“¿Cuáles son algunas maneras de terminar con la violencia doméstica?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son algunas maneras de terminar con la violencia doméstica?” 

La única manera de terminar con la violencia doméstica es implementar una educación seria que necesitamos justo para nuestra supervivencia: una nueva educación donde aprendemos que la naturaleza humana egoísta opera en nosotros en cada momento, que está creciendo en nosotros de forma individual y en la humanidad como un todo, que provoca fenómenos como división, odio y violencia, que ya llegó a tales alturas que necesita nuevos métodos, que nuestra educación pasada ya no funciona y que se debe detener para que no surja en situaciones tan terribles como la violencia doméstica. 

En el hombre existen tendencias violentas. Si bien la violencia doméstica se piensa como el hombre abusando violentamente de la mujer, también vemos fenómenos como madres que abusan de forma violenta de sus hijos e incluso al contrario, niños que lo hacen contra su madre.

¿Por qué la naturaleza nos hizo tan salvajes, que muchos atacamos a los miembros de nuestra propia familia? 

Es para que lleguemos a la conclusión de que nuestra naturaleza egoísta es una inclinación malvada. Nuestro ego, que es el deseo de disfrutar a expensas de otros, en última instancia odia a cualquiera o cualquier cosa que no sea de beneficio. 

Hoy más que nunca, la violencia doméstica actúa como ejemplo prominente del inmenso odio que crece dentro del ser humano y es para que deseemos dejar de lado ese odio que es claro que no deja ningún resultado positivo y comencemos a amarnos. 

Así, mientras más violencia y sufrimiento se sumen, más potencial adquirimos para llegar al deseo desesperado de cambiar: transformar nuestra naturaleza de egoísta que odia a altruista y amorosa. 

Aquí entra la importancia de una nueva forma de educación, una que se enfoque en enseñarnos cómo funciona la naturaleza -incluyendo la naturaleza humana- y cómo podemos desarrollar actitudes positivas por encima del odio que surge en nosotros. 

Soy optimista de que con una educación que enriquezca las conexiones, podamos lograr grandes correcciones en la humanidad. Me he aplicado en ese tipo de educación por docenas de años e incluso, aunque por naturaleza soy muy egoísta y dominante, al aprender cómo funciona la naturaleza y al mismo tiempo atraer un entorno positivo que de ejemplos positivos de altruismo, amor y preocupación, desarrollo una constante esperanza y motivación para volverme una mejor persona cada día. 

Es el tipo de impulso que necesitamos propagar hacia la sociedad en general si queremos ver el fin de la violencia doméstica y de muchas otras explosiones de odio que ocurren cada vez más en nuestro mundo de hoy. 

Foto por Jessica Rockowitz en Unsplash.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta