¿Debería la Tierra deshacerse de la humanidad?

Mi nuevo articulo: «¿Debería la Tierra deshacerse de la humanidad?«

Si los animales y las plantas pudieran hablar, probablemente dirían que la vida era mucho mejor antes de que llegáramos los humanos. Tendrían toda la razón. Un informe de la ONU encontró que no menos de un millón de especies de animales y plantas están en riesgo de extinción, debido a la actividad humana. Estamos agotando el suelo, talando bosques, cazando especies enteras, contaminando el aire y el suelo, ensuciando los mares y lo hacemos a ritmo acelerado. Si yo fuera la naturaleza, desde hace mucho tiempo le habría declarado la guerra a la humanidad.

Nos consideramos separados de la naturaleza, cuando en realidad somos un eslabón de la cadena. Además, somos la cúspide de la pirámide. Actualmente, transmitimos negatividad a todo el sistema y la naturaleza se está volviendo loca.

Piensa en estos datos del Times Union, por ejemplo: el incendio actual del complejo August en California, batió el récord de un solo incendio que ya superó 1 millón de acres. Además, este año el área total de tierra quemada por incendios forestales en California ya superó los 4 millones de acres, más del doble del récord anterior. Y si eso no es suficiente, aquí está la información clave: ¡El incendio del complejo August es más grande que todos los incendios registrados en California entre 1932 y 1999, combinados! Ciertamente, somos una especie nociva.

Pero hay una razón por la que estamos aquí y hay una razón por la que fuimos creados tan torpes, que ni siquiera tenemos el sentido común de no destruir nuestro propio hogar. Mientras que dos fuerzas; positiva y negativa, gobiernan la naturaleza, sólo una fuerza gobierna a la humanidad. En lugar de equilibrio entre dar y recibir, calor y frío, nacimiento y muerte, día y noche, en el que fluye la vida a la perfección para la naturaleza, la fuerza negativa es el único regente de nuestro corazón. Tal vez por eso está escrito: “La maldad del hombre es grande sobre la Tierra y todo el día, la intención de los pensamientos de su corazón es sólo maldad”.

También hay una razón por la que nacemos tan malvados: tenemos una misión que cumplir. Nuestra vocación como seres humanos es captar la profundidad de la creación y para ello, debemos comprender el pensamiento que hay detrás de ella. Nos hicieron negativos para que pudiéramos desarrollar el lado positivo, con nuestra voluntad y aprender a integrarlo a nuestra negatividad innata. Si lo logramos, se restaura el equilibrio en nuestra vida, en la sociedad humana y en la naturaleza.

Pero la naturaleza no esperará a que seamos sabios y comencemos a desarrollar nuestra positividad. Expondrá más y más nuestra naturaleza sin escrúpulos, como lo hace ahora, hasta que nos demos cuenta de que no tenemos más remedio que cambiar. No hay duda, tenemos que desarrollar el lado positivo de nosotros; la única pregunta es cuánto tendremos que sufrir hasta que entendamos la “señal” que nos da la naturaleza y nos pongamos manos a la obra.

De hecho, no es difícil. Nos tenemos unos a otros. El nivel de odio que surgió en la sociedad estadounidense y en otras partes del mundo, indica por dónde tenemos que empezar: por aceptarnos mutuamente. La sociedad humana es tan diversa como la naturaleza. Pero, aunque apreciamos la diversidad en la naturaleza, la odiamos en la sociedad. Cuando aprendamos a aceptarnos y a abrazar la diversidad de nuestras culturas y etnias, también tendremos oportunidad de cambiar nuestro entorno.

Ya estamos en un punto en el que enormes extensiones de tierra son inhabitables. Incluso dentro de Estados Unidos la gente huye de su hogar debido a incendios y huracanes y partes de Europa se están ahogando en inundaciones. Con toda probabilidad, muchos no podrán regresar. Esa tendencia se intensificará en los próximos años.

Va a ser una década terrible para la humanidad, a menos que la convirtamos en una década de despertar. Si recordamos nuestra tarea y tratamos de desarrollar la fuerza positiva dentro de nosotros, comenzaremos a aprender a cuidarnos unos a otros y a la naturaleza y finalmente, revertiremos la tendencia. Si no, nuestra vida en la Tierra será insoportable.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta