Elevándonos hasta el amor absoluto

Sentimos que la crudeza del deseo egoísta (Aviut) es revelada entre nosotros en la decena. Es sólo una pequeña parte del rechazo, odio y distancia que realmente existe entre nosotros. 

Sólo una pequeña fracción de este odio se revela, la fracción que podemos superar. Mientras más distantes nos sentimos entre nosotros y al grado en que, a pesar de la distancia nos acercamos y unimos en un corazón, grande será nuestro Kli espiritual. 

Nuestra distancia es nuestro Yesod, la base del Partzuf. Y conectarnos en algunos deseos, a pesar de la resistencia, es la parte interior del Partzuf donde podemos trabajar juntos para recibir en aras del otorgamiento, en relación al Creador. Así construimos la cabeza y cuerpo del Partzuf espiritual. 

Todo es construido gracias a que existe un gran deseo de recibir placer que nos divide, un enorme odio, como con los discípulos del Rabí Shimon en quienes el odio ardía más y más cada día. Pero lo superaron, se unieron por encima de este odio y construyeron el cuerpo del Partzuf y una petición al Creador, es decir, la cabeza. 

De esta forma, comenzaron a revelar en la práctica las cualidades del Creador, construyeron su Partzuf espiritual y escalaron los peldaños de la escalera. 

Con cada peldaño. Crecen la distancia y el odio, la unidad y el amor, así como la similitud con el Creador, el poder común del amor. Así nos elevamos hasta corregirnos hasta el amor absoluto, perfecto.
[274813]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 1/dic/20, “El trabajo con fe por encima de la razón”

Material relacionado:
El método para revelar al Creador
Mis pensamientos en Twitter, 6/oct/20
Adhesión en Sus cualidades

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta