“¿Cómo pudo la elección 2020 en EUA ser tan cerrada en números?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo pudo la elección 2020 en EUA ser tan cerrada en números?” 

Entramos en una nueva era donde la unidad por encima de las diferencias se está mostrando como una necesidad creciente y lo cerrado de los resultados de las  elecciones en EUA es un signo puntual de esto. 

En el transcurso de la historia, mientras nos desarrollábamos, tuvimos períodos bajo un tipo de gobierno u otro, pero hoy podemos esperar vernos, cada vez más, como dos mitades iguales. 

Más aún, nuestros actuales sistemas democráticos comprueban que en una situación así, un voto extra por un lado cambiará el gobierno de todo un país hacia ese lado. Sin embargo, mientras más nos encontremos en esa coyuntura, más veremos que el liderazgo sobre una población polarizada, donde aproximadamente la mitad se oponen, no tiene sentido, pues en última instancia fracasará en satisfacer a todos. 

Nuestra tendencia a estar de acuerdo con uno u otro lado, surge justo de nuestra naturaleza. Además, poseemos esa inclinación para llegar a un punto muerto, donde entendemos que sólo al unirnos por encima de nuestra naturaleza podremos tener una vida amorosa, feliz, saludable y segura. 

Es como si hubiéramos llegado a un callejón sin  salida en nuestro desarrollo natural y llegó el momento de elevarnos por encima de nosotros mismos, para unirnos por encima de nuestras diferencias y descubrir nuestra fuente común. 

Encontraremos que nuestra única opción es conectarnos positivamente para nuestra supervivencia, salud y felicidad, es decir, encontrar nuestro lugar igual y común en esta naturaleza que compartimos, unidos como partes del cuerpo único de la humanidad. 

Para unirnos por encima de nuestros impulsos de división y navegar por nuestro camino hacia esa meta, aún nos falta educación, mentalidad y sensibilidad. En lugar de la educación y los ejemplos que nos rodean y que provocan impulsos divisivos, necesitamos aspirar a elevarnos por encima de nuestra mente y corazón, hacia un estado que no sea; “nosotros” o “ellos”, sino que nos conecte a todos juntos. 

Esa unidad es la solución de todos nuestros problemas. 

Si bien, llegamos a una etapa en nuestro desarrollo donde estamos divididos entre puntos de vista fundamentalmente diferentes, como dos caras de la moneda y probablemente tomará más tiempo -más elecciones, desacuerdos, discusiones e incluso guerras- para que realmente nos desesperemos y entendamos que la única opción es unirnos por encima de nuestros impulsos naturales que tiran de nosotros hacia un camino o hacia otro. 

Sin embargo, al final, llegaremos a un estado de absoluta unidad porque ese estado tiene su raíz en la naturaleza. Todos somos emanación de una fuerza única y unida y en última instancia, estamos destinados a redescubrir nuestra conexión con esa fuerza. 

En una visión más amplia del desarrollo humano, estamos llegando a una nueva etapa de maduración, en la que veremos, cada vez más, que no hay ningún beneficio en intentar convencer al otro lado de una opinión. En su lugar, lo que necesitamos es buscar juntos un punto común que nos conecte. Por encima de todo lo opuesto que percibimos en nuestro mundo, hay una fuente común de la cual surgimos y nuestra experiencia de vida en este mundo, ya sea como avance armonioso o doloroso, dependerá del grado en el que busquemos nuestra fuente común. 

Discutí este tema y respondí preguntas en mi programa de comentarios de noticias, “Una vista desde el interior”, con Oren Levi. Puedes ver el video completo

Foto de  Pablo García Saldaña en Unsplash.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta