¿Qué presidente de Estados Unidos merece Israel?

Mi nuevo articulo: «¿Qué presidente de Estados Unidos merece Israel?«

Los israelíes siempre queremos que el presidente de Estados Unidos sea pro Israel y con razón. Durante décadas, EUA ha apoyado a Israel de muchas maneras: financieramente, en el ámbito internacional y en ayuda militar. Este apoyo no vino sin su precio y Estados Unidos siempre ha tenido al menos cierto control sobre la política exterior de Israel, pero no hay duda de que su apoyo a Israel nos ha hecho mucho bien.

En menos de un mes, se votará por un nuevo presidente para los próximos cuatro años. Creo que es un buen momento para que reflexionemos sobre lo que nos hace merecedores de apoyo. ¿Qué damos al mundo? ¿por qué establecimos el Estado de Israel? ¿fue sólo para servir como refugio seguro después del Holocausto? Si fue así, estoy seguro de que las naciones ya lamentan su voto del 29 de noviembre de 1947, cuando apoyaron el establecimiento del estado judío.

Creo que para merecer el apoyo del presidente de Estados Unidos y de todos los países, el pueblo de Israel debe estar a la altura de su nombre.

Puede que queramos ser como las demás naciones, pero no lo somos. No venimos de un solo clan o tribu; no tenemos ninguna filiación biológica ni familiar. Por el contrario, nuestros antepasados ​​venían de clanes y tribus de todo el Creciente Fértil y a menudo, eran hostiles entre sí. Estos refugiados de su propia nación se convirtieron en una nación separada, pues tenían la misma ideología, la misma idea espiritual de que la unidad y el amor por los demás deben trascender todos los valores. Así iniciamos nuestra nacionalidad oficial, después de que acordamos unirnos “como un hombre con un corazón”.

Todos los años en el desierto, luchamos por nuestro deber de unirnos  y, logramos soberanía, después de lograr la unidad. Cuando nuestra unidad se desintegró, fuimos exiliados en Babilonia. Cuando nos unimos bajo la amenaza de Hamán de destruirnos, se nos entregó Israel una vez más. Pero luego comenzamos a odiarnos hasta el punto de que nos matamos, mientras la legión romana asediaba los muros de Jerusalén, eso nos hizo indignos de tener una tierra propia y fuimos exiliados.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se nos dio otra oportunidad de soberanía. Pero si no estamos a la altura del desafío, las naciones no nos apoyarán. A menos que encontremos la forma de ser una vez más “como un hombre con un corazón” y demos ejemplo de unidad al mundo, las naciones no verán ningún propósito en que estemos aquí.

Si hoy se hiciera otra votación sobre el establecimiento del Estado de Israel, ¿creen que tendríamos los dos tercios de los votos favorables necesarios?

Independientemente de nuestra política exterior, las naciones nos condenarán por ser ejemplo de beligerancia y división interna. El mundo ve a Israel con consternación y a menudo, con disgusto, no por nuestra conducta militar, sino por la conducta entre nosotros. Si nos comportamos como debería comportarse Israel, si hacemos de la unidad nuestro principal valor, quien sea elegido el 3 de noviembre será un presidente favorable hacia Israel, lo mismo las demás naciones.

Se dice que los judíos son inteligentes. Espero que seamos lo suficientemente inteligentes como para aprender de nuestros errores pasados, de modo que no tengamos que vivir otro cataclismo en las crónicas devastadas de nuestra nación.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta