El avance 

Hay cierta paradoja en el proceso del avance espiritual. Estamos acostumbrados a que mientras más crecemos, más entendemos la vida y las conexiones en la sociedad, la familia, el país y el mundo. Al  hacernos viejos, entendemos mejor lo que sucede porque llegamos a conocer lo que ya está frente a nosotros en este mundo. 

Pero en el mundo espiritual, no es así. Mientras más avanzamos, en cada paso subsecuente, revelamos más y más ocultamiento, sólo así, en correspondencia, hay revelación. Primero necesitamos detectar todo el ocultamiento al poner la cantidad requerida de esfuerzos, después comenzamos a alcanzar este nuevo grado. 

En nuestra vida diaria, la persona ordinaria es diferente del científico, quien mientras más avanza en su trabajo científico, más difícil se vuelve su investigación, más grandes son los obstáculos que tiene que superar. Pero es imposible de otra manera porque cada vez hace nuevos descubrimientos. En cambio, la persona ordinaria no descubre nada nuevo, sólo se familiariza con lo que otros ya descubrieron. 

Por eso, debemos entender que siempre encontraremos obstáculos en el camino espiritual, que debemos superarlos con fe por encima de la razón, con nuestra conexión, cada vez con esfuerzo para avanzar hacia un nuevo nivel. 

Todos los obstáculos son la revelación de un deseo de recibir más fuerte, otra etapa del ego. Resulta que nos arrojan fuera de la espiritualidad y vemos ante nosotros la nueva etapa de deseo no corregido, como una barrera, un muro, en el camino. No podemos ver lo que está detrás del muro, sólo podemos ir con fe por encima de la razón. 

Queremos armarnos con el poder de la fe, el otorgamiento, sin ninguna evidencia o confirmación y buscamos formas de superar esta barrera egoísta -nuestro deseo de disfrutar- con fe por encima de la razón, de manera que el otorgamiento sea más elevado que la recepción. Debo elevar la grandeza del Creador y sólo es posible a través de la importancia del grupo. 

Como resultado, averiguamos que ni yo ni el grupo podemos tener éxito y sólo queda la plegaria, una petición por ayuda del Creador. La plegaria nos ayuda a dar el paso final que nos llevará al otro lado de la barrera.
[277361]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 22/ene/21 “Rompiendo las barreras hacia la espiritualidad”

Material relacionado:
Nacer sin cesárea espiritual
Cuéntenos acerca de la espiritualidad
De la luz de Néfesh a la luz de Iejida

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta