EUA quedó sin presidente

Cabalá nos enseña a trabajar en tres líneas y es muy importante, especialmente en nuestro tiempo. Vemos que hoy en el mundo, la confrontación, la lucha, la contradicción entre derecha e izquierda crece en todos los lugares, divide en dos a países y pueblos y los pone uno contra el otro. 

Sentimos esta polarización incluso dentro de la familia. En los países desarrollados e incluso en los que están en vías de desarrollo, hay una enorme distancia entre izquierda y derecha, una división en la sociedad, en cada país. 

Mientras nos desarrollamos, el ego crece más y más y no vemos que esta contradicción entre derecha e izquierda se suavice. Al contrario, se vuelven cada vez más distantes y chocan y discuten más. Es especialmente evidente en EUA, donde la sociedad está dividida en dos, izquierda y derecha y no pueden encontrar un punto común. Esta división es sentida incluso dentro de la familia. 

Antes no existía esa contradicción de opiniones en todos los asuntos, en naturaleza, ecología, armas, familia, sexo, comida, absolutamente en todo. En lugar de buscar puntos de convergencia y de entender cómo llegar a un acuerdo, vemos que las dos líneas, derecha e izquierda, se dividen más y más, se vuelven más polarizadas y difieren como el este del oeste o el norte del sur. 

La distancia entre ellas crece cada vez más, no hay nada que las conecte. Mientras más se desarrolla el mundo, más profunda se vuelve la división, el odio, el rechazo, la falta de entendimiento y el deseo de entenderse aumentarán. 

El Creador está despertando en la sociedad humana. EUA se está dividiendo en dos partes hostiles como si no hubiera otros enfoques y partidos más que derecha e izquierda. Y nada puede hacerse porque esta es su naturaleza. 

La naturaleza no va a ayudar a la gente a conectarse, al contrario, la dividirá en dos partes iguales, como vemos en EUA. ¿Cómo puede una sociedad dividirse exactamente a la mitad, con millones de personas de un lado y del otro, unos contra otros, de tal modo que unos cuantos decidan quién será presidente

En una situación así, no hay presidente en absoluto, porque debe estar en medio, entre dos líneas. Dos líneas son reveladas en cualquier sociedad moderna, para  que establezcamos la línea media, es decir, el Creador, quien debe rebelarse y establecer nuestra conexión. De otra manera, no podremos existir y estaremos en guerra uno con otro sin ningún compromiso y sin posibilidad de llegar a un acuerdo.

No hay línea media; sólo puede venir de arriba. Así funciona el mundo, así funciona la naturaleza. Por eso, los grupos cabalistas trabajan para acercarse a la fuerza superior, al propósito de la creación, son llamados Israel, “directo al Creador” (Yashar Kel), estarán en el centro del mundo, en el centro de la atención de todos y tendrán que dar la conexión entre las líneas izquierda y derecha. 

El mundo entero estará dividido en derecha e izquierda. Y entre ellos existen unos cuantos miles que son llamados “Israel”, ellos serán responsables de que miles de millones de personas en un lado y miles de millones en el otro lado no pueden conectarse. Por lo tanto, debemos estudiar la línea media que está determinada por la fuerza superior, como está escrito, “El que crea paz en Sus alturas celestiales, puede en Su misericordia, crear paz para nosotros” y ayudarnos a desarrollarnos correctamente. 

El estado que se revela en la elección de EUA, nos muestra cómo será el futuro del mundo. Su sociedad está más desarrollada y su contradicción ya es evidente. El resto del mundo está retrasado, gracias a las tradiciones religiosas y culturales. En EUA, sin embargo, todas las naciones están mezcladas, por eso es obvio que las dos partes estén totalmente separadas y no hay nada que las conecte. 

¿Cómo puede alguien que es cien por ciento aceptado en un lado y cien por ciento rechazado por el otro lado, la mitad de los ciudadanos, ser presidente? ¿cómo puede un presidente en esa situación, a la mitad, controlar a todos? Es imposible. 

Sólo hay una posibilidad: revelar la fuerza superior que conectará a las dos partes. Revelar la fuerza superior y la conexión global es nuestro trabajo como cabalistas. Pronto será claro, debemos estar preparados. El mundo lo querrá; lo pedirá. 

El mundo se estará dividiendo en dos partes más y más y necesitamos atraer la línea media desde arriba, de manera que comience a dominar ambos polos y los lleve a un acuerdo. El presidente no puede ser ni de izquierda ni de derecha, debe estar en medio y guiar a la conexión, a la línea media que revela la sabiduría de la Cabalá.
[273528
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 6/nov/20, Escritos de Rabash, «Tres líneas»

Material relacionado:
Un nuevo presidente, un nuevo mundo, nuevos valores
Un presidente musulmán
América da la bienvenida a su nuevo presidente, Parte 1

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta