La línea media es la marca del Creador

La línea media es la marca del Creador, una invención divina. De hecho, dos fuerzas de la naturaleza se combinan en la línea media: positiva y negativa, otorgamiento y recepción, amor y odio, rechazo y atracción, todo lo que existe en la realidad, tanto en el mundo superior de otorgamiento como en el mundo inferior de recepción.

En esta conexión no se anulan, intentan complementarse, aunque parecería imposible. Pues, ¿cómo pueden conectarse el fuego y el agua, el odio y el amor?, ¿cómo pueden dos opuestos vivir y existir juntos en la línea media para que no haya nada innecesario en el universo? ¿cómo fue posible crear una imagen tan perfecta donde es imposible quitar o agregar un solo detalle?

Nosotros, en nuestro mundo, no lo entendemos. La gente siempre quiere destruir todo lo malo y dejar sólo el bien en su vida. Pero no es el enfoque correcto.

Cabalá es la sabiduría oculta, porque enseña a combinar los opuestos de la naturaleza. Uno no reprime al otro, en su combinación e integración, entienden que no pueden existir el uno sin el otro y que sólo en su combinación correcta se logra la perfección.

La humanidad busca todas las formas y métodos posibles de existencia para alcanzar la paz. No es fácil de lograr ni siquiera entre dos personas. Paz y perfección son prerrogativas del Creador y es lo que le falta al hombre.

El Creador nos creó con la inclinación al mal y nos dio un poquito de bien para que busquemos cómo combinarlos. Y cuando finalmente nos desesperamos por la imposibilidad de combinar estos dos opuestos, gradualmente comenzamos a darnos cuenta de que falta una tercera fuerza. No necesitamos cancelar una de las fuerzas como los políticos y otras personas tratan de hacer, cada uno en su propio egoísmo.

Si nos desarrollamos correctamente, veremos que no hay nada malo ni bueno en el mundo. Sólo es necesario unir el bien y el mal y en su combinación correcta, descubriremos el tercer estado, la perfección, tejida con ambos.

Por eso se dice: «Hombre y mujer, si son recompensados, la Shejiná está entre ellos». Hombre y mujer son dos opuestos, como fuego y agua. Pero la perfección es posible cuando la Shejiná, la presencia del Creador, se revela entre ellos.

El Creador es la tercera línea, se revela precisamente cuando se intenta trabajar correctamente en dos líneas opuestas. Otorgamiento sin recepción y recepción sin otorgamiento no pueden existir. La conexión correcta es la sabiduría de la Cabalá, porque esta conexión construye la vasija espiritual para recibir la luz donde hay un deseo profundo y Santidad, todo lo necesario para revelar de la tercera línea, el Creador.

La línea media es la revelación del Creador. Comienza con Kéter, que es la Sefirot más alta, la más alta de la creación. Continúa en Sefira Daat, creada por la conexión de Jojmá y Biná, la Sefira de Jacob. Luego, en la conexión de Jesed y Gevura, en Sefira Tiféret, es la línea media en el cuerpo. Termina al final del Partzuf, en la conexión de Netzaj y HodSefira Yesod.

De modo que debemos, cada uno, dentro de sí mismo y dentro de la decena, encontrar, aclarar y construir esta línea media en la que revelaremos al Creador. Todos deberían estar por encima y por debajo de todos. Es decir, volvernos flexible en relación con los amigos, dispuesto a hacerlo todo para conducir a una conexión global.

Como resultado, nos volvemos tan flexibles que solo pensamos en cómo apoyar y fortalecer a nuestros amigos y sentimos que el grupo se configura cada vez mejor gracias a mis esfuerzos. Todo el que se preocupa por el grupo se construye a sí mismo como una línea media, se dirige exactamente al Creador y lo revela dentro de sí mismo.

Pero llego a la línea media justo porque quise unirme al grupo, apoyarlo y percibir correctamente todos sus estados, positivos y negativos. Estos opuestos no deberían crear un cortocircuito y no deberían alejarse infinitamente, deberían estar tan cerca que el sistema de línea media se construya entre ellos.

La línea media no existe en la naturaleza; debe ser construida por nosotros, como se dice: «Tú me hiciste».

Me acerco a la línea media cuando entiendo que no soy nada sin los amigos y sin el grupo. Cuando llego a la preparación de la lección, me siento muerto, vacío, sin sentimientos, desprevenido. Pero cuando escucho a mis amigos hablar y despertar, yo también despierto. Es en su despertar que renazco.

Así comienza mi «día» y estoy cada vez más preparado para encontrarme con la decena y con el Creador dentro de ella. En esto consiste la Cabalá práctica, construir una línea media, un lugar común entre nosotros. Y en esta área común, descubrimos nuestras cualidades opuestas que el Creador nos envió desde arriba y construimos un recipiente espiritual en el que lo revelamos
[275072]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 6/dic/20, «Línea media»

Material relacionado:
¿Cómo aparece la línea media?
Buscar la “línea media”
Ley de la línea media

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta