A punto de entrar en el mundo espiritual

Pregunta: ¿Qué significa que no eliminamos el ego, sino que construimos pequeños puentes de conexión sobre él? Si cambio mi enfoque por encima del ego que se desarrolla, ¿no lo estoy transformando de alguna manera? ¿o simplemente me parece así y en realidad sigue siendo lo mismo?

Respuesta: A punto de entrar en el mundo espiritual, comenzamos a sentir problemas en nuestra mente y sentimientos. Es similar a la forma en que los físicos descubren la dualidad de la luz: la estructura de sus partículas o su estructura ondulada.

Los electrones y fotones se comportan como partículas u ondas dependiendo de si los observan o no. Es decir, entendemos que no depende de leyes físicas, sino de las leyes de nuestra percepción.

En física hay pruebas y ensayos que indican que no entendemos totalmente a qué nos enfrentamos. Aunque en física todo se expresa en fórmulas, en gráficos, en el movimiento de las agujas de un medidor o en el parpadeo de los números en una pantalla, aún no entendemos qué sucede realmente.

Nuestra mente corporal está construida de ego absoluto y no puede comprender ni percibir nada opuesto a él, cuando está construida en anti-egoísmo. Además, no es sólo anti-egoísmo, el mero cambio de más a menos, yo pienso de una manera y tú piensas diferente, por un lado desde la perspectiva de tu ego y por el otro, desde la perspectiva del mio, desde la perspectiva de mi egoísmo. Esto no produce nada.

Se trata de estar en el mismo objeto, en un deseo en el que hay dos tipos de sentimiento, uno egoísta y otro en contraste, pero ambos existen simultáneamente en el mismo objeto. Hay un buen ejemplo en la Torá, cuando el Creador le dice a Abraham, «es en Isaac que tu descendencia será contada», él es tu futuro y guiará a la humanidad hacia la meta. Y poco después añade, tómalo y mátalo, «sacrifícalo allí en holocausto».

¿Cómo pueden coexistir estos dos opuestos? Por supuesto que hay comentarios superficiales al respecto, que con la muerte aparentemente llegas a otra vida. Pero debemos entender qué es una percepción totalmente diferente, una matriz diferente y que los opuestos no sólo pueden coexistir, sino que también se complementan y siguen siendo opuestos.

Cuando hablamos de opuestos queremos decir que si uno existe, el otro también y viceversa, aunque no entendemos cómo existen. Para ello, la luz superior debe descender sobre nosotros, expandir nuestros conceptos, sensaciones y cuando se vuelvan espirituales, nos daremos cuenta.

En realidad, esto es lo que tratamos de lograr en la decena, ver el mundo en un nivel diferente, es decir, con una mente diferente, con un corazón diferente, con una percepción diferente, con una conciencia y un reconocimiento diferentes.

A menos que lo hagamos, no podemos hacer nada. Ve lo que sucede en Israel antes de las elecciones, 20 partidos diferentes luchan entre sí y están dispuestos a devorarse. Ve lo que sucede en Europa y en el mundo entero. Es sólo el comienzo. Veremos tales problemas que no podremos resolver en nuestro nivel terrenal de ninguna manera. ¡De ninguna manera!

El punto es que la providencia nos acerca, si no podemos encontrar un terreno común, porque el ego de cada estado, cada nación, está en constante crecimiento. Si en el pasado pudimos alejarnos unos de otros de acuerdo con el creciente egoísmo, ahora la providencia nos presiona, nos empuja el uno hacia el otro y eso no lo podemos cambiar.

Podemos comenzar a exigir que nuestra percepción del mundo cambie a una percepción espiritual verdadera o iremos a la guerra acercándonos linealmente. Es porque no habrá otra manera si constantemente nos empujan más juntos y al mismo tiempo nos mantenemos cada vez más opuestos.

El Creador opera sobre nosotros con dos fuerzas, interna y externa. Por un lado, desarrolla el egoísmo en nosotros y por otro lado, nos acerca cada vez más. Si en el pasado vivíamos a distancia unos de otros y nos conectamos sólo cuando era necesario, hoy estamos en un patio trasero común.

Mañana estaremos en el mismo apartamento  y luego estaremos en la misma habitación. ¡¿Cómo podremos soportarlo ?! Es más, nuestra cercanía creciente sucede mientras el egoísmo también crece internamente en cada uno Por esos medios que el Creador nos obliga a volvernos hacia Él.

Al mismo tiempo, solo los que están en el estado correcto se volverán a Él. No puedes simplemente llamarle. Se ha clamado inútilmente a Él durante siglos .

De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, debemos juntarnos en decena y en ella crear la atmósfera adecuada, en la que nos gustaría encontrar una solución al problema: ¿Cómo decena puede convertirse en un todo?

El mundo entero se dividirá en decenas y así todos serán corregidos. Nos puede parecer que estamos construyendo decenas, pero en realidad no es así. En el futuro, descubriremos que la providencia nos está inculcando todos estos pensamientos, sentimientos y decisiones.
[241589]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 6/feb/19

Material relacionado:
¿Quién construye el puente de conexión entre nosotros?
Construyamos puentes en nuestra conexión
Una conexión fuerte es como un hijo en común

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta