Transición de mundo a mundo

Estamos en exilio, exilio de la percepción y conocimiento del Creador, del mundo espiritual superior. Sólo existen dos estados: exilio y redención. 

En el estado en el que el Creador está oculto, estamos en una realidad como aparece ante nosotros ahora, es decir, temporal y cambiante, bajo la influencia de las leyes de la naturaleza. 

Pero existe una realidad espiritual a la que podemos ascender. Existen otros tiempos y definiciones activas ahí y estaremos por encima de tiempo, movimiento y espacio. 

¿Cómo podemos ir de este mundo, de la realidad material percibida por los sentidos físicos, a la realidad espiritual? Para hacerlo, necesitas desarrollar órganos sensoriales espirituales que perciban el mundo espiritual. 

Incluso mientras estamos en el cuerpo animal, aún estando en este mundo, podemos sentir la realidad espiritual junto con la realidad material. Al final, la realidad material se desvanecerá y entraremos en el mundo espiritual. 

¿Cómo podemos liberarnos de nuestro ego, que nos mantiene sólo en la sensación de este mundo? De acuerdo al programa del Creador, el ego nos da varios problemas y dificultades para forzarnos a abandonar este mundo. Pues, si siempre nos sentimos bien, permaneceremos en esos pequeños deseos egoístas por siempre. 

El Creador quiere que nos desarrollemos, por eso despierta sufrimiento en nosotros con problemas, nos obliga a pensar en cambiar nuestro estado. Además nos lleva en la dirección del cambio, despierta relaciones egoístas entre nosotros que nos llevan a entender la necesidad de elevarnos a una percepción diferente del mundo, a una realidad por encima de la razón. 

La transición de mundo a mundo depende de si se percibe la realidad de manera personal, individual, se siente el mundo como lo vemos hoy. A través de la percepción personal es imposible sentir el mundo de forma diferente. O comenzamos a conectarnos con los demás y percibiremos la realidad a partir de esta conexión. 

Comienzas a pensar no en ti mismo, sino en lo que es bueno para el grupo, para la decena o incluso para la humanidad. Te identificas con otros, fuera de ti y percibes la realidad en ellos. Esto ya es una percepción espiritual de la realidad porque se eleva por encima del egoísmo, del deseo de recibir, llamado cuerpo, hacia otra percepción en el deseo global entre tú y otros, lo cual es llamado alma. 

Así obtienes una nueva percepción de la realidad. La transición de la percepción física de la realidad a la percepción espiritual, es un ascenso, de sentirte dentro de ti, de forma personal, a la sensación global del grupo, de la sensación de yo a Nosotros. Mientras más grande es este Nosotros, más fuerte es la sensación de la realidad espiritual, eterna, perfecta e independiente de la percepción personal de un individuo. 

Esta será una nueva y verdadera percepción de lo único que existe en la realidad. Hoy vivimos en una realidad imaginaria y nuestro mundo es una ilusión que surge en nuestros órganos sensoriales materiales, debido a los deseos egoístas que atraen todo hacia sí mismos. Esta realidad existe sólo en nuestra imaginación. 

Cuando ascendemos del mundo material al mundo espiritual, sentimos que despertamos de un sueño. Ahora estamos en un sueño y debemos despertar.
[272552]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 19/oct/20,Bereshit”

Material relacionado:
El exilio es un grado espiritual
Nueva Vida 1220 – ¿coronavirus, Pésaj, noche de exilio o noche de aislamiento?
¿Cómo nace la sensación de exilio?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta