Sucot: el inicio de la construcción del alma

El festival de Sucot simboliza el inicio de la construcción de la vasija del alma. El Creador creó el deseo de recibir y existía en el otorgamiento total. Pero este estado fue sostenido por el poder del Creador, desde arriba. El sistema se llamó Adam HaRishón, alma.

Pero luego, para darle a Adam la oportunidad de crecer, volverse independiente y entender dónde está, el Creador rompió la vasija, el alma común. Se le llama; pecado de Adam en el Árbol del Conocimiento, pues el enorme deseo egoísta fue revelado y hasta hoy existimos en él.

Todo sucedió como con los rompecabezas. Primero, se tiene una pintura, se corta en muchos pedazos para que los niños jueguen y vuelvan a armarlo. El Creador, a propósito, nos llevó a pecar con el Árbol del Conocimiento, para que la serpiente, nuestro terrible deseo de recibir, se revelara. Y durante 6,000 años, debemos corregir Maljut organizar las cualidades de las Sefirot en él: Jesed, Gvura, Tifferet, Netzaj, Hod y Yesod.

Ahora empieza la etapa final de este período. Nuestra Sucá tiene un aspecto muy simbólico, porque, prácticamente por primera vez, comenzamos a trabajar como la última generación. Empieza el proceso de corrección final.

Las piezas del rompecabezas, que cada uno representa, comienzan a acercarse. Debemos hacer con ellas una forma humana, para que todos nuestros deseos se unan y se vuelvan como el Creador. Hay una pequeña pieza de este rompecabezas en cada uno de nosotros. Sólo necesitamos reunirnos en decenas y de decenas en cientos y en miles, como explica la Torá. Y así trataremos de construir, con nosotros mismos, la forma del hombre, Adam, semejante (Dome) al Creador.

Este edificio comienza con los materiales más simples, los deseos más ligeros de nuestra alma. Así se construye una Sucá con «desechos» que se separan de la «comida». La comida es lo que le gusta instintivamente a nuestro deseo de recibir. Los deshechos los rechazamos naturalmente.

Al conectarnos, queremos descubrir cuáles son los desperdicios en relación con nuestra conexión, para ponerlos sobre nuestra cabeza y aumentar su importancia por encima de los pensamientos y deseos que nos alejan de los demás y nos impiden conectarnos.

Necesitamos conectarnos y convertirnos en un solo hombre. Esta es la corrección de la humanidad, debe comenzar ahora, durante la pandemia. Con este y otros eventos que se revelarán desde arriba, el Creador nos empuja a actuar, nos muestra dónde podemos empezar a armar este rompecabezas.

Cabalá se ocupa de la ejecución práctica del programa de creación y su corrección. Y ahora estamos en las primeras etapas de esa corrección. Ya pasamos las etapas de Selijot, Rosh HaShaná y Yom Kipur y ahora entramos en la fiesta de Sucot.

Sucot representa las correcciones que debemos hacer dentro de nosotros mismos, en nuestro deseo. El Creador sólo creó el deseo. En este deseo, sentimos este mundo como si existiera, sentimos la realidad y a nosotros mismos. Pero todo está sólo dentro de nuestro deseo de recibir.

Necesitamos corregirnos para que nos veamos como un solo hombre. El deseo similar al Creador se llama Adam, hombre y en él, revelaremos al Creador que viene a abrazarnos y a fusionarse con nosotros. Todo inicia en la Sucá, al construir nuestra conexión con la Luz de Jasadim. Aún no es una conexión real, sólo nos acerca.

El coronavirus muestra exactamente que no podemos acercarnos a los demás. Si nos acercamos con nuestros deseos egoístas, nos traemos enfermedades y daños. Es un ejemplo vivo de nuestra mala relación.

Por eso, debemos tratar de organizarnos, tanto material como espiritualmente, para que la humanidad comprenda qué necesitamos desarrollar y cómo corregirnos a nosotros mismos y a nuestro mundo. Todas las fuerzas, todas las condiciones presentes en el mundo están diseñadas para empujarnos y podamos elevarnos al primer grado espiritual.
[271714]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 2/oct/20, «Sucot»

Material relacionado:
¿Cómo alcanzar un alma?
Un alma similar al sistema de la creación
Construir la estructura del alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta