Mil veces caerás y te levantarás

Si recuerdo que el descenso viene del Creador, no es descenso. La caída real es desconexión total, cuando no tengo conexión con el Creador ni pensamientos ni deseos. Sólo hay una opción: contactarme a la decena.

Estamos en un estado llamado “mundo corpóreo”, por eso, podemos caer y comenzar desde cero, del nivel material, de la separación de la espiritualidad. Sin embargo, nos queda una especie de extremo del hilo, se cae una cuerda incluso cuando estamos en nuestro mundo. Y por eso, en este mundo estamos en el sistema de Bnei Baruj, en conexión con el grupo mundial, con la decena, con las clases.

Incluso si me aparto por completo y me alejo de la espiritualidad, aún tengo conexión material con el sistema espiritual: con la decena, con la clase. Mientras sienta esta conexión material con la decena y me aferre a ella hasta que el Creador me arroje por completo, a pesar de mi falta de deseo, odio y rechazo, se me considera que caí de lo espiritual, es decir, en un estado espiritual y puedo levantarme.

Por eso se dice: «Mil veces el justo cae y se levanta». Tienes que acostumbrarte a los descensos y no entrar en pánico. El Creador siempre da la medicina junto con el golpe. Si alguien en el grupo está en descenso, definitivamente habrá quienes no se cayeron y pueden ayudar. Además, están Gabai y Shaatz, responsables de cuidar la conexión en el grupo en cualquier estado y aumentarla. Todo depende de la organización correcta del grupo.
[275602]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 16/dic/20, «Cercanos al Creador durante el descenso»

Material relacionado:
El descenso realmente es ascenso
Estudia el descenso en el estado de ascenso
El grupo absorbe tu descenso

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: