Mis pensamientos en Twitter, 25/nov/20

Todos #conectados y todos #corregidos. Sólo yo siento que estoy separado y juzgo por mis propios defectos. Si me corrijo e imagino correctamente el estado de la creación, veré: la Shejiná, la revelación del Creador viste a todas las criaturas, las une y opera dentro de ellas.

Construimos el mundo superior con deseos destinados al otorgamiento recíproco. Eso es el «#alma«. Tenemos que imaginar una realidad diferente a la que sentimos, una en la que todos estén conectados. Así existe: como un mundo integral unido, pero el #ego me separa de esa realidad.

No entras al mundo superior, lo construyes. No existe de antemano. Todas las premisas están preparadas para crearlo.

Construyes el mundo espiritual con tu #deseo de disfrutar, cuando lo restringes con pantalla y #luz reflejada. Construyes el mundo superior con esa luz reflejada.

Mientras más alta sea nuestra #luz reflejada, mejor imaginaremos el mundo superior. No existe antes. Existe sólo en nuestro #deseo: ya sean por recepción o por otorgamiento. También hay una #Fuente superior, pero no existe en nuestros deseos e intenciones de ninguna forma.

Tenemos que imaginar la diferencia entre estar «dentro de la razón», es decir, ego-mente y #corazón actuales y, «por encima de la razón», en otorgamiento. Así, poco a poco empezamos a acercarnos al límite que separa «dentro de la razón» y «por encima de la razón», a la transición del #mundoCorporal al #mundoEspiritual.

Si no actúo para mi propio #beneficio, sino para el beneficio de los demás, no hay razón para que me aísle. No pueden hacerme daño. Al contrario, puedo usar todo lo que hay más allá de los límites del traje espacial, para beneficio de los demás.

Salgo al #mundo #espiritual, como al espacio exterior con traje espacial. Dentro del traje está mi pequeño mundo. En el exterior, hay un mundo que desconozco. Ahí se prohíbe existir en la forma del ego. Reconstruyo mis sentimientos y razón, del uso del #ego al beneficio del prójimo, neutralizo mi «yo» y ya no necesito un traje espacial.

Existo dentro de mi #ego-#deseo, «este mundo». Hay un mundo inverso, ahí todo es opuesto: en lugar de odio hay amor, en lugar de recepción hay otorgamiento, en lugar de repulsión hay atracción. En ese mundo, no vivimos para buscar nuestro bien, sino para que los demás estén bien.

Precisamente gracias a estar en un cuerpo- #ego, puedo imaginar cómo transformarlo para ser como el Creador, en la cualidad por encima del ego, la cualidad de otorgamiento. Por eso, estoy feliz de sentirme en un caparazón egoísta cada vez mayor y desde él, aspirar al #Creador.

Nada ni nadie me obliga, soy yo quien trato de encontrar la fuerza para hacer todo por el otorgamiento por encima de la #razón. Así es la transición de razón a #fe por encima, por encima del deseo. Es la transición del mundo material al #espiritual. El mundo espiritual se construye por encima de la razón, por encima de mi deseo habitual.

Siento que todo dentro de mí se resiste: no quiero unidad ni estudios ni acciones altruista ni difusión ni #conexión con los #amigos. No deseo usar los medios que me acercan al Creador. Veo la resistencia en mi interior, en mi ego, pero en el exterior hago lo contrario.

La #oración es obra del #corazón, porque la razón se resiste y hay que ir en su contra. Pido al Creador que me de lo que mi naturaleza rechaza. Cada oración requiere un trabajo especial en el corazón. No quiero entender con mi razón que debería trabajar para el #Creador; quiero trabajar con fe por encima de la razón.

El #Creador no se revela como si estuviera en algún lugar lejano y finalmente, vino y lo encontré. Debo sentir al Creador dentro de mí, sentir la cualidad de #otorgamiento dentro de mí. Que el Creador esté «cerca» o «lejos» de mí, es si quiero ser como Él, para que la cualidad del otorgamiento me gobierne.

Si deseamos revelar el punto en nuestro #corazón -una parte de la divinidad desde arriba, el brote del #otorgamiento, debemos esforzarnos mucho y ayudarnos unos a otros en el grupo. Cultivamos la fuerza de otorgamiento en nuestro interior, como si fuera una gota de semen implantada en nosotros, hasta que alcanza la medida completa llamada «#alma«.

De Twitter, 25/nov/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter,18/nov/20
Mis pensamientos en Twitter,16/nov/20
Mis pensamientos en Twitter,7/nov/20

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta