«¿Qué es lo que más le asusta en la vida?» (Quora)

Dr. Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: «¿Qué es lo que más le asusta en la vida?«

Pienso cómo sería estar completamente conectado con los demás, como ruedas dentadas, girando todos en total coordinación.

Imagina que tus pensamientos, deseos, acciones y decisiones dependen totalmente de la sociedad y las circunstancias que te rodean.

Sería un sentimiento intolerable, peor que la prisión, una esclavitud total.

Te sentirías como animal enjaulado, buscarías frenéticamente todas las formas posibles de liberarte.

Preferirías morir antes de sentir ese tipo de presión ineludible.

Sin embargo, nos guste o no, la humanidad se dirige en esa dirección.

Hoy, el coronavirus ya dejó claro que entramos en una era completamente nueva de interdependencia e interconexión global y lo único que podemos esperar es que nuestras conexiones se vuelvan más estrechas.

¿Cuál es la clave para sentir nuestra conexión cada vez mayor, no como una celda de prisión que se nos encierra, sino como un fenómeno nuevo e increíble que abre nuevas oportunidades?

Esa clave es una educación nueva.

Hasta hoy, nuestra educación nos ha llevado principalmente a entrar en el mercado laboral, que ya empezó a temblar bajo la presión de esta realidad cada vez más interdependiente e interconectada. Además, a medida que aprendemos a ocupar puestos de trabajo y hacer carrera por nosotros mismos y fallamos al administrar nuestras relaciones con éxito en una realidad en la que nos entrelazamos más estrechamente, por eso sentimos miradas de resultados negativos, desde el aumento de depresión, estrés , ansiedad y soledad a escala personal y una mayor división social y polarización en la sociedad en general.

En su base, mientras más nos desarrollamos, más nos conectamos. Pero, nuestras conexiones son superficiales: nos conectamos más tecnológica y económicamente y con muchos fenómenos como el coronavirus que nos ponen, alrededor del mundo, en circunstancias comunes. La paradoja es que mientras más nos conectamos así, más desapegados nos volvemos en nuestra actitud hacia los demás.

Por eso, hoy necesitamos una educación nueva que oriente nuestra adaptación psicológica interna a nuestras conexiones externas crecientes, es decir, aprender a adaptar nuestra actitud mutua y ser conscientes de nuestra conexión positiva.

El problema es que nuestra naturaleza egoísta, el deseo de disfrutar a expensas de los demás, entra en conflicto con nuestra conexión cada vez mayor, que exige que seamos considerados, generosos y responsables unos de otros.

Lo que me asusta es la idea de cómo se conectará la humanidad: la aplanadora evolutiva que la conecta cada vez más; ¿la aplastará sin su participación consciente y sentirá el desarrollo como dolor y sufrimiento? o ¿se organizará para entender su naturaleza y la naturaleza de la realidad integral circundante y aceptará combinar su actitud actual, divisiva y egoísta, con la perfecta conexión altruista de la realidad circundante?

El miedo que tengo está unido a la esperanza y al impulso interminable de transmitir el método de conexión que los cabalistas idearon hace miles de años, precisamente para nuestra era.  Enseñó el método a mis alumnos en lecciones diarias, tal como lo hizo mi maestro con sus alumnos y también, durante el día, participo en muchos programas de televisión e internet que ven millones de personas en el mundo, en varios idiomas: gente que no tiene interés directo en Cabalá, pero que puede usar los principios del método para comprender mejor cómo funciona la naturaleza y cómo nos lleva a la necesidad de conexión. Incluso la comprensión básica del método de conexión sirve para señalar el camino hacia una conexión positiva. Pero, como podemos ver, es insuficiente para evitarle a la humanidad crisis y sufrimiento.

Si realmente quisiéramos ahorrarnos sufrimiento innecesario en nuestro desarrollo, necesitaríamos integrar el método de conexión a los sistemas educativos y a la influencia de los medios de comunicación. Así, en la misma medida en que aprendemos a cubrir puestos de trabajo y a encontrar medios que influyen en nosotros con mensajes, en su mayoría divisivos, aprenderemos a conectarnos positivamente y a convertirnos en seres humanos felices, confiados y seguros, así como también a involucrarnos con medios que nos den ejemplos positivos, como personas que superan su base egoísta y muestran amor y cuidado mutuo.

Para cualquier persona interesada en profundizar en este tema, el video anterior es un documental que uno de mis alumnos creó sobre este momento de transición en la historia y la fatídica necesidad de hoy de conectarse de manera positiva.

Imagen de los vectores del mundo por Vecteezy.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: