La Mentalidad judía rusa

Mi nuevo articulo: «La Mentalidad judía rusa«

Hay un antes y un después de la aparición de las redes sociales para la mayoría de la población mundial. La generación más joven ni siquiera conoce una realidad diferente, pero poco se sabe que detrás de la explosión tecnológica de Silicon Valley están los judíos, particularmente los de la ex Unión Soviética. Las invenciones y el software de vanguardia han transformado el mundo, pero la contribución judía más importante para la humanidad aún no se revela.

Google, WhatsApp y PayPal, cofundados por Sergei Brin, Jan Com y Max Lebchin, son sólo algunos de los muchos gigantes tecnológicos creados por judíos que emigraron de la ex Unión Soviética a Estados Unidos. Otros pioneros judíos de países de habla rusa también son parte de la rápida revolución tecnológica y de innovación en Estados Unidos, Israel y Europa.

¿Cuál es el secreto del éxito judío? Comenzó con la destrucción del Segundo Templo cuando la comunidad judía que vivía en la Tierra de Israel se vio obligada a exiliarse en diferentes lugares, entre ellos Europa donde también sufrió persecución y discriminación. Las oportunidades laborales para los judíos que vivían en Rusia y Polonia estaban restringidas por la sociedad no judía, en gran parte desde su legislación. Como sus opciones de trabajo estaban muy restringidas, se pusieron a estudiar.

Sin embargo, un pequeño número logró hacer negocios, establecerse y dio ayuda financiera a quienes querían estudiar. Así se organizaba la vida. Los ricos creían que deberían tener gente que estudiara para ellos. Aunque les pagaban centavos, al menos no morían de hambre. La tradición de estudiar de la mañana a la noche fue muy adecuada para los cabalistas a lo largo de los siglos, como Baal Shem Tov, padre del movimiento jasídico y sus sucesores. El aprecio por el conocimiento se convirtió en un principio básico entre los judíos. El enfoque de aprendizaje, paciencia, dedicación y diligencia están impresos en el tejido del pueblo judío y, tan pronto como se eliminaron las restricciones de ocupación antijudía y se les permitió trabajar como cualquier otro ciudadano, se reflejó en los campos de tecnología y medicina. Judíos y científicos prominentes en varios campos, surgieron de la misma área geográfica, Rusia y Polonia. Esto comenzó en los siglos XIX y XX.

Los judíos nuevamente fueron oprimidos, huyeron y se esparcieron por todas partes según la ocupación que eligieron. Yo, que nací y crecí en la ex Unión Soviética, puedo decir que mucho después de que se eliminaron las restricciones laborales, los judíos seguían ligados al yiddish, el idioma que aprendieron. A mis padres les enseñaron asignaturas escolares, como geografía, historia y matemáticas, en yiddish. Su infancia pasó sin una palabra en ruso.

Hasta más tarde, alrededor de 1935, Stalin aprobó una ley que requería sólo el estudio del ruso. ¡Imagínense qué revolución fue para los niños! Los padres tuvieron que aprender todas las materias en un idioma nuevo para ellos, de acuerdo con un plan de estudios diferente. Pero lo consiguieron. Gracias al mismo enfoque de aprendizaje que fluyó de sus antepasados, superaron obstáculos y fueron admitidos en las universidades.

Por cierto, el mismo impulso e importancia por la educación superior es típico de todos los lugares del mundo donde viven judíos, pero especialmente en Rusia, porque desde entonces la costumbre de estudiar todo el día se había convertido en parte integral de su ser. Se dieron cuenta de que el aprendizaje era su activo más valioso, algo que tenían a mano y que nadie podía quitarles. Entendieron que era su cualidad única, cuando vagaban de un país a otro, arrojados de un lugar a otro, como fue en la Edad Media.

Y había algo más en los judíos de esta región, no sólo el conocimiento, sino una especie de fuerza de voluntad, un impulso que los convirtió en pioneros en todos los campos. Siempre soplaron vientos revolucionarios a su alrededor. Ya sea como pioneros que precedieron a su tiempo por cientos de años cuando abrieron la sabiduría, cerrada y prohibida, de la Cabalá y la ofrecieron al mundo cuando fue necesario o durante la Revolución Rusa cuando eran activistas marxistas, socialistas, trotskistas y kropotkinistas o como inmigrantes pioneros en Israel donde establecieron kibutzim, de manera similar, son pioneros en tecnología en cualquier parte del mundo.

Cada parte de la tierra, como está escrito en la sabiduría de la Cabalá, tiene una fuerza especial que actúa sobre los que viven en ella. Es realmente interesante, también lo siento por mí, pues vengo de la misma región de Europa del Este, donde se tienen el impulso de cambio, progreso, revolución, nuevas tecnologías o economía. Europa del Este es un espacio que no permite que la gente se sienta en paz.

Pero hoy, la identidad especial y diferente que el judaísmo desarrolló en todos los países de la Diáspora ya no está en los judíos. Aparte de los avances puramente técnicos, no queda mucho de ese espíritu humano que aspira a estar en la cima del mundo. Mientras nosotros, los judíos, fuimos dispersados entre las naciones del mundo que nos tenían contra la pared, teníamos que ser buenos y estar unidos para sobrevivir. Pero tan pronto como bajó la presión, nos convertimos en los más duros, tercos y desunidos. Estamos hechos de un material especial del que el estrés y la tortura sacan a relucir las cosas hermosas, y la unidad y la relajación nos degenera, corrompe y aliena.

Vemos hoy, cuando casi no hay presión externa sobre nosotros, que la sociedad israelí se está convirtiendo en un grupo salvaje y belicoso. Una nación donde todos piensan sólo en triunfar materialmente y escapar de aquí, donde nadie se preocupa por nada más que por sí mismo.

Aunque esta es una generalización burda, en general, deberíamos ver que ésta es nuestra situación; es contagiosa y seguirá deteriorándose si no encontramos dentro de nosotros el espíritu pionero y revolucionario de la nación judía. Si volvemos a adquirir el conocimiento y la sabiduría que se encuentran en nuestra conexión, en nuestra unidad, podemos darle al mundo algo realmente bueno, paz, tranquilidad y plenitud duraderas, la luz que la humanidad necesita tan desesperadamente hoy.
[274955]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta