Adopta al Creador

Si quiero avanzar en la espiritualidad, a cada segundo debo transferir todos mis sentimientos, atención y amor de la decena, al Creador. Incluso si no lo deseo, trato de hacerlo artificialmente.

Es como una familia que adopta a un niño y trata de darle la mayor atención posible, aunque aún no se hayan apegado a él con el corazón y lo sientan como extraño.

Pero, ponen más y más energía hasta que comienzan a sentirlo como un verdadero miembro de la familia. Mientras más corazón y cuidado ponen en ese niño extraño, se preocupan y lo cuidan día y noche, más lo sienten como propio. Les encanta el esfuerzo que ponen porque es parte suya.

Así es como debemos actuar en relación con el Creador. Lo construyo al poner más y más atención y esfuerzos en mi deseo de recibir placer del deseo de otorgar al Creador. Y por eso se dice: «Tú me hiciste». Resulta que empiezo a querer al Creador porque yo mismo Lo hice.

El Creador se convierte en el bueno que hace el bien porque yo quiero que Él sea así. Lo hago con mis propias manos y así avanzo y Lo construyo.

Por eso, al Creador se le llama «ven y ve» (Bo-Re) porque necesitas llegar a su revelación poniendo mucho esfuerzo. Y verás lo que hiciste y disfrutaré porque lo hiciste. De lo contrario, es imposible revelar al Creador.

Trabajamos para moldearnos como seres humanos y también moldeamos al Creador. Construimos la forma del más elevado a partir de nuestro deseo de recibir placer y el Creador nos da el poder de otorgamiento y amor. Nientras más me esfuerzo, como con el niño adoptado, más construyo mi imagen dentro de Él, mi forma corregida, que se llenará con el espíritu de otorgamiento y amor y se llamará “ven y ve”, es decir. Creador.
[276810]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 12/ene/21, «Ibur (Concepción)»

Material relacionado:
Los esfuerzos son la recompensa
Construyendo la divinidad
El método para revelar al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta