Éxito = trabajo + plegaria

Debemos intentar construir tantas relaciones correctas, cualidades correctas, Jasadim, entre nosotros en el grupo como sea posible y no esperar. Usualmente la Klipá interna persuade a una persona: “Espera y recibirás todo. El Creador sentirá lástima por ti y te ayudará”. 

Pero sin nuestra petición, sin un despertar desde abajo, es decir, sin comenzar a trabajar, no obtendremos nada de arriba. Deben saberlo. 

La gente ha estado un solo lugar por años, espera que el Creador le dé espiritualidad. ¡Pero no ha trabajado! Debes empezar y cuando supliques porque todo está a punto de colapsar y una carga insoportable está a punto de caer en tu espalda, el Creador te ayudará. Este momento necesita ser sostenido y sentido. Es el secreto del trabajo espiritual: comenzamos y el Creador finaliza; es así en todas las acciones. 

Debo actuar como si todo dependiera de mí. Si a mitad del camino, súbitamente encuentro que ya no puedo luchar por mí mismo, añadiré una plegaria a las acciones. Así, mi trabajo y plegaria juntas, crean las condiciones para que suceda. Recuérdenlo, comiencen a trabajar y verán que se abre el camino. Paso a paso, avanzarás. 

El individuo espera muchos años y no quiere comenzar el trabajo él mismo, espera un milagro de arriba. Nuestro ego nos convence: “Espera, el Creador tendrá lástima de ti, Él vendrá, hará todo y se revelará ante ti” ¡Pero no sucederá! Hasta que trabajemos y veamos que no podemos y pidamos ayuda, el Creador vendrá y lo hará. 

Está dicho: “El Señor finalizará por mí”. Eso es precisamente: “Él finalizará”. Es mi responsabilidad comenzar. Por eso, cualquiera que se queja de que ha estudiado por muchos años y no tiene éxito, simplemente no trabajó correctamente. Tenía que empezar el trabajo, averiguar que no tiene resultado, elevar una plegaria y exigir que el Creador participe. Así verás que Él te ayudará. 

El Creador quiere participar en tu trabajo, pero sólo junto contigo igual que lo hacemos con los niños. Si el niño comienza algo, después el adulto le ayuda, así el niño entiende lo que necesita hacer y aprende. Este trabajo es llamado, trabajo del Creador, no del hombre. Pues, ¡el Creador lo hace! Pero hasta que realmente necesitas ayuda.
[272027]
De la lección diaria de Cabalá 7/oct/20, “Sucot”

Material relacionado:
¡Ahora es el tiempo de actuar!
La oración de diez corazones
Un verdadero pedido al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta