comparación con la actual. .
[272540]
– Publicado el 11 de octubre de 2020

Sucot – el inicio de la construcción del alma

La fiesta de Sucot simboliza el inicio de la construcción del alma. El alma comienza a partir de la cualidad del Creador, la cualidad de Abraham, llamada Jesed, otorgamiento, un corazón abierto, todo lo que está dirigido a amar a los seres creados para su beneficio. 

Obviamente, es imposible llegar al propósito de la creación en esta forma porque la cualidad de Abraham aún no tiene la cualidad de la creación, el deseo de recibir, que debe estar presente en este proceso. Pues, es para lo que fue diseñada. 

Necesitamos corregirnos porque el propósito de la creación es llevar al hombre al grado del Creador, a adhesión y equivalencia con Él. La cualidad de Abraham no es suficiente para esto; necesitamos añadir la materia de la creación, el deseo de recibir. 

La cualidad de Abraham, Jesed, llena el espacio creado por el Creador. El Creador quiere ver a todos los seres creados conectados con amor y unidad, junto con Él. Pero, aún no existe la creación. La creación aparece hasta después del nacimiento de Isaac, el deseo de recibir que se une a la cualidad de otorgamiento de Abraham. 

Abraham e Isaac son opuestos. El resultado de su combinación tampoco es suficiente para llegar a la meta de la creación y completar la adhesión con el Creador, pero aún así es un gran paso y se acerca. Principalmente debido al sacrificio de Isaac, la acción principal hecha en esta cualidad, en el deseo de recibir, se le dedica el segundo día de Sucot.

Los patriarcas, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Aarón, José y David, no son personas, son las principales cualidades espirituales que existen en el sistema creado por el Creador con las que podemos corregir nuestra alma. 

Sin embargo, cada uno tiene que pasar por todos esos cambios dentro de sí mismo: primero anularse completamente ante la cualidad de Jesed, después despertar un poco la actitud crítica  y permitir que el deseo de recibir se revele. Después se empieza a combinar la cualidad de Abraham, Jesed, con la cualidad de Isaac, Gevurá, con fe por encima de la razón. 

Es decir, usamos nuestro deseo de recibir con el fin de establecer sobre ella el control del deseo de otorgar. Sólo así podemos trabajar con nuestro egoísmo. Cuando lo corregimos la línea media, Jacob, surgirá. 

¿Cómo nos aseguramos de que la línea izquierda en la decena obedezca a la línea derecha? Todos inclinan su cabeza y dejan que los otros sean más elevados. Competimos por anularnos más. El que esté más bajo ganará más y se elevará más. Es una competencia para usar más el deseo de recibir con el fin de otorgar.
[271861]
De la lección diaria de Cabalá 4/oct/20, “Sucot

Material relacionado:
Días festivos: etapas de la corrección del alma
Días Festivos – Una cadena de acciones espirituales
Una nueva vida 553 – Días festivos: día de la Independencia – los símbolos nacionales

La ciencia lo demuestra: la desunión mata

Mi nuevo articulo: «La ciencia lo demuestra: la desunión mata«

Por mucho que no nos  gustemos entre nosotros, la ciencia demostró que para frenar la Covid-19 se requiere solidaridad nacional. La verdad incómoda es que la pandemia no distingue entre izquierda y derecha, ortodoxos y laicos, judíos y árabes; todos somos iguales ante el virus. Si nos mantenemos unidos, lo derrotaremos. Si no lo hacemos, nos derrotará. Es tan cierto para los países, como para la humanidad.

Hace unos días, Eran Halperin, profesor de psicología social en la Universidad Hebrea de Jerusalén y Ron Gerlitz, director ejecutivo de aChord, Psicología social para el cambio social, publicaron un artículo de opinión en The Jerusalem Post titulado “Grupos sociales dispares de Israel deben unirse para frenar el coronavirus”.

El artículo menciona un estudio internacional reciente en el que más de 100 investigadores de todo el mundo, examinaron a decenas de miles de ciudadanos de 67 países, entre ellos más de 1,200 israelíes, “para comprender qué tendría más influencia en su deseo de obedecer las instrucciones relacionadas con la pandemia”.

Los investigadores encontraron “que el factor clave que motiva a la gente a adherirse a las pautas de distancia e higiene, es el nivel de identificación con su grupo nacional; es decir; si se sienten conectados con su grupo nacional y si sienten que es importante su identidad”.

A juzgar por esta conclusión, la fragmentación de la sociedad israelí es la culpable de nuestro fracaso en superar el virus y no la política del gobierno ni que este o aquel grupo no obedecieron las instrucciones. Estamos al inicio de una crisis social en Israel. Si no superamos nuestro sentido de justa indignación, condenaremos a una catástrofe sin precedentes a nuestro país.

El pueblo de Israel surgió de gente que perteneció a diferentes tribus y clanes -a menudo rivales- de todo el Cercano y Medio Oriente. Estos “refugiados” dejaron a sus compatriotas porque creían en la idea de unidad por encima de las diferencias. Bajo el liderazgo de Abraham, encontraron un lugar donde podían vivir su ideal.

El pueblo de Israel de hoy, no es así. Estamos fragmentados una vez más, divididos en todos los aspectos: religión, cultura, etnia, educación, idioma, política y cualquier otro aspecto que puedas imaginar. Excepto por nuestro nombre, ya no somos una nación. Volvimos a ser extraños, extranjeros entre nosotros. Si queremos merecer nuestro nombre, “pueblo de Israel”, tenemos que empezar de nuevo.

En ese entonces, el grupo de Abraham se desarrolló hasta que, al pie del monte Sinaí, después de la prueba del exilio en Egipto, se unieron “como un hombre con un corazón” y establecieron su nación. Poco después, los enfrentamientos y conflictos comenzaron a arder dentro del pueblo y la nación recién formada luchó por mantener su valor fundamental: “El odio suscita contiendas, pero el amor cubrirá todas las transgresiones” (Proverbios 10:12).

Hace dos milenios, sufrimos una amarga derrota de nuestro odio y fuimos exiliados y dispersos por el mundo. Dondequiera que íbamos, nos consideraban marginados, forasteros.

Incluso cuando regresamos a Israel y restablecimos nuestra soberanía, lo hicimos sólo para protegernos del odio de las naciones y no por el valor inicial de la unidad por encima de las diferencias, que formó nuestra nación. Hasta hoy, muchos israelíes se sienten fuera de lugar en Israel. Lo ven como una residencia temporal hasta que encuentren un lugar más tranquilo para vivir.

Pero sin el sentido de pertenencia a una sola nación, Israel se desintegrará. Ya podemos ver que una pandemia que pudimos haber frenado si todos hubiéramos participado en su derrota, nos está destrozando. No es porque el virus sea tan terrible; es porque no hay solidaridad entre los ciudadanos y no hay confianza entre ellos y el gobierno. La falta de afecto y confianza conduce a la inacción, que a su vez conduce al contagio. Y el contagio conduce a la pérdida de vidas.

En su introducción, el artículo que acabamos de mencionar, establece simplemente que “la lógica subyacente en el comportamiento individual básico necesario para frenar el contagio… es la pertenencia a [un] colectivo”. No tenemos sentido de grupo y lo estamos pagando con nuestra vida, la vida de nuestros seres queridos y el sustento de cientos de miles de personas en nuestro pequeño país.

No importa lo que creamos o quién creemos que tiene razón. Si no nos unimos, todos estamos equivocados, todos pagamos las consecuencias y pagaremos mucho más.

La fiesta de Sucot: Abraham, Isaac y Jacob

Jacob es el atributo espiritual más importante, por eso es llamado nuestro ancestro. Abraham simboliza otorgamiento desde el Creador e Isaac es la revelación del deseo de disfrutar en la creación. 

Jacob es la combinación de dos cualidades, dar y recibir, la línea derecha y la izquierda, gracias al trabajo interno del hombre. El hombre conecta esas dos líneas que vienen de arriba para lograr la similitud con el Creador. 

Hombre, Adam, significa similar (Domé) al Creador. Por lo tanto, Jacob es el más importante de los tres, porque esas son las cualidades reveladas dentro del hombre al grado de su similitud con el Creador. Por eso la propiedad de Jacob es llamada Tiferet –esplendor, belleza, honor- las propiedades del Creador reveladas en la creación. 

En este trabajo el hombre alcanza la espiritualidad. Se nos dan esas dos cualidades desde arriba, las inclinaciones buena y malvada. La buena viene del Creador a través de Abraham. La inclinación malvada revelada en la creación también viene del Creador que la creó. Y la combinación correcta de esas dos fuerzas se logra con el trabajo del hombre y nosotros debemos lograrla. 

La izquierda y la derecha no se cancelan entre sí, se enfatizan una a otra. Si existe la línea derecha, otorgamiento, está permitido despertar la línea izquierda, recepción. Y precisamente porque la línea izquierda es opuesta a la derecha, que ésta se incrementa y resalta. 

Por eso, Jacob incluye ambas líneas y las intensifica. El milagro del trabajo espiritual correcto es que las cualidades opuestas se enfatizan e incrementan incluso más, cada una enfatizando a la otra. 

Precisamente porque existe la fuerza de otorgamiento contra la fuerza de recepción y la fuerza de recepción contra la fuerza de otorgamiento, cada una se vuelve más intensa, más importante. Por eso la cualidad de Jacob es llamada Tiferet (esplendor) porque combina dos opuestos en uno. 

Cuando están correctamente combinadas y se mejoran una a otra en la línea media, se manifiestan en el hombre, no como una simple suma de las líneas derecha e izquierda, sino como una ilustración de sus opuestos y su gloria. 

En nuestro mundo, existe luz pura y oscuridad pura. Pero si mezclamos oscuridad con luz, obtenemos muchos tonos diferentes que no pueden ser distinguidos ni en la luz brillante ni en la oscuridad. 

Nuestra vida está basada en combinar las líneas izquierda y derecha. Si queremos revelar al Creador, necesitamos las dos fuerzas; otorgamiento y recepción. Al crear todas las combinaciones posibles de una con la otra ,en todas las formas, revelaremos la cualidad del Creador en relación a la cualidad de la creación. 

Abraham es el deseo de otorgar, Isaac es el deseo de recibir y Jacob es la combinación de ambos deseos. En combinación, las dos cualidades se mejoran y enfatizan mutuamente. Como resultado, las líneas derecha e izquierda son reveladas en Jacob 620 veces más fuerte de lo que eran antes de ser combinadas. 

Resulta que al combinar correctamente las fuerzas de recepción y otorgamiento, podemos sentir la fuerza de otorgamiento en contraste con la recepción, 620 veces más grande. En la línea media incrementamos la creación del Creador, a en un diminuto Kli, un solo punto negro en la luz blanca infinita, hasta la escala de toda la luz del infinito. Como está dicho “La oscuridad brillará como luz”. 

Por lo tanto, revelamos al Creador dentro de nuestro Kli y alcanzamos toda la luz del infinito. Pero el Kli comienza como un punto negro con un cambio muy pequeño en la luz.
[271867]
De la lección diaria de Cabalá 5/oct/20, “Sucot

Material relacionado:
Sucot: Adhesión con un solo “abrazo”
Sucot: el inicio de la construcción del alma
La red de conexiones del alma común

“Quién sería mejor para Israel, Trump o Biden?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:“¿Quién sería mejor para Israel, Trump o Biden?” 

Antes de preguntar quién sería el presidente de Estados Unidos que simpatice más con Israel, nosotros en Israel haríamos bien en cuestionarnos lo que hemos hecho para merecer el apoyo de una superpotencia mundial. 

¿Qué le damos al mundo? Más allá de nuestra impresionante producción en tecnología, ¿en qué contribuimos? ¿es tecnología avanzada lo que el mundo realmente necesita de nosotros? 

Hoy, el entorno global en que vivimos está cambiando y de la misma manera, las expectativas para Israel también cambian gradualmente. De cara al futuro, si queremos recibir apoyo de una superpotencia o en realidad, de cualquiera, debemos poner atención, de forma más cuidadosa, a lo que proyectamos y contribuimos al mundo y si es lo que en última instancia, necesita de nosotros.

Somos una nación única porque, a diferencia de otras naciones, no tenemos una raíz biológica común. Nuestros ancestros, quienes procedían originalmente de diferentes clanes y tribus, se unieron como una nación bajo una idea: unirse (“ama a tu prójimo como a ti mismo”) por encima de la división (“el amor cubre todas las transgresiones”), eso nos concedió la habilidad de proyectar una fuerza positiva hacia el mundo, en otras palabras, ser “luz para las naciones”. 

Después de vivir por un corto periodo sosteniendo nuestra unión “como un hombre con un corazón”, perdimos la conciencia de este valor común que nos unió como una nación. De la misma manera, dado que fracasamos en permanecer bajo un paraguas mutuo de amor, por encima de nuestras diferencias, nuestras diferencias eventualmente nos superaron y fuimos exiliados: perdimos tanto nuestra unidad, como nuestra tierra. 

Aguijoneados por el antisemitismo durante todo nuestro exilio. Muchos de nosotros nos reunimos en la tierra que llegaría a ser conocida como Estado de Israel y después de la tragedia masiva del holocausto, una mayoría de naciones acordaron su establecimiento. 

Hoy, al final del 2020, estamos ante una década de antisemitismo que llegó a su máximo en 2019, el año con más crímenes y amenazas antisemitas reportados en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y los Países Bajos. También enfrentamos un creciente sentimiento antisemita en todo el mundo, vestido dentro de una rtetórica de “crítica a Israel” y ha ganado un apoyo considerable en la diplomacia, la academia y la cultura, en gran parte, gracias al movimiento BDS. 

¿Si hoy, las Naciones Unidas necesitaran llegar a una mayoría de dos tercios para decidir si establecer o no el Estado de Israel, la propuesta sería aprobada? Ciertamente no parece así. 

Necesitamos entender la raíz de la actitud negativa hacia el pueblo de Israel ,de parte de las naciones del mundo. Cuando lo hagamos, podemos enfocarnos en qué necesitamos hacer para invertir la actitud negativa en una actitud positiva. 

La fuente de la actitud negativa de las naciones hacia nosotros se debe al fracaso en vivir a la altura de lo que, para empezar, nos define como el pueblo de Israel: nuestra unidad (“ama a tu prójimo como a ti mismo”) por encima de la división (“el amor cubrirá todos los crímenes”), que nos da la habilidad de proyectar una fuerza positiva hacia el mundo (ser “luz para las naciones”). 

Dado que la década previa se caracterizó por el creciente antisemitismo que vio su cima en 2019 en muchos países, incouyendo Estados Unidos, otra característica de la última década fue una crisis constante: desde los efectos posteriores de la crisis financiera al principio de la década con desempleo masivo, juicios hipotecarios, medidas de austeridad en muchos países, protestas globales y guerras en el Medio Oriente, las constantes nubes grises de los ataques terroristas, tiroteos masivos y un 9.17 por ciento de incremento en desastres naturales azotando al planeta, así como altos niveles de depresión, ansiedad, estrés, soledad, división social y abuso de opioides en Estados Unidos comparado con épocas previas. En breve, como nos ha demostrado la historia, como en la época de la pandemia de la muerte negra que provocó asesinatos masivos de judíos en toda Europa o la derrota de Alemania en la primera guerra mundial y la subsecuente depresión, que eventualmente llevó hacia el ascenso de Hitler, los nazis y el holocausto -cuando .la crisis golpea, el antisemitismo crece. 

Por lo tanto, con nuestros antecedentes de división aunados a las crisis que la humanidad continúa experimentando en todo el mundo y especialmente en EUA, podemos esperar más y más detractores observándonos de forma crítica. De la misma manera, la actitud de la siguiente administración de Estados Unidos hacia Israel ya sea positiva o negativa dependerá de si mejoramos nuestras actitud para llegar a ser un pueblo más unido. 

¿Cómo tomar decisiones en la familia?

Pregunta: ¿Cómo se pueden tomar decisiones correctamente en la familia? ¿hay algún tipo de jerarquía?

Respuesta: Todas las decisiones en la familia las toma la esposa. Al menos así debería ser. A Abraham se le dijo: «Todo lo que Sara te diga, escúchala».

Pregunta: ¿No se dice esto alegóricamente?

Respuesta: Tanto alegóricamente como no. Creo que la mujer es más sensata que el hombre y puede tomar parte en las decisiones. Los hombres deben observar la actitud de las mujeres en la resolución de problemas y aprender de ellas, anularse; en lugar de omitir sus opiniones.
[271348]
De kabtv «Habilidades de organización»  6/nov/20

Material relacionado:
El detonante para tomar la decisión correcta
En el caleidoscopio diverso de decisiones
¿Deberías escuchar tu voz interior?

Factor que ayuda a tomar decisiones

Pregunta: El mundo está entrando ahora en un período de incertidumbre en el que es difícil predecir las consecuencias y tener en cuenta todos los factores que pueden afectar la toma de decisiones ¿en qué debemos enfocarnos?

Respuesta: En que el mundo debe lograr la integración total en todos los niveles y pasar de un mundo desgarrado, multifacético y contradictorio a un mundo global, en la forma de una gran esfera en la que todo está equilibrado.

Pregunta: ¿Hay factores ocultos a nuestros cinco sentidos que podrían ayudar a tomar decisiones?

Respuesta: Sólo amor. Es decir, la unidad total de todos los factores para el equilibrio en toda la creación.

Pregunta: ¿Quiere decir que mientras más cerca se está de la cualidad de la naturaleza, la cualidad de otorgamiento y amor, más posibilidades hay de que se tome la decisión correcta?

Respuesta: Indudablemente.
[271295]
De Kabtv «Habilidades de administración» 6/nov/20

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
El propósito de la vida es la realización espiritual propia
¿Es posible alcanzar al Creador?

¿Qué se necesita para nuestro desarrollo espiritual?

Pregunta: ¿Qué se necesita para nuestro desarrollo espiritual?

Respuesta: La condición básica para nuestro desarrollo espiritual es el deseo de desarrollarme y comprender quién soy, para qué vivo, entender que todo gira a mi alrededor, que puedo participar, que debo alcanzar lo eterno, completo, real en mi vida, que debo revelar la red de fuerzas que impactan al mundo y sus secretos.

Si el hombre vive a esta altura, si tiene el deseo de alcanzar la naturaleza, al Creador, determinará el camino de su desarrollo. Depende de que piense en el sentido de la vida incluso desde su niñez, en por qué existimos y en porqué otros no lo piensan. Ve a su alrededor y no entiende porqué la gente está tan atrapada, tan involucrada en la conmoción global y por qué lo hace, ¿cómo puede dejar de involucrarse en algo tan superficial y corpóreo y en su lugar, aferrarse a lo que es íntegro y eterno?

Si el hombre tiene ese deseo, anhela la espiritualidad.

Pregunta: ¿Cómo se relacionan las preguntas sobre el sentido de la vida con la red de fuerzas espirituales? Pues, es una dimensión diferente.

Respuesta: Están directamente relacionadas pues la red de fuerzas se basa en otorgamiento, en participación mutua, en amor, en salir de uno mismo, pero opera con base en estas preguntas.

Es decir, las preguntas siguen siendo las mismas y puedes encontrar su respuesta sólo si desarrollas el atributo de otorgamiento en ti. Así no te involucras en absorber lo que hay, sales  de ti mismo, fuera de tu yo egoísta, donde están todos los demás. En realidad, así es como debes actuar.
[240604]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá»  25/nov/18

Material relacionado:
El sistema de nuestro desarrollo espiritual
Velocidad del desarrollo espiritual y reencarnación
Aceleración del desarrollo espiritual