entradas en '' categoría

Charlie Hebdo, ¿libertad de expresión o libertad para esparcir odio?

Mi nuevo articulo: «Charlie Hebdo, ¿libertad de expresión o libertad para esparcir odio?«

Los países democráticos con frecuencia ponen el derecho de libertad de expresión en un pedestal. Pero ¿y si ese derecho se utiliza para difundir odio? ¿aún así está permitido? Muchos países en Europa protegen la libertad de expresión con defensores de los ideales liberales y la revista Charlie Hebdo es un ejemplo. Sin embargo, dado que la naturaleza humana está llena de odio, cuando dejas que la gente se exprese sin restricciones, expresa odio. Cuando la libertad de expresión es libertad del discurso del odio, debe ser restringida. Las caricaturas en Charlie Hebdo sobre Mahoma constituyen un discurso de odio y deben ser prohibidas. Nada justifica el asesinato, pero al mismo tiempo, una institución que difunde sistemáticamente odio debería cerrarse; no tiene derecho a existir.

Ya sea que nos demos cuenta o no, la humanidad es una entidad. Las diversas religiones, sistemas de creencias, razas y culturas son órganos de un solo ser y cada órgano expresa una faceta diferente de esa entidad. Aunque los órganos de esta entidad se detesten entre sí, aún están conectados. De hecho, todo el propósito del odio es impulsarnos a construir conscientemente cuidado y amor mutuos y llegar a desear ser una entidad. Por lo tanto, difundir odio entre los órganos de la humanidad equivale a envenenar al cuerpo. Si un órgano propaga odio, no se justifica que los demás órganos hagan lo mismo.

Cuando nos burlamos de la creencia de alguien, no contribuimos en nada a la humanidad; sólo aumentamos la desunión, el odio y la violencia. Y más que nada, exponemos nuestro propio carácter. Si bien, no es sorprendente descubrir que nos odiamos, alardear de ello no ayuda a repararlo. Dado que el propósito del odio es impulsarnos a construir lo opuesto, intensificar el odio es contraproducente para nuestro desarrollo como seres humanos.

Si deseamos vivir en una sociedad democrática y sostenible, debemos convertir en ley, que el discurso del odio contra cualquiera, sea nación o persona, esté estrictamente prohibido. Actualmente, aunque existan esas leyes, no se aplican de manera asertiva y deberían aplicarse; son imprescindibles para la estabilidad de la sociedad. Si quieres expresar amor, exprésalo tanto como lo desees. Pero si quieres expresar odio, guárdalo para ti, la sociedad ya lo tiene en abundancia. Y peor aún, estás alimentando el odio de tus enemigos hacia ti. Nada bueno saldrá de ello; sólo dolor, muerte, más dolor y más muerte.

En el mundo actual, sólo aquellos que se elevan por encima de su odio y se esfuerzan por amar ganarán. Esta es una era en donde todos estamos conectados y sólo las conexiones positivas perduran. Las conexiones negativas se desintegran y se deshacen. Si quieres ganar, gana el corazón de la gente. Eso es todo lo que necesitamos hoy.

Después de las elecciones estadounidenses, ¿qué sigue?

Mi nuevo articulo: «Después de las elecciones estadounidenses, ¿qué sigue?«

Los estadounidenses pasaron lo que ellos llaman “money time” (la hora de la verdad). Una campaña electoral emocionante para muchos, llegó a su cenit con el día de las elecciones en Estados Unidos, cuando se determinó el curso que seguirá el país. La salud y la seguridad pública, los grandes desafíos económicos, el coronavirus, las fracturas sociales y las calamidades naturales son sólo algunas de las preocupaciones que afligen al país. Mi consejo para el ganador de las elecciones es, ante todo, reunir a los líderes de todos los estados y comunidades para llegar a una decisión unificada sobre cómo erradicar el coronavirus de la sociedad y el virus del odio del corazón de la gente.

El notable nivel de participación ciudadana reflejó la gran expectativa generada por las elecciones estadounidenses. Esta expectativa tiene un paralelo global, los países de todo el mundo han seguido ese proceso electoral como si fuera el propio, ya que hay mucho en juego a nivel internacional: en comercio, cooperación, desarrollo, seguridad y avance de iniciativas de paz, entre otras cosas.

A nivel nacional, es claro que erradicar la pandemia de Covid-19, debería ser la prioridad número uno. Una nación libre de las garras del coronavirus no sólo tendrá repercusiones positivas para el bienestar físico de la población, sino que también pondrá las bases para construir una sociedad consciente y productiva, donde se cubran todas las necesidades básicas. Mientras tanto, la sociedad parece acercarse a un punto de ebullición. Los nervios de la gente están tan tensos y las circunstancias son tan volátiles, que cualquier problema podría encender el polvorín de la actitud cada vez más extrema de la gente de un lado o del otro inmediatamente después de las elecciones. Por lo tanto, unir los fragmentos divididos de la sociedad es de suma importancia para lograr estabilidad social.

Una vez que se forme un consejo multidisciplinario especial de expertos, incluidos líderes de religiones y creencias, economistas y científicos, políticos y periodistas, todos, sin excepción, les recomendaría que seleccionen algunas ciudades en diferentes partes del país para realizar una prueba piloto, probar la implementación de programas destinados a unir a la gente por encima de las disparidades. Como casos de prueba, su progreso necesitaría seguimiento y evaluación regulares para ver qué ajustes se necesitan en medio de las diversas situaciones que pueden surgir, para crear, mantener y hacer crecer una atmósfera cohesiva positiva. No hay ninguna desventaja o riesgo en implementar este experimento. Más bien, tiene el potencial de crear un nuevo modelo para mejoras de gran alcance en la salud social y la felicidad colectiva.

Dado que la marcada polarización da lugar a más y más arrebatos y ansiedad, es justamente este panorama desolador el que puede actuar como telón de fondo necesario contra el cual mostrar un nuevo cambio positivo. No creo que un simple apretón de manos entre caballeros alivie las tensiones entre facciones del espectro político. El profundo abismo entre los lados requerirá una solución más profunda y perspicaz. No es realista esperar este tipo de cambio ideológico de la noche a la mañana ni intentar imponer un punto de vista sobre otros; todos deben ser bienvenidos y permanecer en sus propias posiciones. Lo que marcará la diferencia en la unidad de la sociedad estadounidense (o de cualquier sociedad) es adquirir la capacidad de superar diferencias por el bienestar común.

De hecho, veo mucho potencial en la sociedad estadounidense –su espíritu pionero e innovador, sus valores de igualdad y libertad de expresión y su vasta influencia en el mundo, para enfrentar el desafío de la división social que está experimentando y darse cuenta de que en unidad todo será mucho mejor para todos. En resumen, Estados Unidos debe apresurarse a disolver la animosidad que se apoderó de la nación y a construir juntos un paraguas de unidad y amor que cubra al país y a la sociedad con un cálido espíritu de consideración e interés mutuos.

«¿La sociedad actual es consumida por el odio más que por el amor?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿La sociedad actual es consumida por el odio más que por el amor?«

El hecho de que haya tanta gente necesitada enferma y pobre es señal de que realmente falta amor en la sociedad actual.

Es normal pensar que gobiernos y diversas organizaciones deberían atender a la gente necesitada. El problema es que podríamos estar dispuestos a dar algo de dinero y tiempo para ayudar, pero no damos nuestro corazón en las contribuciones.

Nuestro corazón, que está formado por deseos egoístas, prioriza las necesidades propias por encima de las necesidades de los demás y no importa cuánto invirtamos en dar a los demás, por naturaleza carecemos de una preocupación sincera y total por ellos.

Así, nuestro mundo está lleno de pobreza y enfermedad. Mientras nuestro corazón prefiera el beneficio propio sobre el beneficio de los demás, no importa cuánto demos al bienestar de los demás, siempre habrá masas con necesidades insatisfechas.

Por eso, en lugar de actuar con amor y esmero genuinos, por los demás, cualquier contribución que hagamos, aparentemente para mejorar la sociedad, es para liberarnos de la carga de amarla y cuidarla. Podríamos estar dispuestos a donar una suma de dinero cada mes a una determinada organización o causa aparentemente filantrópica, pero la intención detrás de esta contribución se centra en liberarnos del peso de sentirnos responsables y preocuparnos verdaderamente por los demás.

Sin embargo, la naturaleza nos lleva hacia relaciones genuinas de amor y cuidado, un estado en el que cambiamos nuestro enfoque, de preocuparnos por nosotros a preocuparnos por los demás, dando así nuestro corazón para beneficiar a los demás.

Mientras tanto, vemos escasez, pobreza, delincuencia y una serie de problemas aún en los países más ricos del mundo. Por un lado, el motor egoísta que funciona en nosotros, que impulsó el progreso de la humanidad, dio lugar a una intrincada sofisticación científica y tecnológica; Pero, por otro lado, somos testigos de un mundo en crisis perpetua.

El elemento que falta es la inclinación sincera de amar a los demás, como nos amamos a nosotros mismos. La mayoría crecimos escuchando y aceptando “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, pero no aprendimos cómo implementar esas palabras. En cambio, nos convertimos en egoístas cada vez más refinados, favorecemos el beneficio propio y a lo sumo, donamos parte de nuestro dinero y/o tiempo, aparentemente para causas pro sociales, en lugar de integrarnos en los deseos, necesidades y sentimientos de los demás y desarrollar amor y cuidado genuinos en la sociedad.

Si logramos el significado total de «Ama a tu prójimo como a ti mismo», literalmente, sentiríamos el cielo en la tierra.

La naturaleza, que funciona fundamentalmente de acuerdo con las leyes de amor y conexión, nos lleva a un estado de total interconexión e interdependencia. El mundo de hoy ya se volvió más conectado e interdependiente en la superficie, con economías y tecnologías entrelazadas globalmente, sin embargo, percibimos que esa conexión es negativa, como es evidente en casos crecientes de depresión, soledad, ansiedad, estrés, problemas de salud mental, odio, división y polarización que abundan en la sociedad.

Sin embargo, en un momento u otro, necesitaremos entender nuestra, cada vez mayor, conexión de manera positiva, pues es una ley natural ineludible. Mientras no lo hagamos, seguiremos enredados en una red, cada vez más compleja, de problemas.

Mientras más dejamos que nuestra naturaleza egoísta innata navegue por nuestros pensamientos y acciones en la vida, más dejamos que el odio y la división proliferen en la sociedad. Y mientras más dejamos que el odio y la división proliferen en la sociedad, más nos alejamos de la ley fundamental de unidad de la naturaleza y eso hace que todos sufran más.

Por el contrario, en el momento en que busquemos conectarnos positivamente, crearemos una atmósfera de amor y cuidado en toda la sociedad y nos sentiremos cada vez más unos a otros. Además, el enfoque renovado de conectarnos positivamente despertará la fuerza del amor que habita en la naturaleza. Así advertiremos una nueva atmósfera de calma, apoyo, aliento, positividad, felicidad y confianza, que recorrerá a la sociedad, como si invirtiera las actuales olas negativas de odio y polarización a su forma positiva.

En pocas palabras, vivimos en el sistema único de la naturaleza y nuestra experiencia de este sistema, como grata o dolorosa depende de si nos conectamos positivamente o no.

Cuando viejos valores mueren, nuevos valores nacen

Mi nuevo articulo: «Cuando viejos valores mueren, nuevos valores nacen«

Nada era más importante para nosotros que las cosas. Por “cosas”, no me refiero necesariamente a objetos o accesorios, sino a todo lo que nos distingue de los demás, lo que nos hace especiales, únicos. Cuando llegó la Covid, nos encerró en nuestra casa, nos hizo prácticamente invisibles o más bien, visibles sólo virtualmente y le quitó el sentido a casi todas nuestras “cosas”. Pero como no podemos vivir sin valores, porque no seríamos diferentes de los animales, comenzamos a desarrollar otros nuevos. Ahora, gradualmente, nos vemos obligados a renunciar al placer de obtener respeto y admiración, a medida que aprendemos a disfrutar de conexiones positivas y recíprocas con los demás.

El ambiente en las calles y en los medios puede ser totalmente diferente, pero hay corrientes subterráneas que allanan el camino hacia una nueva realidad. La guerra en el exterior marca los últimos suspiros del viejo mundo, donde cada uno era para sí mismo.

Ningún inicio es fácil y ciertamente, no lo es el inicio de una nueva realidad. Pero cuanto antes nos demos cuenta de que no podemos volver atrás, ni ahora ni nunca, más rápida y fácil será la transición. Los viejos valores dejaron competencia, corrupción, explotación y contaminación. Causaron depresión, obsesión, alienación y aislamiento. También nos trajeron el coronavirus, que finalmente los está matando uno a uno.

De repente, debemos pensar en los demás y ellos, en nosotros. En el proceso, estamos descubriendo que es mejor comunicarse que competir, dar y recibir en lugar de tomar y rendirse y, conexión en lugar de alienación.

Los que actualmente luchan por sus propios derechos, perderán. Los que luchan por unir a todos por encima de diferencias y penurias, triunfarán. Quizá no en persona, pero la forma de conexión derrotará a la forma de separación; simplemente, llegó el momento de hacerlo.

Ve el mundo interior del otro

Pregunta: Se dice que una persona promedio es capaz de captar 500 palabras por minuto y la velocidad promedio de expresión oral es de cerca de 150 palabras por minuto. Resulta que el cerebro llena todo lo demás con otros pensamientos

Por ejemplo: durante una clase cuando parezco estar escuchando algo, mi cabeza constantemente alberga un enjambre de pensamientos que me llevan de regreso a la niñez o al futuro ¿qué debo hacer en esas situaciones? Intento escuchar algo, quiero recordar la información, pero no puedo a causa de los pensamientos externos. 

Respuesta: Lo único que puedes hacer es elevarte por encima de tu egoísmo. No hay otra manera. Aplicando el método de la Cabalá, puedes ir por encima de tu ego y así sentirás a otros. 

¿Por qué no vemos el mundo superior? ¿por qué no vemos las fuerzas espirituales? Es porque estamos encerrados dentro de nosotros mismos y el mundo espiritual es todo lo que va de nosotros hacia otros. Pero no lo sentimos, no nos damos cuenta. 

Pregunta: ¿Si aprecio a la persona a la que escucho, ayuda? 

Respuesta: Sí. Si la amas con amor corporal, la escucharás con mucha atención, absorberás sus palabras. Sin embargo, no es suficiente. Aún hay otros medios de comunicación elevados, espirituales, en los que sales de ti mismo y comienzas a sentir al otro sin importar tu actitud hacia él. Al elevarte por encima de ti mismo, por encima de tu ego, percibes de forma absolutamente objetiva. 

Esta es una técnica especial que viene de la regla “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Si tratas a tu prójimo como te tratas a ti mismo, en este grado podrás escucharlo. 

Más aún, verás y escucharás lo que la persona que amas ni siquiera espera -su mundo interior.
[272787]
De Kabtv “Habilidades de comunicación” 14/ago/20

Material relacionado:
Beneficios de la comunicación oral
¿Cómo puedes obligarte a escuchar a otros?
Guía para mesas redondas, parte 7

“¿Cuál es la amarga verdad de la vida?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es la amarga verdad de la vida?” 

La verdad constantemente se escapa entre nuestros dedos, justo cuando entendemos, por un momento lo que pensamos es verdad. 

Podemos esforzarnos mucho para llegar a lo que consideramos verdad y tan pronto como nos acercamos, descubrimos una profundidad añadida basada en discrepancias con verdad que sentíamos. Como tal, seguimos buscando la verdad una y otra vez.

El desarrollo humano continuamente se dirige hacia nuestro último alcance de lo que llamamos “verdad”. 

¿Qué es la verdad? 

 

En términos generales, la verdad es el punto inicial de la creación, un  estado donde todos estamos completamente adheridos a la naturaleza en su totalidad, sin ninguna separación entre nosotros. Más aún, sólo al lograr contacto con ese punto, llegamos a la verdad. 

Hay muchas etapas en el camino para alcanzar el punto final de verdad, pero todas son parciales e incompletas. Por eso, aun cuando podemos alcanzar la verdad absoluta, aún está muy distante de nosotros. 

La naturaleza, en este caso, es la cualidad altruista de la naturaleza, de amor y otorgamiento, sin ninguna consideración de beneficio propio. Nacemos en una cualidad egoísta opuesta, recepción, la llamamos “naturaleza humana”, consideramos principalmente el beneficio propio. Por lo tanto, las etapas en el camino para alcanzar el punto final de la verdad, son elevarnos por encima de nuestra cualidad egoísta una y otra vez hacia una cualidad más cuidadosa, de entrega y amor, solo para descubrir que lo que alcanzamos cada vez, termina perdido en nuestro ego, como succionado por un agujero negro, una y otra vez. 

Además, si seguimos reforzando nuestro entorno, es decir, todo lo que influye en nosotros, para que nos de ejemplos positivos para elevarnos por encima de nuestro ego y llegar a estar mejor conectados, ser más considerados y altruistas como la cualidad de la naturaleza, continuamos aplicando nuestro propio anhelo para “salir” más rápido de nosotros mismos hacia ese punto final armonioso de la verdad, de forma más agradable y con mucho menos sufrimiento, que si no hubiéramos implementado esa acción. De otra forma, si fracasamos en reforzar nuestro entorno para que influya positivamente, dejamos que la ruda aplanadora de la evolución, pase sobre nosotros con miles de crisis, que sirven para aguijonearnos y podamos despertar la necesidad de cambiar la dirección de nuestra vida y el entorno que creamos para navegar por nuestra ruta hacia ese lugar.

Desea el bien a los demás

Pregunta: En internet hay una cita popular atribuida a Buda: “Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge en nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos, creamos al mundo”. 

Pero el hombre sigue siendo hombre y piensa en tonterías ¿cómo limpio mi mente? 

Respuesta: Puedo hacerlo sólo si le deseo el bien a los demás. No intento hacerme a mí ni a otros; bien ni mal. Intento pensar en bondad ¡Es todo! Esto requiere entrenamiento constante. 

Pregunta: La gente se está volviendo más sensible, impaciente y con facilidad se desquita con los demás. A causa de esto, todos sufren en la familia y en la sociedad ¿cómo manejar las emociones excesivas? 

Respuesta: Por supuesto sería bueno si más psicólogos honrados hablaran en canales públicos. Pues la gente tiene que entrenarse constantemente para pensar en todos de buena manera. Incluso si recibe reprimendas, es criticada y experimenta una oposición iracunda, debe perdonar todo y entender que nuestra vida infeliz los hace ser de esa manera. 

Pregunta: ¿Qué es un psicólogo con pensamiento recto? ¿cómo se supone que sea? 

Respuesta: Es una persona que explica cómo llegar al bien, Sin ninguna invención, sin ninguna teoría, sólo ser tan amables como sea posible.
[272794]
De Kabtv “Cabalá exprés” 27/sep/20

Material relacionado:
¿Somos responsables de nuestros pensamientos?
¿Por qué los pensamientos positivos extinguen a los negativos?
Tener los pensamientos correctos

Nueva Vida 493 – Conexión virtual entre la gente y los funcionarios elegidos

Nueva Vida 493 – Comunicación virtual entre la gente y los funcionarios elegidos
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Las formas modernas de comunicación permiten confundir, engañar y robarnos mutuamente. En general, el uso actual del Internet trae destrucción a nuestra vida. Es el reconocimiento del mal. No hay vuelta atrás. 

Necesitamos aprender a utilizar sabiamente el internet. Se ha revelado al mundo para ayudarnos a conectar en un círculo, en igualdad y en mutualidad. Un sistema educativo virtual alineará a todos, nos llevará al entendimiento común y promoverá futuros líderes que expliquen la forma de conectarnos. Nos ayudará a avanzar hacia una red más interna de conexión entre corazones, hasta que nos sintamos como un solo hombre.
[151652]
De Kabtv “Nueva Vida 493 – Conexión virtual entre la gente y los funcionarios elegidos”, 6/ene/15
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Fluctuaciones en el camino espiritual

Pregunta: En los cursos de educación integral, primero se debe dar a los estudiantes un objetivo común, orientarlos a conocer el mundo o al menos a buscar. El objetivo debe ser claro, alcanzable y específico. Junto a esto, debemos comprobar si el alumno progresa correctamente, ¿puede la asistencia y la participación activa resultar del hecho de que avanza hacia la meta?

Respuesta: Sí y no. En el proceso de estudio, ocurren en él grandes cambios, fluctuaciones, subidas y bajadas. Y es imposible determinarlo claramente en cada momento.

Pregunta: Mientras estudia, el alumno comienza a darse cuenta de la maldad de su naturaleza egoísta, lo diferente que es de los ideales y principios que estudiamos ¿podría ser esto, resultado del avance?

Respuesta: Es uno de los resultados. Si no te sientes y no te das cuenta que eres egoísta, no te has revelado.

Pregunta: El indicador de progreso más confiable es la alegría, la sensación de satisfacción en el proceso en sí ¿puede esto considerarse un resultado?

Respuesta: A veces. Sucede que el individuo se frustra. Avanzar es un cambio muy claro y consistente en sus estados, humor y eventos. De lo contrario, no hay progreso. Siempre incluye descensos, ascensos, circuitos.

Pregunta: En cierta etapa, se comienzan a reconsiderar los valores en la vida. Además, los valores materiales se desvanecen en un segundo plano, ¿cómo se determina qué es necesario y qué no?

Respuesta: Todos deciden por sí mismos. Es completamente irrelevante para el propósito de la vida. Se trata de necesidades.
[272468]
De Kabtv «Habilidades de organización»  2/jul/20

Material relacionado:
Elévate por encima de los desacuerdos
Comunicación no verbal
Únete al sistema integral

No nos escuchamos

Pregunta: Todos deben poder escuchar. Los padres deben escuchar a sus hijos. Los niños deben escuchar a sus maestros que les asignan tareas. El gerente necesita escuchar a sus subordinados y así sucesivamente.

La mayoría de las personas se consideran buenas oyentes. Leí investigaciones que muestran que solo el 10% tienen la capacidad de escuchar a los demás ¿cuál es la razón? ¿por qué la gente cree que puede escuchar, pero vemos lo contrario?

Respuesta: Porque se juega con el ego, quieres que todos vean lo amable, atento y receptivo que eres. De hecho, sólo quieres escucharte a ti, verte y justificarte sólo a ti mismo. Por eso, es muy difícil comunicarnos bien. No podemos escucharnos.

A pesar de que existen muchos métodos de conexión por video y audio, debemos verificar si estamos conectados. No nos hemos vuelto más sociables. Podemos sentarnos y escuchar varios programas que, supuestamente, nos conectan, pero no podemos escuchar ni ver a nadie más que a nosotros mismos.

Pregunta: Hay una regla básica de relaciones interpersonales que dice que el significado de un mensaje no puede entenderse claramente. A nivel fisiológico, no podemos captar este mensaje.

En la investigación sobre la que leí, se estableció que nuestra percepción de audio es sólo un 25% efectiva. Incluso en conversaciones informales con amigos, sólo se absorbe del 60 al 70% de la información, ¿cuál es la razón de esta brecha? Hay cosas a las que el ego es receptivo.

Respuesta: No importa que el ego sea receptivo o no. Dado que todos están envueltos en amor propio y quieren sentirse sólo a sí mismos, todo lo que nos llega se interpreta incorrectamente y  permanece en algún lugar en el aire.
[272619]
De Kabtv «Habilidades de comunicación» 14/ago/20

Material relacionado:
¿Cómo puedes obligarte a escuchar a otros?
¿Cómo escuchar realmente a los demás?
Taller: Escuchar a todos