Días festivos: etapas de la corrección del alma

Rosh HaShanah, Selijot y Yom Kippur son etapas de la corrección del alma. Las fiestas que celebramos en este mundo simbolizan las acciones que debemos realizar dentro de nosotros y que se relacionan con cada persona en el camino de su corrección.

Cualquiera que sienta la necesidad de corregirse para acercarse al Creador, unirse y adherirse a Él, intenta realizar estas acciones.

En Yom Kippur, aprendemos a distanciarnos de nuestro ego, del deseo de recibir por nuestro propio bien. Yom Kippur simboliza la restricción, no usamos nuestro deseo de recibir, está indicado por las cinco prohibiciones habituales en este día: no beber, comer, lavarse, etc.

Después de restringir este uso egoísta del deseo, pasamos a la siguiente etapa y aprendemos a dar por el bien de otorgar. Para hacerlo, necesitamos cubrir el deseo. El proceso de corregir el deseo, que permite realizar acciones de otorgamiento, se llama Sucot.

En Yom Kippur, decidimos no usar ese deseo y no comimos ni bebimos, todo era simplemente «no hacer». Ahora estamos aprendiendo a convertir ese deseo de recibir en una herramienta que nos permita otorgar, a realizar la acción de Bina, de fe. Sucá, paja, Sjaj, la cubierta, simboliza esta corrección. Queremos tapar nuestro ego, el deseo de recibir, porque ya decidimos que así, no podemos entrar en la espiritualidad.

Por otro lado, no tenemos nada más que este deseo: ego es todo lo que soy. ¿De qué forma se puede usar el deseo de recibir para que la acción sea otorgamiento? Para hacerlo, necesitamos las cualidades de Bina, la fe.

Sucá es nuestra conexión, el alma que reunimos, que logra el otorgamiento mutuo y se llena de la Luz de Jasadim bajo la sombra de la fe. La sombra proviene de la cubierta construida sobre nosotros, una pantalla, que muestra que no queremos recibir nada del Creador, pero queremos ser como Él.

En Rosh HaShanah, decidimos seguir el camino de la corrección, en Yom Kippur, hicimos una restricción. Ahora comenzamos a construir el Kli de Bina, otorgar por otorgar. Y luego llegaremos a un Kli completo que puede recibir para otorgar.

Queremos revelar al Creador que llena toda la realidad, sentirlo, comprenderlo y conectar para siempre con la fuerza superior que controla todo el universo. Toda la humanidad debe alcanzar esta meta y este mundo corpóreo desaparecerá. Todas nuestras sensaciones físicas se desvanecerán y nos elevaremos al nivel espiritual, a la verdadera realidad donde existiremos eternamente.

La construcción de la Sucá es la primera etapa de la corrección del alma. Diez deseos egoístas se conectan en mutuo otorgamiento y construyen una fuerza altruista común entre ellos, para que el Creador haga brillar la Luz de Jasadim sobre en su conexión. Esto significa que están en Sucá.

Luego agregan más y más al deseo de otorgar, salen de la Sucá y vienen a recibir la luz del sol, es decir, la Luz de Jojma, otorgamiento. Sin embargo, la primera etapa es llegar al Kli de Bina, fe, otorgamiento para otorgar entre los amigos y de ellos al Creador. Esta es la festividad de Sucot.
[271590]
De la lección diaria de Cabalá del 30/sep/20, “Sucot

Material relacionado:
Festividades desde la perspectiva de Cabalá
Aspirando alto durante las altas Fiestas Judías
Las festividades nos conducen a la perfección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: