“¿Por qué casi todos están volviéndose ciegos por el odio?” (Quora)

Dr. Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: ¿Por qué casi todos están volviéndose ciegos por el odio?” (Quora) 

Ahora el odio rompe las cicatrices, pero siempre ha estado latente dentro de nosotros. El odio nos ciega, precisamente para que aprendamos a abrir nuestros ojos por encima del odio y ver el mundo a través de nuevos lentes de amor y benevolencia. 

Más aún, el odio barre a la humanidad actual, precisamente para que la humanidad como un todo, aprenda a elevarse por encima del odio, con amor y unidad. 

La humanidad llegó a una fase de transición muy importante en su desarrollo. Nuestra interdependencia e interconexión global se volvió dolorosamente evidente, junto con nuestro creciente odio y división. 

Nos encontramos en este enredo paradójico para que veamos que, por una parte, llegamos a una, cada vez, más estrecha interdependencia e interconexión global sin ninguna estrategia ni planeación especial para causar ese estado; por otra parte, nos sentimos cada vez con más odio y desconectados en nuestra actitud mutua. 

En la actualidad, el ejemplo más evidente de nuestro escenario de  “conexión externa en comparación con nuestra desconexión interna” llega con el coronavirus: una pandemia global que ha forzado a las poblaciones en todo el mundo a adherirse a condiciones similares en la lucha en su contra. 

Sin embargo, si bien, estamos en estas circunstancias globales sin ninguna estrategia ni planeación y mientras más nos conectamos externamente, más nos odiamos y separamos internamente en nuestra actitud mutua, más pronto llegaremos a un importante auto-exámen: ¿dónde está nuestro libre albedrío en ese proceso? 

La respuesta: podemos proponernos  conectarnos, para desarrollar lazos de amor y benevolencia por encima del odio y la separación innatos. 

Llegamos a un punto en el desarrollo humano en el que, con un poco de guía, podemos llegar a entender que si fracasamos en activar el amor y la conexión positiva por encima de nuestro odio mutuo involuntario, el odio nos ciega, nos consume y nos conduce hacia varias tragedias, de manera que podamos aprender que nada positivo resulta de seguir ciegamente nuestros impulsos hacia el odio. 

Necesitamos desempolvar el tesoro que estamos tan cerca de descubrir. Al tratar de desarrollar lazos de amor y amabilidad por encima del odio innato que sentimos, revelaremos una recién descubierta felicidad, prosperidad y confianza que nunca hubiéramos soñado que fuera posible. 

Sólo necesitamos elevar nuestra sensibilidad un poco, para sentir que el odio que arde dentro de nosotros, no es una emoción con la que debamos seguir, para infligir dolor a otros y en última instancia, también a nosotros mismos; en su lugar es una invitación para volvernos seres humanos más conscientes y despiertos, en el sentido pleno del término: tratar conscientemente de elevar el amor, la benevolencia y la unidad por encima del odio y al hacerlo, abrir una nueva realidad y descubrir un mundo de satisfacción, enteramente nuevo. 

Podemos esperar que la naturaleza haga salir a la luz más y más actitudes de odio y división dentro de nosotros y mientras lo hace, podremos construir una sociedad que se apoye mutuamente y se eleve por encima de esos brotes involuntarios de la naturaleza, y construir un nuevo mundo -uno donde construimos nuevos puentes de actitudes positivas entre nosotros y al hacerlo, descubriremos, no menos que la perfección. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta