Yo habito entre mi pueblo

El deseo de unir la sociedad es bueno, sólo si es hacia la fuerza superior. Si la conexión es hacia otras fuerzas, destruye la sociedad, como sucedió en Rusia hace cien años. Por eso, el intento de llegar a una sociedad justa falló y aún no permite al país recobrarse de sus consecuencias.

Sucedió porque la conexión no fue dirigida a la fuerza superior, porque no intentaron invocar a la fuerza que gobernara sobre ellos, sino que quisieron controlarlo todo ellos mismos.  

La tarea del hombre es revelar al Creador, la fuerza general de la naturaleza, no inventar su propio objetivo del desarrollo de la humanidad, sino implementar el plan de la naturaleza, es decir, la conexión universal donde todos son iguales. Sólo bajo esta condición podemos revelar al Creador y nuestra conexión tendrá éxito. 

Incluso hoy la humanidad está en una situación difícil, en un callejón sin salida que podría evidenciar el fin del desarrollo humano. Podemos salir, sólo si el “nosotros” se vuelve más importante que el “yo”, no a favor de la victoria del socialismo, sino a favor de la conexión con la fuerza superior única de la naturaleza, es decir, el Creador.  

No podemos conectarnos por nosotros mismos, si el Creador no nos une. Él es el pegamento que nos une. No es por accidente que el Creador se llama línea media. Él conecta los dos polos y sólo así podremos alcanzar una conexión exitosa. 

El Creador es la perfección, porque Él incluye todas las fuerzas contradictorias y las cualidades que existen en la naturaleza. Por lo tanto, si conectamos correctamente todas las fuerzas y tendencias que se revelan en nosotros, alcanzamos perfección, compensación mutua de todas las contradicciones. 

Hoy, Estados Unidos comete el mismo error que Rusia, cuando intentó hacer una revolución socialista. Los estadounidenses esperan que la democracia les traiga un buen futuro. Pero, no los llevará a nada, sino a la destrucción, porque es exactamente la misma dirección que Rusia tomó hace cien de años. 

Se debe admitir que la gran Francia y la gran revolución de octubre, tuvieron un gran impacto sobre el desarrollo correcto de la humanidad. De ahí, la humanidad aprendió lecciones valiosas. Francia le dio al mundo, los principios de la estructura de la sociedad, una actitud frente a la naturaleza y libertad personal, que siguen siendo válidas.  

La revolución rusa difiere de la francesa, porque no fue conducida en la dirección individual, sino en la pública. Pero vemos que la humanidad no pudo sostener ninguno de estos principios y toda esa filosofía, hoy es un fracaso. Es necesario determinar la forma futura de la humanidad, pero las personas no tienen respuesta.  Nadie sabe cómo poner en orden a la sociedad humana. 

Todo sucede para que, eventualmente, alcemos nuestras manos y más allá de la desesperanza, pongamos atención a la sabiduría de la Cabalá, conforme nos demos cuenta de que tiene solución. 

El principio de “ir después del colectivo (siguiendo a la mayoría)”, significa una verdadera conexión de la sociedad, por encima de la mente humana y esto es exactamente lo que sucederá. El individuo actúa dentro de la razón y el colectivo, por encima de la razón. El colectivo es el portador de la fuerza superior, de la espiritualidad y el individuo porta sólo la ciencia corporal, disponible en el momento.
[275809]
De la 1a parte de la lección diaria de la Cabalá del 22/dic/20, “Yo habito entre mi pueblo”

Material relacionado:
La red de conexiones del alma común
Las conexiones de los egoístas están condenadas al fracaso
La necesidad de formar conexiones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta