Cada vez más alto

El Creador tuvo una tarea difícil ante Él  al crear un hombre similar a Él y aún así, que fuera hombre, es decir, independiente del Creador. No dentro del Creador, como feto en el vientre de la madre, que aún  no se considera que existe por su cuenta, dado que su vida es a través de su madre. 

Alguna vez escribí Juntos por siempre: la historia del mago que no quería estar solo, habla exactamente de esto. El mago estaba solo y decidió hacer un amigo. Intentó hacer un amigo de piedra, hacerlo en una flor, un perro, hacerlo en algo en el nivel inanimado, vegetal o animal, pero se dio cuenta de que era imposible. Pues, no existe un ser independiente que está en oposición al Creador. 

Él decidió crear al hombre con un gran deseo de disfrutar, así será opuesto al Creador, estará en desacuerdo con Él e incluso se enojará, y Lo odiará. 

Todo este egoísmo debe existir en nuestra base, de manera que así, podamos sentir, entender y conectarnos con el Creador. El hombre necesariamente debe combinar ambos opuestos: oscuridad y luz, bien y mal. 

Pero el mal debe aparecer antes que el hombre quiera separarse, elevarse por encima de su naturaleza. Por eso, prepararse para crear al ser humano es un proceso muy complejo y largo. Era necesario crear algo opuesto al Creador, el deseo de disfrutar que gradualmente se desarrolla con la ayuda de la Luz, que se conecta y se separa, es decir, funciona con dos deseos: recepción y otorgamiento. 

Así preparó el Creador a la creación: lo construyó y  lo fragmentó, construyó y fragmentó una vez más. Y como construyó todos los grados, todos los mundos, hasta el mundo de infinito, Él preparó todos los estados uno contra otro, para que el hombre pudiera vivir entre ellos y elevarse por encima del bien y el mal, como está dicho: “Y serán como ángeles, conociendo el bien y el mal”. Y este es el punto a partir del cual comienza la creación, la cualidad compartida común de amor y unidad. 

Podemos decir que la larga preparación para que la creación empiece a corregirse y revele su verdadero estado, terminó en nuestros días, en nuestras vidas. Somos el primer grupo que intenta ir por el camino correcto hacia la meta. Ya se hicieron todas las preparaciones necesarias para iniciar el ascenso al grado espiritual llamado fe por encima de la razón. 

Queremos elevarnos de nuestro entendimiento al entendimiento del Creador, llamado fe. Nuestra opinión es llamada conocimiento, razón. Cada paso comienza con oscuridad, con lo que mi naturaleza requiere, pero me esfuerzo por el entendimiento del Creador y por debo elevarme cada vez. No actúo ni pienso como yo quiero pensar o comportarme, sino que hago lo que el Creador quiere que haga. 

El Creador es la propiedad de amor y otorgamiento y si yo satisfago Su deseo, construyo una estructura espiritual, un Partzuf, un sistema de conexión entre yo y el Creador a través del grupo, la decena y la humanidad. 

No pienso en mí ni pido por mí, sólo por otros, para que no olviden la meta ni se separen de ella. Invierto en ellos con mi mente y corazón, para acercarlos al Creador y al hacerlo, me convierto en Su socio. Me preocupo y cuido a la humanidad, la acerco al Creador. 

Gradualmente, cada uno descubrirá que así debe trabajar. Pues, si todos cuidan a todos, en lugar de de sí mismo, saldremos del camino del sufrimiento al camino de la Torá, el camino de la Luz y nos liberaremos del coronavirus y todos los otros problemas. Si comenzamos a pensar en unirnos, el mundo mejorará por sí mismo. Sólo necesitamos corregir nuestros pensamientos, “todo se resolverá en el pensamiento”. 

Esto equilibrará todas las fuerzas de la naturaleza que ahora confunden deliberadamente nuestra vida, como si barajáramos las cartas. Todo depende de nuestro deseo en el nivel humano, el nivel más elevado de este mundo. 

Sentiremos nuestros verdaderos poderes humanos y todo lo que aún está oculto de nosotros en el universo: agujeros negros, materia oscura y todas la fuerzas que estaban activas antes de la creación del mundo y lo llevaron a la existencia. Es decir, comenzaremos a entrar a la creación y sentir dónde estamos. No es fantasía, es ciencia real, la ciencia de la Cabalá. 

Y todo comienza con que no pensemos en nosotros mismos sino en nuestros amigos, en todos, así se avanza al nivel más elevado. Salir de uno mismo es ya entrar en el Creador, porque Él está más allá de nuestros pensamientos y deseos egoístas. Fe por encima de la razón es la manera de llegar al siguiente grado espiritual, avanzar cada vez más alto.
[273338]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 3/nov/20, “Trabajo en fe por encima de la razón”

Material relacionado:
«Porque debemos aspirar más alto»
¡Más alto y más alto y más alto!
Trabajar en todas las etapas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: