Después de las elecciones estadounidenses, ¿qué sigue?

Mi nuevo articulo: «Después de las elecciones estadounidenses, ¿qué sigue?«

Los estadounidenses pasaron lo que ellos llaman “money time” (la hora de la verdad). Una campaña electoral emocionante para muchos, llegó a su cenit con el día de las elecciones en Estados Unidos, cuando se determinó el curso que seguirá el país. La salud y la seguridad pública, los grandes desafíos económicos, el coronavirus, las fracturas sociales y las calamidades naturales son sólo algunas de las preocupaciones que afligen al país. Mi consejo para el ganador de las elecciones es, ante todo, reunir a los líderes de todos los estados y comunidades para llegar a una decisión unificada sobre cómo erradicar el coronavirus de la sociedad y el virus del odio del corazón de la gente.

El notable nivel de participación ciudadana reflejó la gran expectativa generada por las elecciones estadounidenses. Esta expectativa tiene un paralelo global, los países de todo el mundo han seguido ese proceso electoral como si fuera el propio, ya que hay mucho en juego a nivel internacional: en comercio, cooperación, desarrollo, seguridad y avance de iniciativas de paz, entre otras cosas.

A nivel nacional, es claro que erradicar la pandemia de Covid-19, debería ser la prioridad número uno. Una nación libre de las garras del coronavirus no sólo tendrá repercusiones positivas para el bienestar físico de la población, sino que también pondrá las bases para construir una sociedad consciente y productiva, donde se cubran todas las necesidades básicas. Mientras tanto, la sociedad parece acercarse a un punto de ebullición. Los nervios de la gente están tan tensos y las circunstancias son tan volátiles, que cualquier problema podría encender el polvorín de la actitud cada vez más extrema de la gente de un lado o del otro inmediatamente después de las elecciones. Por lo tanto, unir los fragmentos divididos de la sociedad es de suma importancia para lograr estabilidad social.

Una vez que se forme un consejo multidisciplinario especial de expertos, incluidos líderes de religiones y creencias, economistas y científicos, políticos y periodistas, todos, sin excepción, les recomendaría que seleccionen algunas ciudades en diferentes partes del país para realizar una prueba piloto, probar la implementación de programas destinados a unir a la gente por encima de las disparidades. Como casos de prueba, su progreso necesitaría seguimiento y evaluación regulares para ver qué ajustes se necesitan en medio de las diversas situaciones que pueden surgir, para crear, mantener y hacer crecer una atmósfera cohesiva positiva. No hay ninguna desventaja o riesgo en implementar este experimento. Más bien, tiene el potencial de crear un nuevo modelo para mejoras de gran alcance en la salud social y la felicidad colectiva.

Dado que la marcada polarización da lugar a más y más arrebatos y ansiedad, es justamente este panorama desolador el que puede actuar como telón de fondo necesario contra el cual mostrar un nuevo cambio positivo. No creo que un simple apretón de manos entre caballeros alivie las tensiones entre facciones del espectro político. El profundo abismo entre los lados requerirá una solución más profunda y perspicaz. No es realista esperar este tipo de cambio ideológico de la noche a la mañana ni intentar imponer un punto de vista sobre otros; todos deben ser bienvenidos y permanecer en sus propias posiciones. Lo que marcará la diferencia en la unidad de la sociedad estadounidense (o de cualquier sociedad) es adquirir la capacidad de superar diferencias por el bienestar común.

De hecho, veo mucho potencial en la sociedad estadounidense –su espíritu pionero e innovador, sus valores de igualdad y libertad de expresión y su vasta influencia en el mundo, para enfrentar el desafío de la división social que está experimentando y darse cuenta de que en unidad todo será mucho mejor para todos. En resumen, Estados Unidos debe apresurarse a disolver la animosidad que se apoderó de la nación y a construir juntos un paraguas de unidad y amor que cubra al país y a la sociedad con un cálido espíritu de consideración e interés mutuos.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta