¿Por qué el Creador se esconde de nosotros?

Está escrito: «Tú me hiciste». Pero, ¿cómo puede ser si el Creador es la única fuerza que hay en el universo? Esta fuerza lo contiene todo, aparte de ella no hay nada, nada va más allá de sus fronteras. Todo cobra vida dentro del Creador, incluyéndonos a nosotros.

¿Cómo podemos crear al Creador? ¿el Creador nos creó porque no hay nada más? El Creador se enfrentó a una tarea difícil: crear una creación y desarrollarla para que se vuelva independiente. Es lo que hacemos cuando queremos fomentar la independencia en nuestros hijos. Pero el Creador tuvo una tarea más difícil porque no hay otra fuerza más que Él.

Digamos que crecimos y descubrimos que no hay nada más que el Creador y que estamos dentro de esa fuerza que influye en nosotros. Entonces, ¿qué podemos hacer por nosotros mismos?

Por eso, por un lado, el Creador llena el universo y controla todo, por otro, no lo vemos porque Él está oculto. Es lo que a veces hacemos con nuestros hijos, no queremos ayudarlos, así que nos escondemos para que puedan trabajar por su cuenta y aprendan a hacer algo. Aparentemente, el Creador está oculto porque nos quiere independientes.

Por otro lado, debemos aprender a vivir en el mundo como si el Creador estuviera presente. Y si Él fuera revelado, haríamos exactamente lo que estamos haciendo ahora cuando Él está escondido. Este estado se llama fe completa. En primer lugar, debemos alcanzar fe por encima de la razón, otorgamiento por encima de la fuerza de recepción y por encima de la fuerza de nuestro ego.

Podemos superar el ego sólo si hay algo más grande que él, la fuerza de otorgamiento. Nos hicieron del deseo de recibir placer y no se impresiona con palabras se inclina ante el poder. Si mi ego siente la grandeza del Creador, hará todo lo que el Creador ordene. Pero, si mi ego siente su propia grandeza, sigue todas las órdenes del ego. Es obvio que una u otra fuerza gobierna: la fuerza del ego o la fuerza de otorgamiento del Creador.

Nos comportamos de acuerdo con quien nos influye. Si el ego estuviera abiertamente activo en nosotros, lo obedeceríamos en todo y seríamos llamados egoístas, perversos. De hecho, es lo que sucede ahora.

Y si el Creador se revelara y nos permitiera ver que Él llena el mundo, si se revelara la fuerza y ​​la superioridad del deseo de otorgar, inmediatamente nos inclinaríamos ante él y obedeceríamos sus órdenes en todo. A veces, incluso sucede que de repente la grandeza del Creador se revela un poco y estamos dispuestos a dar y amar por un tiempo, hasta que el milagro desaparece.

Esos impulsos van y vienen para mostrarnos que es posible, pero sólo si nos mueve más la grandeza del Creador, que la grandeza de nuestro ego. En otras palabras, la pregunta es quién gobernará: ¿el deseo de recibir o el deseo de otorgar? Sólo existen estas dos fuerzas en la naturaleza.

Pero, si nos comportáramos así, seríamos criminales sólo obedeceríamos nuestro deseo de recibir o ángeles que actúan de acuerdo con el deseo de otorgar. Una u otra fuerza nos gobernaría plenamente y seguiríamos siendo animales, depredadores o santos, actuando de acuerdo con nuestro instinto interno. De esta forma, no somos similares al Creador, no somos humanos, Adam, porque no elegimos ser egoístas o ser santos.

Entonces, ¿cómo ser libres para que podamos escoger si queremos recibir u otorgar, si ser opuesto al Creador o ser como Él? El Creador se enfrentó a la tarea de liberar al hombre para que elija lo que prefiera: ser egoísta como la creación o altruista como el Creador y convertirse en Su hijo, socio y similar al Creador.

El Creador pensó y encontró una solución: poner un intermediario entre el deseo de recibir y el deseo de otorgar, entre las dos fuerzas opuestas, para que la creación pueda tener el deseo de recibir, pero pueda cambiar a la intención de otorgar. El Creador creó una situación en la que la creación puede recibir la impresión de la grandeza del Creador, la grandeza del otorgamiento, pero no directamente de la fuerza superior para no inclinarse ante ella, sino para estudiar este estado en la medida de su deseo.

Si realmente se quiere reconocer la grandeza del Creador, pero no como Su esclavo, es necesario construir un estado especial llamado grupo. En el grupo, tienes la oportunidad de decidir si te entregas a tus amigos y así recibir la impresión de la grandeza del Creador.

El Creador siempre está presente en el grupo, aunque oculto. En la medida en la que anhelas sentir la grandeza del Creador en el grupo, podrá sentirlo. Pero, sentirá al Creador y Su grandeza, no directamente sino en los amigos, subyugándote ante ellos. Así, adquieres la fuerza de otorgamiento y gradualmente te conviertes en hombre, Adam, similar al Creador, serás independiente y no ángel.

Al conectarte con tus amigos, con la decena, muestras tu deseo de ser incluido en la cualidad de otorgamiento y operar con esta cualidad recibida del Creador. En la decena, gradualmente creces en espiritualidad. Utilizas la cualidad de otorgar de manera creativa, no bajo coerción y te construyes a ti mismo como un individuo independiente similar al Creador.

Eso será amor y otorgamiento verdaderos, no forzado por miedo o bajo presión, no esclavo sino persona libre.
[275346]
De la 3ª lección del Congreso Virtual 12/dic/20, “Ustedes me hicieron, construyendo  la grandeza del Creador”

Material relacionado:
Cuando lo oculto se revela
Altruismo – el programa oculto de la naturaleza
¿Cómo revelar lo oculto?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: